EL TIEMPO QUE RESTA

Por: Mario Arango Escobar.

EL TIEMPO QUE RESTA (2005).Género: Drama. Duración: 90’

Dirección y guión: Francois Ozon. Intérpretes: Melvil Poupaud, Jeanne Moreau, Valeria Bruni-Tedeschi, Daniel Duval, Marie Riviere, Christian Sengewald, Louise-AnneHippeau. Fotografía: Jeanne Lapoirie. Música: Marc-Antoine Charpentier, Arvo Párt y Valentín Silvestroy.

Sinopsis: Roman, un fotógrafo de moda, gay y arrogante, descubre que tiene un cáncer incurable y por tanto su muerte es inminente. Su primera reacción es descargar su ira sobre su familia, y su novio. Ninguno de ellos conoce el secreto que explica su conducta. La soledad que siente después le lleva donde su abuela, primera persona a la que le confiesa su  enfermedad.
Con la presencia de algunos flashbacks, particularmente en lo que define a la relación de Romain con su hermana, Tiempo de vivir subraya la permanencia fugaz del gesto, que se manifiesta en una caricia, en un roce, en un intento por alcanzar algo, en una llamada telefónica. Y esto particularmente permanece como huella -como aquellas imágenes fotográficas- en ese recorrer los nombres que tienen lugar en cada vida.
Estamos en un film en el que la palabra encuentra el lugar preciso y en donde el gesto anida para que escuchemos su presencia. Estamos en un relato en el que los elementos son los necesarios, los mínimos, ante la inminencia de la desnudez de la muerte, la que no se mostrará de manera agónica frente al espectador.

El dolor de alguien que aparenta ser bastante duro por fuera logra aflorar con algunas lágrimas ocasionales cada tanto. Es en las ganas de vivir y disfrutar lo que queda de tiempo, más que en la solución para una enfermedad irreversible, donde radica el eje de esta película. En la posibilidad de comprender a aquellos a los que antes se los miraba con una óptica bastante cerrada y como a la pasada, en resolver, sí, cómo querer disfrutar esos últimos momentos, a veces en compañía de gente querida, a pesar de todo, y en otras con uno mismo, con esa madurez que sirve para la reflexión, para la contención ante una situación tan desesperante.

La escena final en la playa es de un poderío visual y emotivo tremendo. Ozon no cae en absoluto dentro del golpe bajo. Tampoco apela a la banda sonora para despertar compasión. El ruido del mar habla por sí solo. El protagonista trata de reconciliar las cosas a su manera, a la distancia y para dentro suyo, luchando contra su propio orgullo y egocentrismo. Basta con ver la escena donde le pide disculpas a su hermana a través de una llamada telefónica, cuando la tenía en un parque y a tan solo unos metros enfrente suyo, sin que ella se diera cuenta.

Las playas son espacios atemporales, añaden pureza y abstracción. He evocado estas cosas en mis otras películas, pero quería volver a la idea del atardecer, que algunas personas encontraron irónica en “5×2”. No fue irónico para mí, pero comprendo como algunas personas pueden tomárselo así.. Para la escena del atardecer en “El tiempo que queda” no quise que hubiera ninguna ambigüedad.

FRANCOIS OZON

Nació en París en 1967.Comenzó a filmar cortos entre los 18 y los 22 años, influido por su padre, quien registraba en video los diferentes acontecimientos familiares.

Muy joven se orientó por la dirección, e ingresó en el  FEMIS (Escuela de Cine de Paris), donde obtuvo un doctorado en dirección de cine. Entre sus profesores se cuentan Eric Rohmer y Joseph Morder. Simultáneamente con sus estudios grabó varias películas en super-8, video, 16mm y 35mm. En 1990, una vez concluye sus estudios se incorpora como profesor de la Femis.

Gracias a los cortometrajes que realizó en su época de estudios, se dio a conocer en Francia. Varios de sus cortometrajes fueron seleccionados para participar en festivales internacionales En 1997 recibió un César por su corto “Vestido de Verano”, visión sin complejos de la homosexualidad, y al año siguiente su primer largometraje “Sitcom”, fue presentado en selección oficial de la Semana internacional de la Crítica del Festival de Cannes.
Sitcom: Una familia normal y corriente cuya armonía se rompe cuando el jefe del hogar trae, como regalo, una rata de laboratorio. Utilizando el animalito como detonador, Ozon se divierte imitando en clave de sátira todos los trucos y convenciones de las comedias televisivas. Orgías, incesto, tentaciones suicidas, e instintos criminales. El apacible microcosmos deriva hacia el delirio.

