CICLO DANIEL AUTEUIL/UN CORAZÓN EN INVIERNO

Por: Mario Arango Escobar.

Esta parte del semestre, terminando trimestre septiembre-diciembre de 2012, he programado un nuevo ciclo dedicado al célebre actor francés, Daniel Auteuil, en el cual se proyectaran diferentes largometrajes de diferentes directores para la discusión de nuestro foro. Daniel Auteuil ha trabajado en más de 70 películas, además de actuar en series para televisión y obras de teatro, un actor de oficio de tiempo completo. Elogiamos el cine de este carismático actor franco-argelino que actualmente está rodando “La trilogía Marsellesa: Fanny, Mario, César” (La trilogie marseillaise: Fanny, Marius, César). Trilogía en la que actúa, dirige y ha adaptado el guión de la obra de Marcel Pagnol.

DANIEL AUTEUIL

Nació en 1950 en Argel (Argelia). Creció en Avignon (Francia), rodeado de un entorno artístico. Sus padres fueron cantantes de ópera. A la edad de 20 años, viaja a Paris, y allí estudia Arte Dramático con François Florent. Se inicia como actor cinematográfico en 1975 con el film “La agresión” (L’agression) de Gérard Pirès al lado de Catherine Deneuve y Jean-Louis Trintignant.

A lo largo de su carrera, Daniel Auteuil se erige como uno de los nombres más representativos del cine francés y europeo, con varios reconocimientos a nivel de los certámenes más exigentes, como El Festival de Cine de Cannes, El Festival de Cine de Venecia, Los Premios BAFTA, El Festival Europeo de Cine. Igualmente, su desempeño actoral ha sido avalado por el público más refinado. Poseedor de una de las filmografías más interesantes y variadas, destacamos, entre sus films más importantes títulos como: “Jean de Florette” (1986) del director Claude Berri, su primer gran trabajo. Esta es la historia de un hacendado y su hijo que se unen para obligar a su vecino a dejar las tierras de su propiedad, con el fin de sacar provecho de ellas. Por su papel en este film obtiene el César al Mejor Actor y el Premio BAFTA al Mejor Actor de Reparto.

En 1992 trabaja con el director Claude Sautet, en la película “Un corazón en invierno” (Un coeur en hiver) drama que ausculta los caprichos del corazón y del amor. Por su papel, Auteuil obtiene el premio Felix como Mejor Actor en el Festival Europeo de Cine.

En 1993 comparte protagonismo con Catherine Deneuve en el film “Mi estación preferida”  (Ma saison préférée) de André Techiné  La película narra la historia de dos hermanos, que se reencuentran con motivo de la grave enfermedad de su madre.

En 1994 encarnó al Marqués de Sade en “Sade” de Benoît Jacquot.

Bajo la dirección de Patrice Chereau, participa en “La Reina Margot” (La reine Margot, 1994) Margot y Enrique (que algún día será rey de Francia) son hermanos. Ellos han sido forzados a contraer matrimonio para tratar de reconciliar a un país profundamente dividido a causa de la religión.

Su siguiente trabajo ocurre en el año 1995, protagonizando la película “Los ladrones” (Les voleurs) del director André Techiné. Partiendo de una muerte, la película retrocede en el tiempo varias veces, con distintos personajes narradores, por lo que los puntos de vista cambian y ofrecen visiones distintas, para reconstruir la noche del crimen.

En 1998, interviene en “El octavo día” (Le huitième jour) película de Javco Van Dormael, que narra la amistad con un joven con el síndrome de Down. Con este papel, Auteuil, obtiene el premio a la mejor interpretación masculina en el Festival de Cine de Cannes.

En el 2000 obtiene el César y el Premio Sant Jordi al Mejor Actor por “La Chica del Puente” (La fille sur le pont) de Patrice Leconte. La película nos presenta el encuentro fortuito entre Adele, una joven que quiere suicidarse saltando de un puente, y Gabor, un lanzador de cuchillos, que la hace desistir de acabar con su vida.

En el año 2003 protagoniza “El adversario” (L’adversaire, 2003) película de Nicole García. Se trata de una film basado en hechos reales, que cuenta la historia de Jean-Calude Romand, quien asesinó a su esposa, a sus hijos y a sus padres e intentó infructuosamente suicidarse.

Con el director Pierre Salvadori, protagoniza, en 2003  “Después de usted” (Après vous). Antoine se encuentra, casualmente, con un hombre que intenta ahorcarse, y logra salvarlo de la muerte. Luego de esto, se siente culpable de haber impedido que aquel extraño terminara con su vida. Como compensación, Antoine se propone hacer todo lo posible para que el frustrado suicida encuentre la felicidad.

