YO, TÚ, ELLOS

Por: Mario Arango Escobar.

YO, TÚ, ELLOS (2002). GÉNERO: DRAMA-COMEDIA. DURACIÓN: 104’. PAÍS: BRASIL.

Dirección: Andrucha Waddington. Guión: Elena Soarez. Intérpretes: Regina Casé, Lima Duarte, Stênio García, Luiz Carlos Vasconcelos, Nilda Spencer, Diogo Lopes, Helena Araújo. Título original: Eu Tu Eles. Fotografía: Breno Silveira. Música: Egberto Gismonti.

Sinopsis: La acción del filme transcurre en Ceará, pequeño pueblo al Noreste de Brasil. Darlene, embarazada y sola, deja la ciudad tras un intento fallido de boda. Al cabo de tres años regresa para el funeral de su madre, con un niño pequeño en brazos. Darlen sigue sin marido, pero no por mucho tiempo. Su vecino, Osias, un hombre mayor, le ofrece la casa que acaba de construir, a cambio de que sea su esposa. Poco después, Darlene queda embarazada. Osias acepta como suyo al niño, a pesar de que el color de la piel es diferente a la suya.

Darlene no es el arquetipo de la mujer despampanante y hermosa, pero tiene tres maridos. Este filme nos cuenta su historia, que si bien está basada en un hecho real ocurrido en el nordeste brasileño, tiene mucho de fábula, poesía y evocación. De paso, reflexiona sobre temas como la soledad, la vejez, el adulterio y las convenciones morales. A pesar de todos estos elementos, no se trata de un melodrama aleccionador, sino de un relato picaresco, insólito y encantador.

En medio de una calurosa tierra de desértica belleza, esta mujer convive con sus tres hombres desafiando los convencionalismos sociales y morales, no por alguna suerte de rebeldía, cinismo o libertinajes, sino como consecuencia de una natural y casi ingenua adaptación a las condiciones de vida que le son propias, esto es, la baja densidad poblacional, su aislamiento del mundo y, sobre todo, la sencillez y honestidad con que se conciben los sentimientos. Porque ésta es una película que habla esencialmente de los sentimientos humanos, en su grado más puro y simple, de ahí que la conducta y decisiones de los personajes de esta singular historia deriven del querer ser y no del deber ser.

El tema de “Yo, tú, ellos” da para que fuera un drama, incluso truculento o escandaloso, pero esa naturaleza de sus personajes, sencilla, tranquila y honesta, hace que todo pase casi con jocosidad o, al menos, sin la carga de tensión o los rencores propios de un contexto social más convencional y regido por las invisibles pero implacables leyes de la moralidad y el qué dirán.

El tono de comedia lo da, entonces, lo insólito de los acontecimientos y sus personajes, que sorprenden y fascinan con cada una de sus acciones y con la parquedad y naturalidad de unos diálogos que pueden contener hasta la más extravagante de las conversaciones. Ese tono también lo da la mirada del director. Sin emitir juicios morales, Waddington opta por desentrañar la naturaleza y motivaciones de estas cuatro personas: qué tiene esta mujer de encantadora, por qué le gustan tres hombres al tiempo o cuál es la razón que tienen ellos para consentir ese acuerdo tan oneroso para su mentalidad machista.

La fotografía de Breno Silveira encuentra su tono poético en los marrones quemados y en los ocres del polvoriento paisaje nordestino, y además hay una vivaz banda sonora apoyada en aires folclóricos creados por Gilberto Gil, uno de los músicos populares más famosos de Brasil; todo lo cual conlleva a que el filme funcione muy eficazmente, en sus propios términos de comedia ligera.

En ”Yo, tú, ellos”, el cineasta brasileño, trasmite una experiencia humana con el recurso de una historia contemporánea, universal, sobre el amor, la amistad y la dignidad. Un tema controversial, desde la perspectiva de las relaciones en el ámbito de lo urbano. Abre la puerta a nuevas posibilidades de conexión humana, contextualizadas en un pequeño pueblo brasileño, en medio de la nada.

