LAS LLAVES DE LA CASA

Por: Mario Arango Escobar.

GIANNI AMELIO

Gianni Amelio nace en la provincia de Catanzaro (Italia), en 1945. Se licenció en Filosofía en la Conferencia de Mesina. Siendo estudiante universitario se interesa en el cine, ejerciendo como crítico de cine para una revista local. Posteriormente, ingresa al mundo del cine, trabajando como operador y luego ayudante de dirección. También trabajó para la televisión italiana, dirigiendo documentales y anuncios publicitarios.

Su debut como realizador cinematográfico ocurre en 1983, año en el cual dirige la película “Golpe al corazón” (Colpire al cuore) un análisis del terrorismo visto desde la perspectiva de la diferencia generacional entre un padre y un hijo.

En 1989 dirige “Los muchachos de Via Panisperna” (I ragazzi di via Panisperna) film en el Amelio explora algunos momentos de la vida del físico nuclear italiano Enrique Fermi, Premio Nobel, y quien participó en el proyecto Manhattan relacionado con la creación de la bomba atómica.

Su siguiente film, “Puertas abiertas” (Porte aperte, 1990), narra la historia de un hombre fascista que ha cometido varios asesinatos, por los cuales será condenado a la pena de muerte. Sin embargo, el juez que lleva su caso buscará que la condena sea permutada por cadena perpetua.

“Niños robados” (Il ladro di bambini, 1992), película que se centra en una mujer que es condenada por inducir a su hija de once años a ejercer la prostitución. Sus dos hijos deberán ser internados en un hogar para niños, pero un error burocrático no lo permite. Ante esta situación, un oficial de policía, decide hacerse cargo de los dos pequeños. Con este film, Amelio obtiene el Gran Premio del Jurado en el Festival de Cine de Cannes.

En 1994, Amelio realiza “América” (Lamerica), un drama sobre la inmigración de los albaneses a Italia. Luego vendría “Así reían” (Così ridevano,1998) es la historia de dos hermanos, el mayor de ellos está empeñado en que Pietro obtenga el título de maestro. Sin embargo, parece un sueño imposible de alcanzar, pues Pietro no está interesado en estudiar. Film que conquistó el León de Oro en el Festival de Cine de Venecia.

En el 2004 dirigió “Las llaves de casa” (Le chiavi di casa) que presentamos en nuestro foro. “La estrella ausente” (La stella che non c’è, 2006). Historia de la división de culturas y puntos de vista entre Oriente y Occidente a través de la historia de Vincenzo, un ingeniero italiano que emprende un viaje que le cambia la vida…

El primer hombre (Le premier homme, 2011) basada en la última novela homónima de Albert Camus. El protagonista es Jacques Cormery (alter ego de Camus), que regresa a Argelia para rememorar su infancia.

LAS LLAVES DE LA CASA (2004). GÉNERO: DRAMA. DURACIÓN: 105’. PAÍS: ITALIA.

Dirección: Gianni Amelio. Guión: Gianni Amelio, Sandro Petraglia, Stefano Rulli (Libro: Giuseppe Pontiggia). Intérpretes: Kim Rossi Stuart, Andrea Rossi, Charlotte Rampling, Pierfrancesco Favino. Título original: Le chiavi di casa. Fotografía: Luca Bigazzi. Música: Franco Piersanti.

Sinopsis:. La película narra la historia de Paolo, un joven que perdió a su madre al nacer. Su padre Gianni al darse cuenta de que su hijo había nacido con  deficiencias físicas y mentales, le abandona. Ahora, después de quince años el padre regresa para llevar a Paolo a Berlín, donde le someterán a un proceso de rehabilitación…

Adaptación de la novela “Nacido dos veces” de Giuseppe Pontiggia (1934-2003), que trata sobre la relación del autor con su hijo discapacitado. La acción tiene lugar en Berlín y Noruega, en 2003, a lo largo de una semana.

De manera realista, Gianni Amelio nos permite conocer de cerca, el mundo de las personas con discapacidad. Su interés está en mostrarnos las inmensas posibilidades que estos seres tienen. Para ello nos presenta a Paolo, un niño con parálisis cerebral, que, no obstante, es una persona autónoma e independiente, cariñosa, optimista y feliz. Este desconocimiento y los muchos prejuicios que tenemos frente a personas con algún tipo de discapacidad son los que asaltan a Gianni, el padre del niño protagonista, a tal punto que al momento del nacimiento, opta por abandonar al bebé.

Pasado el tiempo, y con ocasión del viaje a Berlín donde Paolo deberá someterse a un tratamiento para su rehabilitación, Gianni tiene la oportunidad de encontrarse con otros niños más impedidos que su hijo y sobre todo conoce a Nicole, la madre de una niña, también discapacitada, quien le ayudará a sanar sus sentimientos de culpa por haber abandonado a su hijo. Igualmente con ella, descubrirá el gran valor que encierra Paolo, y a no avergonzarse de él. Este encuentro será determinante para que padre e hijo aprendan, no sólo a convivir, a recuperar el tiempo perdido, sino también a conocerse y a quererse mutuamente.

Con gran acierto, Amelio realiza una película de tono intimista, en la que no elude la dura realidad, ni la encubre con sentimentalismos fáciles. Su mirada recoge, con gran humanidad, la experiencia de quienes padecen limitaciones físicas o mentales. De igual manera, nos acerca a la gran riqueza interior, que niños como Paolo, poseen y que logran conmover al espectador, operando en éste una transformación. Transformación, a tal punto que después de haber visto el film nos sentimos más humanos y más compasivos.

El guión, muy bien estructurado, con énfasis en el mundo interior de los personajes, es reforzado por una fotografía que capta, a través de primeros planos, sus sentimientos y sus emociones. En cuanto a las interpretaciones. Sobresaliente el debut de Andrea Rossi, en el papel de Paolo, que logra, con gran fluidez y naturalidad, no solo convencer, sino también emocionar al espectador. Charlotte Rampling, por su parte, demuestra, una vez más, su talento como actriz, con una actuación sobria y contenida.

La música mezcla acordes de piano, violín, flauta y saxo, que subrayan, emocionalmente el relato. Hacia el final de la película, Amelio incluyó, como un homenaje al niño protagonista, la canción “Quanti anni hai”, interpretada por Vasco Rossi, uno de sus ídolos.

El título de la película se refiere a ese momento en que los niños se convierten en adolescentes, y sus padres le permiten tener sus propias llaves, como una conquista de su independencia y así poder llegar más tarde a sus casas.

Al inicio de la película vemos una dedicatoria “De Andrea a Andrea”, que tiene que ver con el nombre del protagonista de la novela (Andrea Pontiggia), hijo del escritor y con el niño que encarna al pequeño de la película (Andrea Rossi). Igualmente, al final, aparece una dedicatoria “En memoria de Giuseppe Pontiggia”, autor de la novela que inspiró la película.

“Las llaves de la casa” nos habla, además de personas discapacitadas, de sus cuidados y de la responsabilidad y abnegación que deben tener quienes les rodean. Pero también nos hace reflexionar sobre la importancia del amor, de lo mucho que estos seres, no sólo están dispuestos a recibir, sino también a dar.

Anuncios

Un pensamiento en “LAS LLAVES DE LA CASA

  1. ostia de película.. conmovedora hasta el tuétano.. el momento más intenso cuando Nicole habla con Gianni sobre el futuro de su niños.. crudo.. crudísimo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s