HERMANOS

Por: Mario Arango Escobar.

SUSANNE BIER

Nació en Copenhague en 1960. Estudió arte y arquitectura y luego se graduó en la Escuela de Cine de Dinamarca. Inicialmente se dedica a la realización de cortometrajes, consolidándose como una de las directoras más importantes de su país.

Sus largometrajes se distinguen por el humor y esperanza que le imprime a sus historias totalmente trágicas. En 1991, dirige “Freud se va de casa” (Freud flytter hjemmefra...). La madre Rosha, al celebrar sus 60 años decide contarle a sus hijos que está enferma de cáncer. En 1994, “Asunto de familia” (Det bli’r i familien) cuenta la historia de Jan un sueco danés que al morir su madre, se entera que fue adoptado de niño y decide buscar a sus verdaderos padres, emprendiendo un viaje con un taxista desde Dinamarca hacia Portugal, donde absurdas situaciones contadas con gratificante humor, le esperan.

En “Como nunca antes” (Pensionat Oskar, 1995) una pareja viaja con sus tres hijos de vacaciones para aliviar las tensiones diarias, el marido Runne se siente atraído por un joven y se da cuenta que las cosas no volverán a ser como antes.  En 1997, dirige el thriller “Credo” (Sekten), donde Mona una joven, se pone a investigar al psicólogo de su mejor amiga Anne y terminan enredadas en un peligroso mundo de psiquiatría y fanatismo. En “El elegido” (Den eneste ene, 1999) relata la comedia romántica de una mujer embarazada que después de echar a su marido, se enamora del instalador de la nueva cocina, quien acaba de adoptar una niña con su pareja.

En el 2000 dirige “Una vez en la vida” (Livet är en schlage) donde Mona una enfermera que vive con su hermano enfermo, sus tres hijas y su desempleado marido, decide participar en un popular concurso de música sueco con una canción que ha escrito el paciente al que cuida, sin su consentimiento.

El reconocimiento internacional lo obtiene con su película ¨Te quiero para siempre¨ (Elsker dig for evigt, 2002). Una pareja próxima a casarse, ve como todas sus ilusiones son truncadas a causa de un accidente automovilístico. Su siguiente obra fue ¨Hermanos¨ (Brødre, 2004).

Dos años más tarde realiza ¨Después de la boda¨ (Efter brylluppet, 2006). Jacob ha dedicado su vida a ayudar a los niños pobres de  La India. Contra su voluntad, debe viajar a Dinamarca para recibir una donación de un millonario y así salir de la crisis económica en que se encuentra. En Copenhague, es invitado a la boda de la hija del millonario, donde Jacob se encuentra con un amor del pasado…

En 2007, Bier realiza su primera película en inglés con actores americanos. ¨Cosas que perdimos en el fuego¨ (Things We Lost in the Fire). El film narra la historia de una mujer que pierde a su esposo en circunstancias trágicas. Tras la crisis, busca refugio en Jerry, un drogadicto, quien fuera el mejor amigo de su difunto esposo.

“En un mundo mejor¨ (Hævnen, 2010) es su siguiente film, con el cual obtiene el premio Oscar a la mejor película extranjera. Es la historia de dos familias desestructuradas, en donde dos niños, de dos entornos bastante violentos, viven su peculiar aprendizaje de los valores de la vida.

Su último film hasta el momento es la comedia romántica ¨Amor es todo lo que necesitas¨ (Den skaldede frisør, 2012). Donde dos diferentes familias se encuentran en una villa italiana para celebrar una romántica boda, que ha sido meticulosamente planeada hasta el último detalle. Por supuesto, nada sale como es esperado, sin embargo, todo termina funcionando al final.

Bier aborda temas emocionalmente fuertes como la muerte, la guerra, o familias atravesadas por el dolor…mostrando siempre gran respeto por el espectador. Sus finales siempre están llenos de esperanza. Sus películas además, siempre tienen algún toque de humor o detalles que permiten sobrellevar mejor el drama sin caer nunca en atmósferas de tristeza sofocantes.

El papel de la familia es primordial en toda su filmografía, y según la directora, esto se debe a su ascendencia judía. Igualmente, la presencia de niños es otra constante en sus films, pues según explica, “el sufrimiento al que ellos están expuestos, los hace crecer y madurar, pareciendo más adultos de lo que son”.

HERMANOS (2004). GÉNERO: DRAMA. DURACIÓN: 110’. PAÍS: DINAMARCA.

