CONFIDENCIAS MUY ÍNTIMAS

Por: Mario Arango Escobar.

CONFIDENCIAS MUY ÍNTIMAS (2004). DRAMA DURACIÓN: 102’.

Dirección: Patrice Leconte. Guión: Jérôme Tonnerre. Intérpretes: Sandrine Bonnaire, Fabrice Luchini, Michel Duchaussoy, Anne Brochet, Gilbert Melki, Laurent Gamelon.Título original: Confidences trop intimes. País: Francia. Fotografía: Eduardo Serra. Música: Pascal Estève.

Sinopsis: una mujer acude a una primera cita con un psiquiatra, pero se confunde de puerta y entra en el despacho vecino de un asesor fiscal, a quien empieza a contarle sus problemas matrimoniales. Esto será el detonante de un replanteamiento vital de los dos y una relación muy curiosa e indefinida. La película cuenta sólo el principio de esa relación, sus causas y motores.

Leconte no adentra en la historia con secuencias montadas de forma alternativa, donde, por un lado, vemos las pisadas firmes del personaje de Anna, interpretado por Sandrine Bonnaire, y por otro, reparamos en la portera de la finca a la que se dirige, que está literalmente pegada a la pantalla del televisor.

Tras el paréntesis que significó su película anterior, “El hombre del tren” (2002) en la que se cruzaban dos personajes masculinos que desarrollaban una amistad en el límite de sendos caminos vitales, Patrice Leconte retoma el tema que vertebra la mayoría de sus cintas: el enfrentamiento y acercamiento de personajes, emocionalmente heridos (siendo curiosamente la excepción, una de sus mejores películas, “Ridículo”, que no sigue exactamente este parámetro en su trama principal).

También retoma Leconte en “Confesiones muy íntimas” la idea del ambiente cerrado. Un espacio que delimita las acciones de los personajes a la vez que representa su personalidad y su vocación de soledad.

Los dos protagonistas comparten el ser personas golpeadas emocionalmente y sentimentalmente insatisfechas. El interés de William por las confidencias de Anna se basa en la proximidad de los problemas de ella y los suyos propios. Él vive enclaustrado en una vivienda y en un despacho anexo, que heredó de sus padres, que ocupó con su esposa Jeanne, hasta que ésta le abandonó por otro hombre, forzudo y primario. La soledad de su encierro doméstico se ve acentuada por la voluntaria escasez de luz y el aislamiento del exterior. Su único entretenimiento consiste en jugar con una colección de juguetes mecánicos infantiles. Los encuentros de Anna y William producen cambios en sus actitudes vitales y en sus expectativas, pero las soluciones que buscan son difíciles. La ambigüedad de Anna hace que el espectador se plantee si es del todo cierta su historia y qué pretende realmente.

La evolución que Leconte imprime a la historia gira básicamente, en torno a los intercambios de sentimientos y a los intercambios de roles. Así pues, Faber pasará de referente a paciente para, posteriormente, revolucionar su vida; estática hasta el momento.

Muy interesante la evolución interna de los personajes, a lo que contribuyen no sólo la sobria interpretación de Sandrine Bonnaire y Fabrice Luchini, sino la excelente labor conjunta de Leconte y el director de fotografía Eduardo Serra. Su capacidad para dar entidad al apartamento de William, para representar en su penumbra y en su maniático orden, la tristeza vital del asesor fiscal que constituye sin duda el gran mérito de la película. La puesta en escena de Leconte, en planos medios acompañados de discretos movimientos de cámara, no hace si no reforzar esta sensación de serenidad, de seguridad, pero también de monotonía que constituye la cotidianeidad de Faber. La rotura con su pasado se traduce en una abertura de ventanas y persianas, en una espléndida entrada de luz y de nuevos aires.

A pesar de que la acción del filme transcurre sobre todo en el despacho del asesor fiscal, y entre la pareja protagonista, el hecho de que Leconte opte por escenas brevísimas, a veces casi sólo una imagen, le dan movilidad a una historia, que podría haber sido claustrofóbica. Igualmente destacable la habilidad del director, para mantener el suspenso y la intriga hasta el final de la película. Y aunque no hay escenas de sexo, el deseo y la seducción están siempre presentes.

