UN FELIZ ACONTECIMIENTO

Por: Mario Arango Escobar.

RÉMI BEZANÇON

Nació en 1971 en París. Después de estudiar en La Escuela Superior de Realización Audiovisual (ESRA) y en la Escuela del Louvre, se dedica a la escritura de guiones y a la realización de cortometrajes, entre los cuales sobresalen “Little Italy” (1997) y  “Los Ladrones” (Les brigands, 2000).

Su primer largometraje  “Mi vida en el aire” (Ma vie en l’air) lo realiza en el 2005. Se trata de una comedia que narra la historia de un hombre, instructor de una línea aérea, cuyo miedo a volar le impidió seguir a la mujer que amaba.

En el 2008 realiza “El primer día del resto de tu vida” (Le premier jour du reste de ta vie). Historia que revisa la vida de un matrimonio y sus dos. El relato recoge cinco días, uno por cada miembro de la familia. Con este film Bezançon logra el reconocimiento de la crítica y además recibe nueve nominaciones a los Premios César, entre ellos Mejor Película, Mejor Director y Mejor Actor para Jacques Gamblin.

En el 2011, con base en la novela homónima de Eliette Abecassis, presenta “Un feliz acontecimiento” (Un heureux événement) la historia de una joven madre a quien le cuesta aceptar la llegada de su primer bebé. Esta cinta es la seleccionada para ver en el foro.

El año 2012 constituye una etapa importante en su carrera, ya que marca su incursión en el mundo de la animación con “Zarafa”. Una historia inspirada en un hecho histórico: Maki es un niño de diez años que ha entablado amistad con Zarafa, una jirafa huérfana, ofrecida por el pachá de Egipto al rey de Francia Carlos X para que le ayude a liberar Alejandría de los invasores turcos.

UN FELIZ ACONTECIMIENTO (2011). GÉNERO: DRAMA –COMEDIA. DURACIÓN: 107’. PAÍS: FRANCIA.

Dirección: Rémi Bezançon. Guión: Rémi Bezançon, Vanessa Portal (Novela: Eliette Abecassis). Intérpretes: Louise Bourgoin, Pio Marmaï, Josiane Balasko, Gabrielle Lazure. Título original: Un heureux événement. Fotografía: Antoine Monod. Música: Sinclair.

Sinopsis: el guión, escrito por el director y Vanessa Portal, adapta una novela de Eliette Abeccassis. La historia nos habla de lo que significa, para una joven pareja, la llegada de su primer bebé.

De forma poco usual, para el tema propuesto, Rémi Bezançon, nos introduce en el mundo afectivo y emocional que conlleva el nacimiento de un bebé. Y lo hace de manera realista, acertando en el equilibrio entre drama y comedia que imprime a la historia. Ya desde el mismo título, se advierte el tono de ironía en el tratamiento de la maternidad. Ciertamente, la película muestra, de manera precisa, cómo la llegada de un hijo, para unos padres primerizos, significa algo más que “una bendición de Dios” y nos devela la otra cara de la moneda: los efectos en el cuerpo y la salud emocional de la mujer y de la vida íntima de la pareja. El guión, muy bien construido, hace un recorrido  minucioso por todos los aspectos que ocurren en un embarazo, como si de un completo instructivo se tratara.

Con una narrativa ágil y fresca, el director divide la película en un antes y un después, separados por el momento del nacimiento del bebé. Durante la primera etapa, con un tono más cercano a la comedia, acompañamos a los futuros padres, enamorados, llenos de ilusiones y esperanzas. Luego del parto, la historia se aproxima al drama, y vemos a unos padres agobiados por este pequeño “monstruo” que desconocen, y cuyos requerimientos desbordan sus fuerzas y sus capacidades. La magnífica fotografía contribuye acertadamente, a subrayar estos cambios a través del manejo de colores: vivos para la primera parte, cuando la historia está llena de alegría y fríos y agrisados, cuando el drama se apodera de los protagonistas.

No obstante que la parte técnica está absolutamente bien resuelta (fotografía, edición, banda sonora), y que en este sentido Bezançon se erige como un realizador talentoso, su mérito principal, y también, por consiguiente, el de la película es el que tiene que ver con la dirección de actores. Indudablemente, en el apartado de las interpretaciones, sobresale el singular trabajo de Louise Bourgoin, quien encarna a la madre gestante, imprimiendo a su rol, la emoción e intensidad que éste requiere. Por su parte Pio Marmaï, en el papel de papá inmaduro, borda su papel con sobrada competencia, entregándonos una actuación plenamente convincente y natural. En cuanto a los secundarios, Josiane Balasko, logra una soberbia personificación como la madre de Barbara.

“Un feliz acontecimiento” es una película agridulce que se distancia del cine social y del realismo mágico. Asistimos a una historia, que desborda naturalidad y credibilidad. Pienso que su interés reside en que plantea, sin tabúes, temas como la maternidad y la paternidad, y que lo hace a través de una pareja contemporánea, que no está preparada para asumir la responsabilidad de criar a un hijo.

Finalmente, podríamos agregar que Bezançon, a través de esta pequeña película, propone reflexiones bastante interesantes sobre las diferencias emocionales que caracterizan a hombres y mujeres. En este sentido es posible que “Un feliz acontecimiento”, contribuya para que muchos hombres logren comprender a una madre primeriza. Igualmente, para que muchas mujeres comprendan lo que ocurre en la psiquis de un hombre que debe asumir, repentinamente, su rol de padre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s