CORAZONES ABIERTOS/TE QUIERO PARA SIEMPRE

Por: Mario Arango Escobar.

CORAZONES ABIERTOS/TE QUIERO PARA SIEMPRE. (2002) GÉNERO: DRAMA. DURACIÓN: 113’. PAÍS: DINAMARCA.

Dirección: Susanne Bier. Guión: Anders Thomas Jensen. Intérprestes: Mads Mikkelsen, Sonja Richter, Nikolaj Lie Kaas, Paprika Steen, Stine Bjerregaard, Birthe Neumann, Niels Olsen, Ulf Pilgaard, Ronnie Hiort Lorenzen. Título original: Elsker dig evit. Fotografía: Morten Søborg. Música: Jesper Winge Leisner.

Sinopsis: una pareja de enamorados planean su boda llenos de ilusiones, sin embargo, un trágico accidente que sufre el novio, y que lo deja tetrapléjico, derriba todo ese mundo que habían soñado. Las consecuencias del accidente no sólo van a afectar a los novios…

Habíamos comentado que una de las constantes del cine de Susanne Bier tenía como constante, historias de familias que son golpeadas súbitamente por la muerte, la guerra o el  azar y “Corazones abiertos” (“Te quiero para siempre”) no es la excepción. En esta oportunidad, cuatro personas se ven implicadas en la tragedia que supone un absurdo accidente de tránsito.

La película se inicia mostrándonos a Caeclie (Sonja Richter) y Joachim (Nikolaj Lie Kaas), un par de enamorados que están próximos a casarse. Un día cualquiera, después de despedirse con muestras de cariño mutuas, Joachim es atropellado brutalmente por una mujer. El golpe es de tal magnitud que el hombre queda tetrapléjico.

Seguidamente nos damos cuenta que la mujer que ha  causado el accidente es Marie (Paprika Steen) quien está felizmente casada con Niels (Mads Mikkelsen), el médico que asiste al novio accidentado.

Cuatro personajes, que por la fuerza del azar, experimentarán, cómo sus vidas cambian drásticamente a partir de este momento. Con una narrativa muy ligada al movimiento Dogma 95, (cámara en mano, primeros planos, una estética escueta, etc), Susanne Bier, nos introduce en los sentimientos de estas personas que han quedado tocadas por tragedia.

Mostrando un gran talento, la directora opta por dos ópticas diferentes, y de esta manera hace que el espectador termine sumergido en el mundo interior de los protagonistas. En primer lugar, conocemos su cotidianidad, y en la segunda, donde la realizadora utiliza el video, con imágenes oscuras y una fotografía de grano grueso, percibimos sus deseos y emociones. Un recurso que enriquece, a nivel expresivo, el film.

La mirada de Bier se detiene, con gran respeto, en cada personaje de la historia, mostrándonos su dolor y su drama, y haciendo que nosotros, espectadores, nos identifiquemos con cada uno de ellos, y comprendamos, más que juzgar, el porqué de sus acciones. El tono casi documental, logrado con la cámara, una estética escueta y despojada, unos diálogos profundos, y unos personajes excelentemente bien construidos, a los que se suman unas interpretaciones soberbias, hacen de, “Corazones abiertos”, un drama de gran fuerza y realismo.

Para finalizar, esta es una película sin concesiones fáciles, mucho menos manipuladora o de golpes de efecto; que nos invita a reflexionar sobre diversos tópicos: la fuerza del azar, la fragilidad de la vida, las promesas que no podemos cumplir, el verdadero amor…

Dice SUSANNE BIER:

“Me pregunté qué sucede cuando el destino, de repente, chasquea los dedos y te da vuelta la vida como un guante, de golpe. Una pareja joven está haciendo planes para casarse cuando tienen un grave accidente. ¿Cómo van a reaccionar ante eso?
La fragilidad de la vida es algo que siempre me ha obsesionado, y lo interesante es que, después del 11 de septiembre, es un tema que parece tener obsesionada a buena parte del mundo occidental. Teníamos eso muy presente mientras hacíamos la película. Uno de repente piensa que el principal problema que tiene es que no ha tenido tiempo todavía de hacer las compras y de repente se entera de que a su marido lo ha atropellado un auto. Es el filo de la navaja que corta la vida en dos, para bien o para mal. Para mal, en el sentido de que el hecho mismo es una gran tragedia. Y para bien, en el sentido de que la vida continúa. Que el deseo y la voluntad de seguir viviendo que uno puede tener, y la capacidad de apreciar lo que se tiene y no sólo lo que se ha perdido, se intensifican a un nivel increíble.

Supongo que se trata de un problema muy actual; que los cimientos sobre los cuales hemos edificado nuestras vidas son mucho más frágiles de lo que creemos, y entonces, cuando la vida nos demuestra que tiene, digamos, una voluntad autónoma, recibimos un shock inaudito. Tenemos la ridícula e ingenua convicción de que podemos controlarlo todo. Por eso es que estamos tan pobremente pertrechados moral y anímicamente si algo crucial nos ocurre. La tragedia no es una parte integrante de nuestra vida moderna, como sí lo era en otras épocas, por ende no podemos ni siquiera imaginarnos que algo trágico pueda irrumpir en nuestro escenario cotidiano. Esta incapacidad no es trágica per se, pero una de sus consecuencias es que seamos tan torpes e ineptos para actuar frente a la tragedia cuando esta ocurre”.

“En ‘Corazones abiertos’ no describimos los efectos exteriores del drama. Pudimos haber llenado el film con luces de emergencia y sonidos de ambulancias, pero eso no nos interesaba. Queríamos detenernos en las consecuencias interiores, íntimas, de los sucesos. El eje de ‘Corazones abiertos’ podría resumirse rápidamente así: alzamos la barrera que nos impide ver qué le pasa a esta gente en su derrotero por la vida. ¿Qué les sucede cuando la vida los golpea? Se trata de un material de alta combustibilidad dramática. ¿Qué pasa cuando descubres que el rumbo que se suponía iba a tomar tu vida se revela como definitivamente bloqueado?”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s