La música incluye una partitura original de Pascal Esteve, de cuerdas, clarinetes y piano. Además, se ofrecen temas de Wilson Picket, Rossini y John Sbarra. La fotografía utiliza planos medios y movimientos suaves de cámara. En algunas escenas reproduce la mirada del protagonista rodando cámara en mano. Con una preferencia destacada por los marrones, construye una narración visual de gran belleza. A partir de un guión esquemático, los diálogos fueron improvisados en gran parte por los protagonistas. Se incluyen algunos puntos de humor como la consulta psiquiátrica de William y el baile que ejecuta en su casa. La dirección ofrece una historia intimista, de exploración del alma humana, de frustraciones y de soledad, que interpretan personajes cercanos, naturales y realistas.

PATRICE LECONTE

Nació en París en 1947. Su interés por el cine nace desde que era un niño. En 1967, ingresó en el Instituto de Altos Estudios Cinematográficos, en el que compaginó su afición por el cómic y los dibujos animados, con la realización de cortometrajes.
A finales de la década de los años sesenta colaboró como crítico en la revista de cine “Cahiers du cinéma”.
Entre 1970 y 1974 trabajó como dibujante en la revista “Pilote”.

En 1971, filma un cortometraje llamado “El laboratorio de la angustia” (Le laboratoire de l’angoisse) y en 1973, hace otro titulado “La familia feliz” (La famille heureuse [Famille Gazul]). En 1974, escribe el guión para “El juego de las pruebas” (Le jeu des preuves) siendo la primera vez que participa en una película sin dirigirla. Todo lo que vendría después en su vida laboral sería cine, pues abandonará sus críticas sociales en “Pilote” en el año 1975, centrándose pura y exclusivamente en su verdadera pasión: la gran pantalla.

Su primera llegada al público internacional fue en 1989 con la película “Monsieur Hire”,  un inquietante y fascinante retrato sobre el “voyeurismo” que fue exhibida en el Festival de Cannes y que supone una gran ruptura con sus trabajos anteriores.
Otro de sus grandes éxitos sería “El marido de la peluquera” (Le mari de la coiffeuse, 1990) película que narra las simples y cotidianas relaciones entre un peluquero y su esposa, una peluquera, voluptuosa y sensual.

En el año de 1996, realiza otro de sus grandes filmes: “Ridículo” (Ridicule) curiosa sátira de la corte de Luis XVI con la que se proclamó como gran triunfador de la XXII edición de los César del cine francés.
Es a partir de entonces que este director parisino comienza a volcarse de lleno en un cine que indaga permanentemente en las relaciones humanas. Con personajes únicos, diferentes, contrapuestos, provocadores. En su filmografía pueden encontrarse obras y estilos muy diferentes, tanto por argumentos como por estilos.

“La viuda de Saint-Pierre” (La veuve de Saint-Pierre, 2000) un drama de época (la acción se desarrolla a mediados del XIX) en el que describe la historia de una mujer generosa, apasionada y libre, que cree en la rehabilitación de los condenados por la justicia.
Posteriormente realiza “El hombre del tren” (L’homme du train, 2002) película que narra el encuentro casual entre un profesor y un aventurero, que luego de conocerse se dan cuenta que sus destinos podrían haber sido diferentes.

En el 2004, dirige “Confidencias muy íntimas” (Confidences trop intimes) drama intimista que aborda la importancia de la comunicación para el ser humano.
Su siguiente película “Mi mejor amigo” (Mon meilleur ami, 2007) emotiva película que nos habla de la búsqueda desesperada del significado de algo que no se compra, que se encuentra, se trabaja, se comparte: la amistad.

Leconte es un cineasta, que cuenta con un conjunto de filmes que hacen una verdadera obra personal, en la que se ha encargado de evidenciar y analizar las hipocresías de la sociedad.  Desde sus primeros trabajos, impregnó sus obras de una crueldad irónica. A lo largo de su carrera, se ha consolidado a nivel internacional como uno de los cineastas franceses contemporáneos de mayor prestigio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s