PAJARICO

Por: Mario Arango Escobar.

PAJARICO (1997). Género: Drama. Duración: 115’.

Dirección y guión: Carlos Saura. Intérpretes: Francisco Rabal, Alejandro Martínez, Dafne Fernández, Eusebio Lázaro, Manuel Bandera, Juan Luis Galiardo, Eulalia Ramón, María Luisa Sa José, Violeta Cela, Paulina Gálvez, Rafael Álvarez.Fotografía: José Luis López Linares, Música: Alejando Massó.

Sinopsis: Película basada en la novela del propio Saura “Pajarito Solitario”, nos narra la historia de Manu, un chico de diez años que pasa el verano con sus abuelos mientras sus padres se están divorciando. Poco a poco, Manu descubre lo enrevesado de la vida adulta jugando a reencarnar en sus familiares los personajes de los cuentos de hadas, entre los que tiene mucha importancia su prima Fuensanta, a quien conoce en la casa…

El filme comienza con una pormenorizada introducción, que Saura utiliza de manera muy adecuada para presentarnos a los personajes que intervienen en la historia, Una historia contada pausadamente, casi con dulzura, llena de momentos dramáticos, tiernos, pero también llenos de humor.

“Ésta es una película hecha con el corazón,  la más sentimental de todas”, afirma Saura., una película puramente sensorial. Y es que “pajarito” es como un paréntesis en sus obsesiones intelectuales, que aquí se transforman en emociones reales.

La poesía es sin duda el sustrato que permea un excelente guión, al que dan fuerza unos magníficos actores, encabezados por Paco Raval. Punto aparte merecen las extraordinarias caracterizaciones de Alejandro Martínez (Manu) y de Dafne Fernández (Fuensanta), que terminan por robarse el favor de los espectadores.

La luz y el color también son muy importantes. Aquí Saura abandona los tonos pardos, negros y blancos, para incorporar la iluminación mediterránea con amarillos, verdes, azules, tonos que aportan una gran fuerza a la imagen.

CARLOS SAURA

Nace en Huesca, en 1932. Cinéfilo desde muy joven, adquirió de su madre, pianista profesional, el gusto por la música. Su hermano mayor, Antonio Saura, pintor célebre, modeló sus tendencias artísticas.
Cuando era adolescente practicó la fotografía. A partir de 1950, equipado con una cámara de 16 mm, realizó algunos reportajes. En 1951, inaugura su primera exposición fotográfica en la Real Sociedad Fotográfica de Madrid. Un año más tarde, ingresa en el Instituto de Investigaciones y Estudios Cinematográficos, para lo que deja los estudios de Ingeniería, donde se apasionó por la técnica y la teoría del cine.

En 1954, su concepción del cine dará un vuelco al asistir a una semana dedicada al neorrealismo italiano. Descubre la obra de Luis Buñuel en los Encuentros de Cine Hispanoamericano de Montpellier.
Termina sus estudios en la especialidad de Dirección Cinematográfica en 1957, con el cortometraje, “La tarde del domingo”. Su graduación le permitió enseñar en ese mismo Instituto hasta 1963, fecha en la que, por razones políticas, fue despedido.
En 1958, rodó el mediometraje “Cuenca”, al que siguió  “Los golfos” (1959), retrato realista de jóvenes marginales, que aunque le trajo problemas con la censura franquista, inició el neorrealismo en España.

Con “Llanto por un bandido”  (1963), escrita junto con Mario Camus, aborda la figura mítica de un delincuente del siglo XIX. La censura mutiló la película, (no obstante fue seleccionada para el Festival de Berlín).
Tras esta película conoció al influyente productor Elías Querejeta, que encauzó su carrera hacia una serie de retratos intimistas que analizaban la burguesía española de posguerra, y le dieron a conocer fuera de España. La primera película de esta serie, “La caza” (1965), un análisis brutal de la violencia humana, da inicio al llamado cine metafórico. Con este filme ganó el Oso de Plata en el Festival de Berlín.

Posteriormente hizo tres películas protagonizadas por Geraldine Chaplin, en aquel momento su esposa, sobre las relaciones hombre-mujer, entre las que destaca “Peppermint Frappé” (1967) muy al estilo de Luis Buñuel. Aún más personales son sus siguientes realizaciones, escritas con el guionista Rafael Azcona, excesivamente crípticas para el gran público pero que consolidan su prestigio tanto en círculos culturales como en el extranjero, especialmente en Francia. Se trata de “El jardín de las delicias” (1970), “Ana y los lobos” (1972), “La prima Angélica” (1973), producciones que giran alrededor del tema de la memoria y de la familia en relación con la tragedia franquista.
Su ruptura con Azcona y el fin de la dictadura del general Franco suponen el inicio de una nueva etapa en la que destacan obras peculiares y muy elaboradas como “Cría cuervos” (1976), sobre la delincuencia juvenil.
“Elisa vida mía” (1977), para muchos estudiosos su obra más elaborada. En ella Saura interrelaciona cine y literatura, y nos presenta un diálogo entre imágenes, textos, sonido y música.
Con el advenimiento de la democracia, Saura se convierte en uno de los directores más destacados de la Transición. “Los ojos vendados (1978), aborda el tema de la tortura y las injusticias en Latinoamérica.
En 1980, con “Deprisa, deprisa”, el director abandona el tono intelectual y reflexivo de sus temas sobre las consecuencias de la guerra civil y vuelve a un cine más popular, abordando temas contemporáneos.
Posteriormente, su interés se centra en el género musical, con la trilogía compuesta por: “Bodas de sangre” (1981), según la obra de Federico García Lorca; “Carmen” (1983), inspirada en la novela de Prosper Merimée y en la ópera de Bizet y “El amor brujo” (1986), inspirada en la obra homónima de Manuel de Falla.
“Antonieta” (1982), su primera película latinoamericana, sobre la historia de una mujer durante la revolución mexicana.