“Yo, tú, ellos” cautiva desde lo particular; primeros planos, gestos, miradas, pocos diálogos, unas cuantas situaciones que se reiteran –hacia lo general– una cámara que observa sin subrayar, una historia que entretiene sin sobresaltar.
Muchas películas brasileras muestran en alguna manera la importancia, fuerza, y ubicuidad del espiritualismo y la religión.  Como vemos en estas películas, la religión es una manifestación de la comunidad y de una vida dura.  En “Yo, tú, ellos”, como no hay ninguna comunidad, el espiritualismo se manifiesta en una conexión con lo que si hay en esta región: la naturaleza.  Osias representa la falta de esta conexión; no hace ningún trabajo, nunca cocina, y nunca se levanta de su hamaca.  Darlene trabaja todos los días en el campo, cría a cuatros hijos, y nunca tiene miedo de expresarse sexualmente.  Osias representa la opresión de la naturaleza, mientras Darlene es la manifestación de la naturaleza.

En una familia tan aislada, y en una vida tan llena de trabajo de todos tipos, los papeles tradicionales de hombres y mujeres no sirven en el sertão.  En “Yo, tú. ellos”, una mujer vive con sus dos hombres (y luego, tres).  Uno de sus hombres, Zezhino, lava toda la ropa y cocina bien, mientras la mujer, Darlene, hace todo el trabajo en el campo. El otro, el esposo, siempre está descansando con su radio.  Cuando Darlene da la luz a todos sus hijos, todos sus padres respectivos quieren criar a estos niños, y casi luchan entre sí mismos para ser el padre.  En los ojos del cine estadounidense, no tiene ningún sentido, pero este tipo de vida parece casi normal según las condiciones en el sertão.

“Yo, tú, ellos” es una obra llena de pasión y espíritu que trata de temas universales en una manera refrescante.  La película muestra que la fuerza del espíritu humano puede superar unas condiciones opresivas para llevar a cabo un sentimiento de libertad.  Darlene hace todo para su familia, y su marido no le ayuda para nada. Las condiciones son difíciles, hay sequía, no tiene amigas, y tiene que criar a cuatro hijos.  Pero una vida tan difícil, no le impide a Darlene encontrar su propia libertad; expresa libremente sus deseos y obtiene a los hombres que quiere. La película rompió los estereotipos del papel de la mujer y muestra la fuerza y la belleza de la naturaleza del sertão.
Nota: El sertão es la región en el nordeste de Brasil.  Tierra seca y dura, campos extensivos de caña, un sol muy intenso y gente solitaria caracterizan el sertão que conocemos en este film.  Se tiene que ser muy fuerte física y espiritualmente para sobrevivir en esta región.

ANDRUCHA WADDINGTON

Nació en Río de Janeiro, en 1970.  Comenzó a trabajar en el cine cuando era un adolescente, barriendo el estudio y sirviendo cafés. Luego trabajó como asistente en numerosos filmes, entre ellos algunos muy prestigiosos, como “Días mejores vendrán” (1989) de Carlos Diegues, “Jugando en los campos del Señor” (At Play in the Fields of the Lord, 1991) de Héctor Babenco y Estación Central de Brasil (1998) de Walter Salles. De esta manera fue adquiriendo de modo autodidacta, los conocimientos necesarios para dirigir cine, que era su mayor aspiración.

A partir de 1990, realiza paralelamente trabajos como asistente y director de video clips y comerciales de televisión. Su primer largometraje “Gemelas” (Gêmeas, 1999) fue realizado para la televisión. Este fue el primer contacto de Andrucha Waddington con la dramaturgia, y además significó un esfuerzo grande en cuanto a la dirección de actores. El filme trata sobre dos mujeres que se enamoran del mismo hombre, y ambas son interpretadas por la muy elogiada Fernanda Torres.

Después, llegaría la consagración definitiva, la película brasileña más aclamada por los críticos a principios del siglo XXI: “Yo, tú, ellos” (Eu Tu Eles, 2002) reconocida con el galardón máximo en los eventos de Karlovy Vary y La Habana, entre otros. Una mujer vive con tres maridos en la misma casa, sin demasiado escándalo. “Mi filme habla sobre cómo cuatro personas logran establecer una relación totalmente atípica, aunque la película está basada en un hecho verídico. Me impactó cómo una mujer conseguía mantener esa situación bajo control en un país tan machista”, afirma el director.

“Casa de Arena” (Casa de Areia, 2005), película en la cual tres generaciones de mujeres (interpretadas sólo por dos actrices) cuyas vidas transcurren en un desierto de Brasil en el estado de Maranhao, a partir del año 1910, alejadas de toda civilización, conviven con un grupo de esclavos fugados que encuentran allí.

“Lope” (2010) biopic del poeta y dramaturgo Lope de Vega (1562-1635). Ambientada en 1588, cuando Lope se ve obligado a elegir entre una relación con una mujer que le puede ayudar a dar un paso adelante en su carrera y otra que representa el amor verdadero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s