Dirección: Susanne Bier. Guión: Anders Thomas Jensen, Susanne Bier. Intérpretes: Connie Nielsen, Ulrich Thomsen, Nikolaj Lie Kaas, Bent Mejding, Solbjorg Hojfeldt. Título original: Brødre. Fotografía: Morten Søborg. Música: Johan Söderqvist.

Sinopsis: Un militar danés parte a una misión en Afganistán. Luego de que el helicóptero que lo transportaba es derribado, dan a todos los pasajeros por muertos. A partir de ese momento, su hermano menor se acerca a su mujer y a sus hijas para acompañarlas y brindarles apoyo. Finalmente el militar es rescatado y regresa a su hogar y debe luchar con los celos hacia su hermano y con los fantasmas de la guerra.

Susanne Bier nos ofrece una magnífica obra, en la cual se advierte su gran talento como realizadora. Desde el comienzo del film logra que el espectador se involucre en una historia que está perfectamente construida.

La narrativa de la película es excelente, y para ello la directora danesa no tiene afán a la hora de mostrar todos los hechos que se van sucediendo. Cada acontecimiento está contado con gran realismo y sencillez, explicándolos muy bien tanto los momentos previos a la partida del protagonista, el conflicto, lo que sucede cuando éste es dado por muerto, como finalmente las consecuencias que en la familia deja la guerra.

De manera magistral, y como un recurso muy acertado, la narrativa cambia constantemente de punto de vista, deteniéndose en cada uno de los personajes que hacen parte del triángulo amoroso (Sarah, Michael, Jannik) y de esta manera, la realizadora les da la oportunidad, a cada uno, de expresar sus sentimiento; y a nosotros, espectadores, de entender porque actuaron o reaccionaron como lo vemos en el film.

Si bien la expresión de sentimientos tiene una prioridad fundamental en la película, no menos importante es lo que tiene que ver con los silencios. Advertimos su presencia en lugares como la guerra, la prisión, o situaciones marcadas por éste, como la violencia familiar, el sometimiento. Por esta imposibilidad de hablar, de expresar lo que tuvo que padecer, o hacer por encontrarse con su familia, Michael, carga con un pesado fardo que lo trastorna.

La exposición de los sentimientos y de las situaciones que viven los personajes, está presentada de tal manera que no hay ningún interés en juzgar. Lo que importa es su dimensión humana. La cámara, en este sentido registra, con absoluto respeto, los hechos y las emociones, sin establecer si son censurables o no. Es evidente la influencia del movimiento Dogma 95, en la utilización de la luz natural, una estética austera, y una cámara en mano que se centra en captar lo que hay en frente de ella, logrando de esta manera un tono de objetividad y realismo.

Dando prioridad a los planos cortos, principalmente primeros planos, planos detalle y planos medios, la Bier logra acercarnos, de manera perfecta a los sentimientos, aquellos ocultos en los gestos o sutiles movimientos de los personajes, y que en definitiva muestran lo que ocurre en su interior.

Para destacar la credibilidad de las actuaciones de todo el grupo de actores y actrices, incluidas las dos niñas. La actuación de Connie Nielsen (Michael), es digna de todo elogio. Recuérdese la escena en la que sufre una crisis, y la emprende contra las instalaciones de la cocina que había construido su hermano.

Película que nos hace reflexionar en varias direcciones: la culpa, la redención, el compromiso. El peso de lo que no podemos decir. Pero sobre todo, “Hermanos” nos presenta, de manera realista, los estragos, a todo nivel que la guerra puede ocasionar.

Palabras de Susanne Bier:

“En ‘HERMANOS’, los conflictos internacionales, que todos conocemos a través de la prensa, bruscamente irrumpen de manera palpable en la vida real, y provocan cambios. Me resulta fascinante la manera en la que el mundo cotidiano cambia de repente debido a sucesos más o menos aleatorios, y cómo reaccionamos ante tales cambios.

Me gusta meterme debajo de la piel de mis personajes, y por eso ambos lados, el serio y el gracioso, son esenciales en mis películas. Para mí era importante que la brutalidad que aparece en HERMANOS contrastara con la ternura, la intimidad y el calor humano. Ambos lados existen, y no podría haber descrito el uno sin el otro, no habría querido hacerlo. Mi meta es reconocer la realidad y encontrar allí la esperanza, porque a pesar de la brutalidad implícita en la realidad, el humor continúa siendo una parte innegable de la vida y es lo que nos permite seguir siendo humanos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s