Michael Haneke le encarga el protagonismo de su película “Caché/Escondido” (Caché, 2005) interpretando a un prestigioso presentador de televisión, que tiene una vida feliz con su esposa y su hijo. Sin embargo, su estabilidad y la de su familia se ven interrumpidas cuando empieza a recibir una serie de misteriosos videos.

En el 2006 interviene en la película “Mi mejor amigo (Mon meilleur ami) de Patrice Leconte, en la cual encarna a un anticuario, lleno de buenos amigos, que tiene el reto de buscarle a su socia, alguien que se convierta en su mejor amigo, ya que ella carece de amistades verdaderas.

Con el director Jean Becker protagoniza la aclamada “Conversaciones con mi jardinero” (Dialogue avec mon jardinier, 2008). Un artista deja la gran ciudad para refugiarse de sus problemas en la casa campestre donde creció. Allí se reencuentra con un viejo conocido, el jardinero que le enseñará a descubrir el verdadero sentido de la vida y del arte.

En el 2011, bajo la dirección de Zabou Breitman, interviene en la película “La quise tanto” (Je l’aimais). El film cuenta la historia de una joven que ha roto con su novio, y se refugia en el padre de éste, para contarle lo que ha sucedido. Después de escucharla, el hombre le cuenta una historia sorprendente que tiene que ver con su pasado.

También del 2011, es su participación en el film de Jacques Maillot “La piedra que sangra” (La mer à boire) que trata de un empresario que ha perdido el respaldo financiero de los bancos, y debe emprender una ardua tarea para proteger el patrimonio que ha construido a través del tiempo.

Para comenzar el ciclo presentamos “Un corazón en invierno” trabajo en el que observamos tanto el talento de Auteuil como el de su director francés Claude Sautet.

CLAUDE SAUTET

Nació en París en 1924. Desde muy joven sintió atracción por las disciplinas artísticas como la pintura, la escultura y la música. Antes de interesarse por el cine, estudió pintura artística y escultura. Posteriormente, ingresó en el Instituto de Altos Estudios Cinematográficos de París, donde se forma como director cinematográfico.

Debuta en la gran pantalla con el film “Buenos días sonrisa” (Bonjour sourire!,1955) protagonizado por Louis de Funès.

En 1960 realiza “A todo riesgo” (Classe tous risques) con la participación de Jean Paul Belmondo y Lino Ventura. La película es una adaptación de la novela de  José Giovanni y en ella se nos cuenta la historia de un conocido criminal italiano que huye a Francia con su familia eludiendo así una orden de arresto y la condena a muerte. Le acompaña su fiel amigo, otro conocido criminal perseguido por la justicia.

Su siguiente trabajo, “Armas para el Caribe” (L’arme à gauche, 1965) no cuenta con la misma aceptación que su anterior película, motivo por el cual el director se siente fracasado y decide hacer un paréntesis en su carrera.

En 1969, Sautet se asocia con Jean-Loup Dabadie, quien escribe el guión de su siguiente obra: “Las cosas de la vida” (Les choses de la vie) que le hizo conocer internacionalmente y que significó el retorno de Romy Schneider al cine. La historia tiene que ver un hombre que, en una encrucijada de la vida, pasa revista a la relación que ha mantenido con dos mujeres.

Posteriormente, en 1971, presenta “Max y los chatarreros” (Max et les ferrailleurs) basada en la novela del mismo título de Claude Néron. Tres años más tarde, realiza “Vincent, François, Paul y los otros” (Vincent, François, Paul… et les autres, 1974) un drama sobre un grupo de amigos y sobre los valores de la vida: amistad, matrimonio, trabajo. Con un reparto estelar: Yves Montand, Michel Piccoli, Gérard Depardieu, Serge Reggiani y Stéphane Audran.

“Mado” de 1976 con Michel Piccoli, un hombre de negocios encuentra en el juego su futuro, cuando su socio se suicida por la bancarrota. Su rival le ofrece comprar su compañía, pero éste encuentra la solución a sus problemas en Mado, una prostituta.

“Una historia simple” (Une histoire simple) en 1978 dirige a Rommy Schneider en este drama en el que una mujer de 38 años divorciada, decide dejar a su amante.

“Un mal hijo” (Un mauvais fils, 1980) donde Bruno sale de la cárcel buscando trabajo y una vida, llegando primero al apartamento de su padre. Luego en 1983, dirigió “Mesero!” (Garçon!) trabajando con el célebre actor Yves Montand.

