LA QUISE TANTO

Por: Mario Arango Escobar.

ZABOU BREITMAN

Nació en 1959, en París. Hija del comediante Jean-Claude Deret, creció en un entorno teatral. Después de ser una reconocida actriz de cine, trabajando para directores como Yves Boisset, Pierre Jolivet, Diane Kurys y Remi Bençazon entre otros; optó por la realización cinematográfica.

En el año 2001, escribe y dirige la película “Acordarse de cosas bellas” (Se souvenir des belles choses), con  la cual obtuvo el César a la mejor obra de ficción. Es la historia de amor entre una chica y un hombre mayor, ambos con problemas de pérdida de memoria.

“El hombre de su vida” (L’homme de sa vie, 2006) es su siguiente film, en el cual nos narra la relación entre un hombre casado y su vecino gay.

Posteriormente, en el año 2009, presenta “La quise tanto” (Je l’aimais), película que ha sido la elegida para la presentación de nuestro cineclub.

Su útlimo trabajo, hasta la fecha, es “No et moi” (2010). La película narra el encuentro entre Lou, una chica de tan sólo trece años, y Nora de 18, una prostituta callejera, que terminan siendo más que amigas…

LA QUISE TANTO. (2009). GÉNERO: DRAMA. DURACIÓN: 112’. PAÍS: FRANCIA.

Dirección: Zabou Breitman. Guión: Zabou Breitman, Agnès De Sacy (Novela: Anna Gavalda). Intérpretes: Daniel Auteuil, Marie-Josée Croze, Florence Loiret Caille. Título original: Je l’amais. Fotografía: Michel Amathieu. Música: Krishna Levy.

Sinopsis: Chloé, acaba de ser abandonada por su esposo. Sumida en la depresión ante la pérdida, su suegro la acoge durante un fin de semana, para brindarle consuelo. Sin embargo, la catarsis termina siendo protagonizada por Pierre, quien sorprenderá a su nuera con un secreto que lo atormenta hace tiempo.

Estructurada como un gran flashback, la película se inicia en el presente, con la llegada de Chloé (Florence Loiret), sus dos pequeños hijos y Pierre (Daniel Auteuil), a la cabaña en la cual pasarán el fin de semana. Al calor de unos vinos, el suegro escuchará atento las confidencias de Chloé. Seguidamente, y como en un gesto de solidaridad, y tratando de aligerar la tragedia de su nuera, Pierre le hablará de una mujer a la que amó con toda su alma. Aquí la película hace un cambio de tiempo, y nos lleva al pasado.

El cambio temporal nos introduce en una historia de amor, y hace que los papeles entre Chloé y Pierre se inviertan. Ahora, ella es la que escucha. Sin duda, un acertado recurso de la directora, que por un lado sirve para crear una ruptura de la tensión narrativa, y de otra parte le sirve para “jugar” con el manejo del tiempo, y llenar de interés y suspenso su historia. Destaca la destreza y buen pulso de la Breitman para componer, con gran sutileza,  estas transiciones entre uno y otro de los tiempos narrativos,

Este ir venir del presente al pasado es perfecto para un actor como Auteuil. Nuevamente el actor francés, se luce con una interpretación, que le exige modular sus emociones, su gestualidad, su mirada para convencer en la representación de los dos seres opuestos que conviven en Pierre: el que se deja llevar por los arrebatos amorosos y el que vive en un presente lleno del recuerdo de un amor perdido.

Al lado de Auteuil, como un complemento maravilloso, aparece la figura de una actriz, Marie-Josée Croze, en el papel de Mathilde, que cautiva, además de por su belleza, por una interpretación de notable calidad. La química que se establece entre ambos actores, confiere a la película uno de sus puntos más fuertes, y habla del talento de la realizadora francesa a la hora de dirigir actores.

Otro punto a destacar del film que nos ocupa, es su cuidada puesta en escena, concretamente, el recorrido por los espacios públicos de  Hong Kong, donde ocurre la mayor parte del romance que Pierre y Mathilde viven, y al que sirve de acompañamiento una banda sonora llena de notas evocadoras de otra gran historia de amor, que en su momento llevó a la pantalla el gran director Wong Kar-wai: “Con ánimo de amar”.

“La quise tanto” es, en apariencia, una hermosa historia de amor, pero en el fondo, de lo que nos habla la película es de la importancia que en nuestras vidas tiene el saber tomar decisiones acertadas. Pierre, tuvo que resignarse a una vida vacía porque en su momento no tuvo el valor de optar por ese llamado del amor verdadero. No tuvo el valor para arriesgarse, eligiendo la estabilidad de un matrimonio por conveniencia. Ahora, debe afrontar un presente vacío, lleno de frustraciones.

Anuncios

Un pensamiento en “LA QUISE TANTO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s