Recibió el premio Panavisión en el festival de Avignon por “Scenes de Lit. (1998)

En 1999, Ozon impone rápidamente un universo muy personal con “Las amantes criminales”: Una chica llamada Alice, le gustaba jugar a juegos de seducción, a juegos de violencia. Un día decidió matar a Saïd, un guapo compañero de clase. Pero ella no podía hacerlo sola, por lo que manipula a su ingenuo novio Luc para que cometa el crimen a sangre fría, como prueba de su amor

En el año 2000, es premiado en el Festival de Cine de Berlín por su película “Gotas de agua sobre piedras calientes”, adaptación de una obra de Fassbinder. Léopold, 50 años, seduce a Franz, un chico de 19 años. Franz se enamora de Léopold y se instala en su casa. Pero un día sobreviene algo sin importancia en lo que no están de acuerdo, una diferencia. A partir de entonces, deja de haber un “algo en común”, y empiezan a surgir solo dificultades
En el año 2002 es aplaudido por la crítica y el público por su película “Bajo la arena”, una de las más destacadas películas de Ozon, Durante años, Marie y Jean han pasado sus vacaciones felizmente juntos en el sudoeste frances. Pero este verano, mientras Marie dormita en la playa, su marido desaparece sin dejar rastro. ¿Se ha ahogado? ¿Ha huido? En adelante, Marie deberá enfrentarse a la reconstrucción de su nueva vida sola, obsesionada por la insistente presencia de Jean en su memoria.
Fortalecido con este éxito, Ozon reúne lo mejor del cine francés (Deneuve, Huppert, Ardant,), en “Ocho mujeres”(2002). Historia de suspenso en la cual ocho mujeres se ven involucradas en un asesinato. Cada una de ellas tiene sus razones y guarda secretos insospechados y al final la verdad se revela, acabando con las máscaras y las mentiras.
“La piscina”, presentado en Cannes en 2003. Un drama lleno de intriga, que nos acerca a la vida de una escritora de suspenso, cuya creatividad se verá estimulada por el encuentro fortuito con una mujer radicalmente diferente a ella.

“5×5” (2004), cuenta la historia de amor entre un hombre y una mujer de manera atípica, pues está narrada al revés. De esta forma, la historia comienza con una ruptura y finaliza con una unión.

“El tiempo que resta”, minimalista reflexión sobre el luto. Continuación de una trilogía, cuyo común denominador es la reacción frente a la muerte, que se inicia con “Bajo la arena” y que cerrará algún día, según Ozon con un relato que girará alrededor del fallecimiento de un niño.

Preocupado por construir un obra fílmica y temiendo repetirse en sus películas, se lanza seguidamente en un melodrama:”Ángel”, está basado en una novela de Elizabeth Taylor, publicada en 1957, y narra la historia de una joven escritora británica de principios del siglo XX que se niega a aceptar el mundo que le rodea, de modo que lo reinventa a su manera, rodeando su existencia de glamour. La película fue presentada en el Festival de Berlín, en 2007.

El niño terrible del cine francés, Francois Ozon, maestro en la creación de atmósferas y climas psicológicos, es un cineasta que se caracteriza por no esconder nada, siendo bastante directo al momento de desmenuzar sus personajes principales y haciendo rendir a sus actores con lo mejor de sí mismos. En su filmografía predomina el tratamiento de relaciones sexuales ambivalentes.

Un cineasta casi marginal, ya que es virtualmente imposible etiquetarlo, o instalarlo con algún grado de certeza en cualquier estamento de la cinematografía francesa. Ozon ha flirteado deliberadamente con los géneros y las tendencias, pero estrictamente para intrigar y provocar, para shockear y sorprender. La única etiqueta que parece más o menos apropiada para definirlo ( y a medida que uno más la piensa más gratuita parece ) es que, como Buñuel, como Fassbiner, Ozon sólo se parece a sí mismo.

FILMOGRAFÍA:
Ángel (2007).
5X2 (2004).
La piscina (2003).
Bajo la arena (2002).
Ocho mujeres (2002).
Gotas de agua sobre piedras calientes (2000).
Los amantes criminales (1999).
Scénes de Lit (1998).
Sitcom (1998).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s