“Algunos días conmigo” (Quelque jours avec moi, 1988) trabajó con Auteuil. Pero sería, “Un corazón en invierno” (Un coeur en hiver, 1992) uno de sus films más apreciados por la crítica y el público; consagrando a Sautet como uno de los directores franceses más importantes en la cinematografía francesa. Con esta obra obtuvo el León de Plata en el Festival de Cine de Venecia, a la mejor dirección y el Cesar, también como mejor director.

“Nelly y el señor Arnaud” (Nelly & Monsieur Arnaud, 1995) fue su última producción, con la cual obtuvo, nuevamente, el Premio Cesar al mejor director.

Murió en París en el año 2000.

un corazón en invierno

UN CORAZÓN EN INVIERNO (1992). GÉNERO: DRAMA. DURACIÓN: 105’ PAÍS: FRANCIA.

Dirección: Claude Sautet. Guión: Claude Sautet, Jacques Fieschi, Jérôme Tonnerre. Intérpretes: Emmanuelle Béart, Daniel Auteuil, André Dussollier, Brigitte Catillon, Maurice Garrel, Myriam Boyer, Elizabeth Bourgine, Stanislas Carré de Malberg, Jean-Luc Bideau. Título original: Un coeur en hiver. Fotografía: Yves Angelo. Música: Maurice Ravel.

Sinopsis: historia de dos amigos, que trabajan fabricando y reparando instrumentos de cuerda. Un día, uno de ellos conoce a una joven violinista, de la cual está profundamente enamorado. Pasado un tiempo, la muchacha conoce al amigo de su novio, y queda gratamente interesada por él, a tal punto, que decide replantearse su relación…

La película se inicia con una voz en off, mediante la cual conocemos la personalidad de Stephane (Daniel Auteuil), un hombre ensimismado, que prácticamente vive solo para su trabajo de afinador. Acto seguido nos devela cómo es su relación con su amigo y compañero de trabajo. Ambos han estructurado un mundo donde todo aparece perfecto, hasta que llega un tercer personaje, Camile (Emmanuelle Béart) que pone en jaque este minucioso universo.

Apoyándose en un sólido guión, Claude Sautet nos cuenta, con gran sensibilidad, una historia que para nada es novedosa. Sin embargo, su talento como realizador estriba en la forma de abordar este relato y en el excelente estudio que hace de la psicología de los personajes principales. La narrativa de la película llama la atención por la acertada manera en que van unidas cada una de las secuencias, lo que nos permite comprender el intricado proceso de la seducción.  Y Satutet se toma su tiempo, desgranando la trama sutil y lentamente. Haciendo uso de unos diálogos profundos y muy bien cuidados. Manteniendo nuestro interés desde el principio hasta el final, nada predecible por cierto.

La música, que ocupa un sitio privilegiado en esta película, es empleada de manera muy acertada, no sólo como puente entre secuencias, sino que sirve para hablar de los sentimientos de los personajes. Recuérdese el momento en el que Stephane, después de su primera visita a Camile, para comprobar cómo ha quedado el violín que él ha reparado, la música que lo acompaña “habla” de ese sentimiento que la joven violinista ha despertado en  su espíritu. De igual manera, Camile se sirve de la música, en su manera de tocar el violín, para expresar los diversos estados de ánimo que vive a lo largo de la película.

La fotografía de Ives Angelo, hace uso de colores fríos y tonos sombríos, acordes al carácter, igualmente sombrío de Stephane.

El maravilloso trabajo actoral de Daniel Auteuil queda de manifiesto al ofrecernos una caracterización contenida, convenciendo con su personaje, lleno de matices, que incluso logra incomodarnos, con esa frialdad tan acentuada. Su contrapunto perfecto está en Emmanuelle Béart, quien trasmite, con gran sensibilidad sus emociones y hace creíbles sus ejecuciones de los fragmentos de las Sonatas y del Trío de Maurice Ravel.

El buen gusto por los detalles, tanto en la puesta en escena como en el vestuario, el maquillaje, hacen de “Un corazón en invierno”, una película llena de refinamiento, llena de emociones: amor, cariño, afecto, celos. Una película que llega al espectador y le hace sentir ese gélido invierno que Stephane alberga en su corazón.

Premios:

1992: Venecia: León de plata (mejor director) y FIPRESCI.                   1992: Premios David di Donatello: Mejor film extranjero, actor (Auteuil) y actriz (Béart).                                                                                           1993: Nominada Premios BAFTA: Mejor Película Extranjera.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s