HUEVO

Por: Mario Arango Escobar.

HUEVO (2007). GÉNERO: DRAMA. DURACIÓN: 97’.

Dirección: Semih Kaplanoğlu. Guión: Semih Kaplanoğlu y Orςun Köksal. Intérpretes: Nejat Isler, Saadet Aksoy, Ufuk Bayraktar. País: Turquía. Fotografía: Özgür Eken.

Sinopsis: Al morir su madre, y después de años de ausencia, el poeta Yusuf regresa a la ciudad donde creció. Una joven llamada Ayla le espera en una casa medio derruida. Yusuf no estaba enterado de que una prima lejana llevaba cinco años viviendo con su madre. La presencia de Ayla le ayuda a canalizar, en parte, las emociones provocadas por la muerte de su madre. Pero ¿podrá Yusuf enfrentarse al sentimiento de culpabilidad que le invade después del entierro?

Yusuf, el protagonista, empieza el filme como alguien que lo ha visto todo, un poeta seco de poesía, alguien a quien parece que el mundo le ha ofrecido lo que quería para acabar sintiendo un vacío inexplicable. Es la cáscara vacía de un urbanita y cuando tiene que volver al lugar donde nació se siente totalmente extraviado y aplastado.

A la muerte de su madre, Zehra, el poeta Yusuf vuelve al pueblo de su niñez, el cual no ha visitado en años. Ayla, una joven, lo espera. Yusuf no conoce de la existencia de esta lejana pariente, la cual ha vivido con su madre por cinco años… Yusuf se siente obligado a llevar a cabo el sacrificio que la muerte le impidió cumplir a su madre. Incapaz de soportar el ritmo pasivo de la vida campestre, los espacios llenos de fantasmas de amores y amigos pasados y, el creciente sentimiento de culpa, finalmente decide realizar el sacrificio. En compañía de Ayla, emprende el camino a la tumba del santo, a unas horas de distancia, para la ceremonia. Sin poder localizar el rebaño de donde seleccionar el animal para el sacrificio, Yusuf y Ayla deben pasar la noche en un hotel a orillas del lago volcánico. En el hotel, la atmósfera de festejo de un matrimonio, los atrae el uno al otro.
El desenlace es optimista, catártico, el hombre que renace del huevo primigenio y vuelve a comerse el mundo a pequeños y rápidos bocados, pedazos de ilusión que se deshacen en su boca.

Amante de los puntos suspensivos y de una poética de la esencialidad, Kaplanoglu, opta por contarnos la historia en un estilo totalmente reflexivo, y para poder lograr este objetivo hace uso recurrente de largos planos, silencios significativos y bellas imágenes cargadas de mensaje y emotividad. Como el tono de la historia es evocador y nostálgico, pues se trata de un viaje al pasado, la gama de los colores fríos y agrisados contribuye acertadamente a lograr esta atmósfera.

Destacable el excelente trabajo actoral de los dos protagonistas, Nejat İşler como Yusuf y Saadet Işıl Aksoy en el papel de Ayla, quienes logran una gran empatía y hacen que sus personajes, llenos de contención dramática, logren convencer.
En el apartado técnico, es necesario destacar la  fotografía excepcional de Özgür Eken, mediante la cual nos irá mostrando esa otra Turquía, sin grandes mezquitas ni suntuosos monumentos, la Turquía del campo, del monte y de la gente sencilla.

Finalmente, me parece importante mencionar que la película nos introduce en ciertas tradiciones y ritos, de vidas solitarias y sobre todo del interior de la esencia, de la Turquía más rural.

SEMIH KAPLANOGLU

Nació en 1963, en Izmir (Turquía). Se licenció en Cine y Televisión en la facultad de Bellas Artes de la Universidad Dokuz Eylül, de Izmir, en 1984.

Kaplanoglu debutó en la dirección cinematográfica, en el año 2000, con “Lejos de casa” (Herkes kendi evinde) una película sobre la nostalgia y las raíces. En el año 2004, realizó “La caída del ángel” (Melegin düsüsü) historia de Zeynep una humilde mujer que se revela contra la violencia de su padre y marido.

Posteriormente, el director turco da inicio a la que él llama la trilogía de Yusuf y que empezó con “Huevo” (Yumurta, 2007), siguió con “Leche” (Süt, 2008), y finaliza con “Miel” (Bal, 2010). En esta serie Kaplanoglu, sigue los pasos de su protagonista de manera inversa a la cronología tradicional: “Huevo” nos cuenta la etapa adulta del personaje, “Leche” la adolescencia y “Miel” la infancia. El realizador pretende con estos filmes, hacer un fresco de Turquía donde se aborden, entre otros temas,  las relaciones entre madres e hijos o las tensiones entre modernidad y tradición. Entre 1987 y 2003, escribió numerosos artículos sobre artes plásticas y cine, publicados y traducidos en varias revistas y periódicos turcos y extranjeros.

Kaplanoglu es uno de los guionistas, directores y productores contemporáneos más aclamados de su país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s