EL OCTAVO DÍA

Por: Mario Arango Escobar.

JACO VAN DORMAEL

Nació en 1957 en Ixelles (Bélgica). Durante algunos años trabajó como payaso, y más tarde hizo teatro para niños. Pero lo precario de estas ocupaciones, y las escasas ganancias económicas que le reportaban, le llevarían a estudiar fotografía. Su hermano, el músico Pierre Van Dormael, le introduce posteriormente en el mundo de la televisión, para la que rueda distintos documentales que a la vez le sirven de aprendizaje. Esta experiencia le llevará a ser contratado como director de films publicitarios, terreno en el que adquirirá una gran fama en Bélgica.

En 1991 escribe y dirige “Totó el héroe” (Toto le héros). Esta película narra la odisea de un anciano, recluido en un geriátrico, que intenta reconstruir su vida desde el momento en que, según cree, fue cambiado por otro niño en el hospital donde nació. El film participó en la Quincena de los Realizadores del Festival de Cannes y obtuvo cuatro premios Félix de la Academia del Cine Europeo.

Su siguiente película, “El octavo día” (Le huitième jour, 1996), muestra el interés del director en denunciar los problemas que deben afrontar las personas con síndrome de Down, y las incomprensiones familiares y sociales que padecen. En esa misma línea ha colaborado también en una campaña publicitaria contra las minas antipersonas, puesta en marcha por organizaciones internacionales no gubernamentales. Sus protagonistas conquistaron el galardón a los mejores actores en Cannes.

En el 2009 realiza “Vidas posibles de Mr. Nobody” (Mr. Nobody) que narra la historia de Nemo, un niño de padres separados que debe elegir con cuál de los dos prefiere quedarse.

Fuente: texto extraído de http://www.mcnbiografias.com

EL OCTAVO DÍA

Por: Mario Arango Escobar.

EL OCTAVO DÍA (1996). GÉNERO: COMEDIA-DRAMA. DURACIÓN: 113’ PAÍS: BÉLGICA.

Dirección y guión: Jaco Van Dormael. Intérpretes: Daniel Auteuil, Pascal Duquenne, Miou-Miou, Sabrina Leurquin, Isabelle Sadoyan, Henry Garcin, Michèle Maes, Laszlo Martin. Título original: Le huitème jour. Fotografía: Walther Van Den Ende. Música: Pierre Van Dormael

Sinopsis: La película narra el encuentro casual entre Harry (Daniel Auteuil), un ejecutivo obsesionado por el trabajo, que acaba divorciarse, y George (Pascal Duquenne), un muchacho huérfano con síndrome de Down, que vive interno en una institución para niños especiales. Una vez que sus mundos se cruzan, los dos encontrarán una manera diferente de vivir.

El film se inicia con una voz en off, la de George, que va narrando su concepción de la creación del mundo. En esta introducción, su universo, lleno de fantasía se pone de manifiesto y al mismo tiempo conocemos cuáles son sus deseos, sus gustos, y como transcurre su vida. Seguidamente, ingresamos en mundo de Harry, lleno de normas, de orden, sin casi tiempo para sí mismo o para su familia. Van Dormael, también autor del guión, hace gala de su talento y de su capacidad de observación, al construir unos personajes perfectamente bien estructurados, acompañados de un entorno apropiado que ha dibujado con esmero.

El director belga nos presenta a estos dos personajes totalmente diferentes, con modos de vida que se oponen, pero que también llegarán a complementarse, cuando el trágico y accidentado encuentro entre ellos ocurra.

En un comienzo la relación que se establece entre Harry y George es bastante tensa. Para el ejecutivo no es fácil dar cabida al mundo desordenado y fresco del adolescente, pero finalmente, termina por aceptarlo. A partir de este momento, Harry se dará cuenta que la vida que lleva, rígida, normativa, ha sido permeada por la magia de George. Igualmente aprenderá a valorar lo que realmente importa, como el amor hacia los seres queridos. Por su parte, Harry también aprenderá a acercarse a su amigo, a comprender sus frustraciones, su necesidad de afecto.

A medida que la película transcurre, los dos personajes van profundizando su conocimiento mutuo. Harry conocerá que Georges está solo, que su madre ha muerto, y que la única hermana que tiene no puede hacerse cargo de él. De otro lado, descubrirá que posee valores y cualidades que lo hacen un ser digno de su amistad. Para George, contar con un amigo como Harry significa tener a alguien en quien confiar, con quien reírse, o con quien suplir la ausencia de su mamá.

La narración intercala la realidad, con momentos de pura fantasía, perfectamente reconocibles, pues están ambientados con luces fuertes, y en y los cuales se oyen las canciones de Luis Mariano. Son momentos llenos de magia y emotividad,  que nos muestran a George hablando con su madre, contándole sus cuitas, sus miedos y sus deseos.

Notable es el acierto del director en el equilibrado contrapunto que logra al dosificar, de manera precisa, el drama y el humor, logrando que  “El octavo día” sea una historia al mismo tiempo dura y trágica, pero también cómica y divertida.

En cuanto a la dirección de actores, encuentro a un realizador con sobrado talento, en especial en lo que tiene que ver con la extraordinaria actuación que logra de Pascal Duquenne, en el papel de George. Si bien en la vida real es un joven con síndrome de Down, que ha recibido formación en teatro, su interpretación es digna de todo elogio. Al respecto, las palabras de Van Dormael: “El trabajar con Pascal Duquenne no supone ni mayor ni menor dificultad que con un actor normal, pues él es actor. Al contrario, he aprendido de él una importante lección: la exigencia capital de trabajar a gusto para trabajar bien. Lo cual significaría no capricho sino sinceridad. Se trabaja con convicción cuando lo que se hace es verdad, y se hace a conciencia; si no, no”

Con respecto a Daniel Auteuil, decir que, de nuevo, su interpretación de Harry demuestra su formación actoral, y esa capacidad mimética suya, que lo hace uno de los actores franceses más destacados.

Mención especial para el logrado final. Vemos a Harry con sus hijas, en un entorno totalmente diferente al del pasado. Está narrándoles la creación del mundo de manera similar a la que hace George al inicio de la película. Pero en su versión, está el octavo día, ese en el cual el creador se preguntó si todo estaba perfecto…y entonces fue cuando creó a George. ¡Hermoso punto final!

Premios:

1996: Cannes: Premio de interpretación (ex-aequo para Daniel Auteuil y Pascal Duquenne).

1996: Globos de oro: Nominada Mejor película de habla no inglesa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s