En 1988, en el marco de la inauguración del Año Europeo del Cine y la Televisión, se estrenó una de sus películas más esperadas: “El Dorado”, sobre la expedición de Lope de Aguirre en busca del mítico tesoro.
Tras El Dorado, Saura realizó, en 1989, una película calificada de austera, “La noche oscura”, cuyo protagonista es San Juan de la Cruz, y que fue presentada en el Festival Internacional de Cine de Berlín
En 1990, nos presenta “Ay Carmela”, basada en la obra homónima de José Sanchís Sinesterra. Con esta obra Saura obtuvo 13 de los 21 premios Goya y  fue seleccionada, para acceder al Oscar a la mejor película extranjera en representación de España.
Posteriormente en Buenos Aires, filma la adaptación de un cuento del escritor argentino Jorge Luis Borges, “El Sur” (1991).

En 1992, finalizó el rodaje de la película “Sevillanas”, una nueva incursión en el mundo de la danza. La película se presentó en el Festival  de Cine de Venecia. Este mismo año Saura fue designado el director de la película oficial de los Juegos Olímpicos Barcelona 92 y para la ocasión crea “Maratón: las llamas de la paz.”
Su siguiente película, “Dispara” (1993), cuenta una historia de amor ambientada en un circo; fue presentada en  los festivales de Venecia y de Valencia. Este mismo año, recibe la Orden de Artes y Letras de Francia.
En enero de 1994 inició el rodaje de “Flamenco”, tal vez el más importante documental sobre este arte. Este mismo año recibió el título de doctor honoris causa por la Universidad de Zaragoza.

En “Taxi” (1996) Saura deja de lado el flamenco  para dar una vuelta al realismo, la calle y en este caso, la noche y con ella la intolerancia y el racismo.
En junio de 1997 dirige, en Argentina, “Tango”, un musical que recrea una historia personal que tiene como trasfondo este ritmo popular latinoamericano.
“Pajarito” (1998) película basada en la novela Pajarico solitario, escrita por el propio Carlos Saura y que trata de los recuerdos de su infancia a través de situaciones imaginarias. Con ella obtiene el premio al Mejor Director en el Festival de Montreal, y el Gran Premio del X Festival Internacional de Cine de Viña del Mar.
Goya en Burdeos (1999), donde narra la historia del gran maestro de la pintura española. Este mismo año, es reconocido con el Premio a la Mejor Contribución Artística y el Premio del Jurado del Festival de Montreal
“Buñuel y la mesa del rey Salomón” (2001), en la cual Buñuel se convierte en un personaje de nuestro tiempo que cierra los ojos y empieza a ver la película que le hubiera gustado rodar sobre su juventud en Toledo, junto a sus amigos Lorca y Dalí.
“Salomé” (2002), sobre la versión de Oscar Wilde, es una nueva incursión en el género musical.
“El séptimo día” (2004), narra un trágico ajuste de cuentas entre familias, basado en un suceso real (Puerto Urraco. Badajoz. 1990).
“Iberia” (2005)  adaptación de la obra con el mismo nombre de Isaac Albéniz, concebida “para que se pueda bailar y tenga un ritmo flamenco”, según palabras del director.

“Fados” (2007), recoge las diversas tendencias del fado (canción popular portuguesa) mediante interpretaciones de varios de sus mejores cantantes.                                   Carlos Saura es un cineasta polifacético, complejo  y poco convencional que siempre ha luchado por llevar a cabo sus deseos. Durante toda su vida ha intentado compaginar distintas actividades: fotografía, cine, literatura, y en todas ha puesto su corazón, su talento y su profesionalismo. En sus creaciones aparecen referencias más o menos claras a Hyeronimus Bosch o a Goya.

Ningún argumento de Saura puede dejar impasible al espectador. Sus películas bucean en los sentimientos universales, en las grandes pasiones humanas y por supuesto en su fascinación por grandes personajes históricos. Su obra posee gran relevancia internacional y un peso innegable en la cinematografía española.

FILMOGRAFÍA:

Fados (2007).
Iberia (2005).
El séptimo día (2004).
Salomé (2002).
Buñuel y la mesa del rey salomón (2001).
Goya (1999).
Tango (1998).
Pajarito (1997).
Taxi (1996).
Flamenco (1995).
Dispara (1993).
Maratón (1992).
El sur (1991).
Sevillanas (1991).
Ay Carmela (1999).
La noche oscura (1989).
El Dorado (1988).
El amor brujo (1986).
Los Zancos (1984).
Carmen (1983).
Antonieta (1982).
Dulces horas (1981).
Bodas de sangre (1981).
Deprisa, deprisa (1980).
Mamá cumple cien años (1979).
Los ojos vendados (1978).
Elisa, vida mía (1977).
Cría cuervos (1975).
La prima Angélica (1973).
Ana y los lobos (1972).
El jardín de las delicias (1970).
La madriguera (1969).
Stress es tres, tres (1968).
Peppermint Frappé (1967).
La caza (1965).
Llanto por un bandido (1963).
Los golfos (1959).
Cuenca (1958).
La tarde del domingo (1956).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s