CRIMEN Y CASTIGO

Por: Mario Arango Escobar.

CRIMEN Y CASTIGO (1983). GÉNERO: DRAMA. DURACIÓN 93’.

Dirección: Aki Kaurismäki. Guión: Aki Kaurismäki, Pauli Pentti (Novela: Fyodor Dostoyevsky). Intèrpretes: Markku Toikka, Aino Seppo, Esko Nikkari, Hannu Lauri, Matti Pellonpää, Harri Marstio, Olli Tuominen. Fotografía: Timo Salminen. Música: Pedro Hietanen.

Sinopsis:   Adaptación de la novela homónima de Dostoievski, trasladada a la Finlandia de los años 80. Un antiguo estudiante de derecho asesina, sin tener un motivo claro, a un hombre de negocios en su propio apartamento.

La película se inicia con un plano que produce repugnancia: una cucaracha camina sobre una tabla de carnicería. Amplificados los ruidos característicos de sus patas. Un hombre armado de un cuchillo parte en dos al asqueroso bicho. Se trata de Raikainen, empleado de la carnicería, variante finlandesa del Raskolnikov de Dostoievskii, Un ser solitario, ensimismado, que no se relaciona con sus compañeros, y que realiza su trabajo con cierta apatía. Exquisita metáfora, que además de dar inicio al filme, sirve como presentación del personaje principal.

A continuación viene la historia propiamente dicha. Raikainen llega a un apartamento, pregunta por un hombre, y con la misma frialdad que ha matado a la cucaracha, asesina a esta persona. Después de perpetrar el crimen permanece impasible en el cuarto donde yace su víctima, recoge algunas cosas. Al momento aparece Eva, una mujer que queda aterrada con la escena, y con quien Raikainen empieza a conversar. A partir de aquí se desencadena la trama…

Con ésta, su ópera prima, Kaurismaki no sólo da inicio a una de las filmografías más interesantes del cine de nuestro tiempo, sino que también nos devela sus intereses y postulados estéticos que van a estar presentes en su obra posterior:

Minimalismo en todos los elementos del lenguaje cinematográfico: puesta en escena de rotunda austeridad, diálogos secos y escasos. Minimalismo incluso en la duración de sus películas. Ruidos y sonido ambiente amplificados, casi protagónicos.

La música, en este, como en sus siguientes filmes, es un aspecto fundamental. Aki Kaurismaki se nos revela como un gran conocedor de géneros que mezcla, acertadamente el tango, la música clásica y el rock, para crear ambientes y darnos pistas sobre la psicología de sus personajes. Además lo utiliza como un elemento que enlaza unas secuencias con otras.

En “Crimen y castigo” nos encontramos con hombres y mujeres excluidos de la “sociedad del bienestar”, que sobreviven en míseros cuartuchos, sin empleo o con trabajos precarios. Vidas anodinas sin mayores incentivos. Personajes que el conjunto de actores interpretan a cabalidad. Para destacar el trabajo de Markku Toikka (Raikainen) y Matti Pellonpää (Eva) y la extraña relación que recrean convincentemente en la pantalla.

La narración escueta y absorbente, con un estilo personal que en esta primera cinta es ya perfectamente reconocible, humor negro y sátira social incluidos. En cuanto a la adaptación, merece destacarse el gran trabajo de Kaurismaki, que logra recrear con gran fidelidad, el tema central de la obra del escritor ruso, y trasladarlo a un entorno contemporáneo.

“Crimen y castigo”, un drama tenso que recuerda el mejor cine de Fassbinder y de Bresson, y con el cual Aki Kaurismaki, se erige como cineasta del llamado cine de autor, comprometido, independiente, y crítico de la sociedad de su tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s