DECLARACIÓN DE GUERRA

Por: Mario Arango Escobar.

DECLARACIÓN DE GUERRA (2011). GÉNERO: DRAMA. DURACIÓN: 100’. PAÍS: FRANCIA.

Dirección: Valérie Donzelli. Guión: Valérie Donzelli, Jérémie Elkaïm. Intérpretes: Valérie Donzelli, Jérémie Elkaïm, Gabriel Elkaïm, César Desseix, Brigitte Sy, Elina Löwensohn, Michèle Moretti, Phillipe Laudenbach, Bastien Bouillon, Béatrice de Staël, Anne Le Ny, Fréderic Pierrot. Título original:  La guerre est déclarée. Fotografía: Sébastien Buchmann. Música: Pascal Mayer.

Sinopsis: Romeo y Juliette son dos jóvenes que un día cualquiera se conocen en una discoteca. El flechazo de cúpido es mutuo y no dudan en dar rienda a su amor. Fruto de esta relación nace Adam. Todo va bien, la pareja es feliz y la vida sonríe, hasta que una curiosa enfermedad aparece y se ensaña con su pequeño hijo…

Basándose en su propia experiencia, la novel directora francesa lleva a la gran pantalla la lucha que ella y su compañero, tuvieron que afrontar cuando a su hijo Gabriel se le diagnóstica un tumor cerebral. El hecho de que la propia Valérie Donzelli, y Jérémie Elkaïm sean los guionistas y actores de la película, les permite acercarse a este drama con una sonrisa, alejándose del tono melodramático tan habitual en filmes similares. En este sentido, pienso que reside la fuerza de esta película, en que es una historia que se nos hace cercana, por la forma de su narración y por el optimismo con el que los personajes afrontan la adversidad.

En las primeras secuencias de la película nos enteramos, en tiempo pasado, de la hermosa relación que surge entre los dos protagonistas, su desbordante felicidad, el anhelado nacimiento de su primer hijo. Todo este universo, casi perfecto, se derrumba cuando aparece la enfermad de Adam.

El día que Julieta lleva al hospital a su pequeño hijo, y le diagnostican la enfermedad, coincide con la declaración de la guerra en Irák. Y como si de una batalla se tratara comienza también la guerra de los padres para salvar al niño. Una guerra que los consume, que les suscita múltiples dudas, preguntas sin respuesta… Que pone a prueba su amor, pero que encaran con determinación y apoyo mutuo.

El guión, inteligente y sólido, no se detiene en mostrar el dolor ni el sufrimiento del pequeño. El énfasis de la narración reside en acercarnos al compromiso de la pareja, en hacernos ver como la adversidad los une y como lo que termina imponiéndose es el inmenso amor que se tienen. Para lograr ese tono de realidad que permea todo el filme, la directora opta por una cámara que, cercana al documental, persigue a los personajes, y registra cada uno de los momentos que deben compartir.

Desde el inicio del filme, sabemos parte del desenlace de la historia. Donzelli, en las primeras secuencias nos muestra a su hijo de unos nueve años, es decir, nos pone al corriente del éxito del tratamiento. Sin embargo, aún con esta revelación, el suspenso y el ritmo de la película no decaen en ningún momento. De igual manera, el humor más cotidiano y el drama, en perfecto equilibrio están alternándose, sin que decaigan  a lo largo del metraje.

Algo para destacar, es el acertado manejo del tiempo cinematográfico. En la primera parte la película tiene un tempo rápido, muy contemporáneo, después del cual viene un segundo momento, en el cual la directora desacelera, y el tono se torna propicio para la contemplación, invitándonos a que degustemos lo bello que es ser libre, lo bonito de la cotidianidad,  lo hermoso del amor…

Parte fundamental de esta película es la acertada elección de la banda sonora, donde se mezclan perfectamente la música barroca con la electrónica, para darle un tono de historia moderna y romántica, pero que además es el telón de fondo para la historia de amor que viven los protagonistas.

Las interpretaciones que nos ofrecen tanto la propia Valérie Donzelli como Jérémie Elkaïm son absolutamente creíbles, reales y naturales, y esto contribuye, sin lugar a dudas, para que el espectador empatize y se identifique con ellos desde el primer momento. En cuanto a los personajes secundarios, la mayoría de ellos, actores no profesionales, se dedican a interpretarse a sí mismos, con gran solvencia.

“Declaración de guerra” es una película pequeña, íntima, y sobre todo que nos deja una gran lección: la adversidad se puede enfrentar con optimismo, y de cómo aún en los momentos más difíciles, podemos ser felices. Una película llena de esperanza…

VALÉRIE DONZELLI

Nació en 1973, en Èpinel, Vosgos (Francia). Cursa estudios de arquitectura, que pronto abandona, para involucrarse en el mundo de la actuación. Ingresa en el Conservatorio Municipal de París, y luego de culminar sus estudios, se convierte en actriz de televisión.

Como actriz participó en varias películas de directores como Alain Guiraudie, Agnés Varda y Jean Pascal Hattu.

En el año 2008, dirigió el cortometraje “Il fait beau dans la plus belle ville du monde”.  Se trata de la historia de Madeleine y Louis, quienes tienen un intercambio violento por carta. Un día, a raíz de un sello olvidado, Madeleine intenta recuperar la carta dentro del buzón…

En el 2010, realiza su primer largometraje “La reina de las manzanas” (La  reinne de pommes) una película que habla del amor y el desamor.

Su siguiente filme, “Declaración de guerra” (La guerre est déclarée, 2011), basada en la experiencia de la propia directora. Presentada en el Festival de Cannes, tanto la prensa como el público, le dieron un excelente recibimiento. Además recibió el Gran Premio del Festival de Cine de Cabourg y el Premio del Jurado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s