EL ADVERSARIO

Por: Mario Arango Escobar.

NICOLE GARCÍA

Nació en 1946 en Argelia. A los 15 años emigra con sus padres, andaluces de origen, a Paris, donde estudia filosofía y al mismo tiempo toma cursos de arte dramático. Inicialmente, después de terminar sus estudios, se dedica a la actuación en teatro, y posteriormente en cine. Ha participado en películas de destacados directores como Bertrand Tavernier, Alain Resnais, Claude Sautet, entre otros.

En 1985 debuta como directora, realizando su primer cortometraje “Quinze août”. En 1990, se decide por el largometraje, y dirige “Los caminos del corazón” (Un week-end sur deux). Narra las peripecias que Camille, una joven actriz, debe sortear para visitar a sus hijos, que están al cuidado de su exmarido.

Su siguiente trabajo, “El hijo preferido” (Le fils préféré) data del año 1994. Se trata de un drama que indaga en las relaciones de una familia burguesa, y el enfrentamiento entre hermanos y padres por asuntos de dinero.

En 1998, presenta “Place Vendôme”. Con el trasfondo del negocio oscuro de los diamantes, cuenta la historia de una mujer alcohólica que tras la muerte de su esposo, un reputado joyero, se encarga del negocio familiar como una forma de enfrentar su adicción.

“El adversario” (L’adversaire, 2002), adaptación de la novela homónima de Emmanuel Carrère. Película que analizamos en nuestro cineclub.

En 2006, presenta “Selon Charlie”. Suele decirse que todo hombre se topa con su historia una vez en la vida. ¿Pero cómo reconoce uno la suya cuando pasa? Tres días. Siete hombres que se entrecruzan, creen salvarse… bajo la mirada de un niño, Charlie.

En el 2007 protagonizó “Ma place au soleil” del director Eric de Montalier, narra la historia de tres parejas y un soltero, de edades y clases sociales diferentes, que evolucionan para bien o para mal de manera imprevisible mientras buscan a toda costa el camino que lleva a la felicidad.

“Vista al mar” (Un balcon sur la mer, 2010). La película narra las aventuras de un vendedor de propiedad raíz, que una noche cree encontrarse con Cathy, su amor de juventud. Sin embargo, inesperadamente la mujer desaparece, y el hombre empieza a preguntarse quién era en realidad esta misteriosa muchacha.

Su último film hasta el momento, “Il est parti dimanche” de ficción, se encuentra en post producción y será estrenado en el 2013. En el dirige a Louise Bourgoin actriz que vimos en la película de Rémi Benzaçon “Un feliz acontecimiento”.

EL ADVERSARIO

EL ADVERSARIO. (2002). GÉNERO: DRAMA. DURACIÓN: 129’. PAÍS: FRANCIA.

Dirección: Nicole García. Guión: Jacques Fieschi, Frédéric Bélier-García, Nicole García (Novela: Emmanuel Carrère). Intérpretes: Daniel Auteuil, Géraldine Pailhas, François Cluzet, Emmanuelle Devos, Bernard Fresson, François Berléand. Título original: L’adversaire. Fotografía: Jean-Marc Fabre. Música: Angelo Badalamenti.

Sinopsis: El 9 de enero de 1993, en una localidad francesa en la frontera con Ginebra, Jean-Claude Roman (38 años), un supuesto médico que decía trabajar en la Organización Mundial de la Salud, mató a su mujer, a sus hijos y a sus padres, pero sobrevivió a su intento de suicidio. Sobre este sonado suceso, que conmocionó a la sociedad francesa, la actriz y directora Nicole García, construye este oscuro y perturbador film.

Si bien, la historia ya había sido llevada a la gran pantalla por Laurent Cantet en “El empleo del tiempo”, hay marcadas diferencias entre las dos versiones. Para Cantet, el interés que se percibe en su film, es el de ámbito laboral, dejando en segundo plano todo lo que tiene relación con ese peso amargo de la mentira que el personaje principal arrastra como un pesado fardo.

García, en cambio, ahonda de manera profunda en la angustiosa experiencia que significa ocultar un secreto difícil de sobrellevar. Esta opción le permite configurar un relato más real, más fiel a la historia, y sobre todo más emotivo.

Desde las primeras imágenes, percibimos la atmósfera oscura y sombría que permea todo el film. La cámara enfoca al protagonista (Daniel Auteuil), y centra su mirada sobre esa mancha que aparece en su vestido. Una mancha que metafóricamente, habla de la mentira, de ese secreto inconfesable que este hombre lleva sobre sus hombros.

Haciendo gala de su talento, la directora estructura su relato de una manera muy novedosa. Apenas iniciado el metraje, nos damos cuenta que la tragedia ya ha ocurrido, cuando  Jean-Marc Faur (Daniel Auteuil), llega a su apartamento. Nadie le responde a sus llamados, y mientras tanto, recoge los restos de unos platos quebrados. En este momento, la narración inicia una alternancia temporal a través de flashbacks que nos hablan del pasado; unidos magistralmente con flashforwards que nos llevan al tiempo de la investigación. Esta manera de darnos a conocer los acontecimientos, es, sin duda, uno de los pilares fundamentales de la propuesta de García.

Otro acierto de la realizadora gala, tiene que  ver con la forma en la que, como aventajada alumna de Hitchcock, imprime y mantiene el suspenso a lo largo de toda la película. A éste propósito, contribuye de manera muy adecuada, la hermosa música de Angelo Badalamenti, que subraya la angustia emocional del protagonista.

Punto aparte para la interpretación de Daniel Auteuil. Impresionante su capacidad mimética para asumir un personaje que es a la vez varios: Jean-Marc Faur que vive con su familia, que tiene encuentros clandestinos con una amante, o el que simplemente pasa el día llenando las horas que no llena un trabajo que no posee. Total demostración de porqué, Auteuil es considerado, como uno de los actores más importantes del cine europeo.

Con ecos del cine de Chabrol, Nicole García no se conforma con una película bien realizada. Aprovecha esta cruda historia para propinar una dura crítica a la sociedad burguesa, esa misma que con su fachada de aparente normalidad, se erige en cómplice de lo que ocurre en la pantalla. No es posible encubrir una mentira durante 18 años, sin la complicidad de un entorno familiar y social  que lo posibilite.

Premios:

2002: Festival de Cannes: Nominada a la Palma de Oro (mejor película).
2002: César: 5 Nominaciones.

Desde mi punto de vista, lo sobresaliente de la película -o, más bien, de la historia que nos muestra- es la ABSOLUTA FALTA DE COMUNICACIÓN entre todos los protagonistas. Más allá de si el tipo es un psicópata, o lo que sea, ¿alguien puede -con honestidad- afirmar que a lo largo de 18 años un ser querido puede engañarnos hasta tal punto?
Creo que el gran mensaje de la película es la SOLEDAD, la falta de compromiso con el que tenemos al lado:

Todos los personajes muestran la comodidad de vivir en la superficie, sin sumergirse jamás en las profundidades del alma.
Si siempre es conmovedor el llanto de un hombre, la escena del desgarrado estallido en lágrimas de Auteuil es más dolorosa que una puñalada de hielo: ¿se puede concebir que la mujer no lo acoja en sus brazos, sólo por consolarlo aunque no sepa por qué?, ¿se puede concebir que a la mañana siguiente ni siquiera le pregunte por qué lloró la noche anterior?… Los interminables segundos que demora esa mano para apenas rozar el pelo de esa cabeza agobiada, es una de las escenas más espeluznantes que he visto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s