MI PADRE Y MI HIJO

Por: Mario Arango Escobar.

ÇAĞAN IRMAK   

Nació en 1970 en Seferihisar, (Turquía). Estudió Radio, TV y cine en la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Ege. Durante sus estudios universitarios, realizó los cortometrajes, Masal (The Tale) y  Kurban (The Sacrifice), por los cuales recibió el Premio Sedat Simavi. Después de graduarse en 1992, trabajó en cine y televisión como asistente de dirección, para algunos de los más reconocidos realizadores turcos.

Es autor de la serie de televisión “Good Morning Brother Istanbul”, que también dirigió, y que fue emitida en su país entre 1998 y 2001, recibiendo una gran acogida por parte del público y de la crítica especializada.

En el año 2001 realiza su primer largometraje,”Deséame suerte” (Bana şans dile). El film aborda las consecuencias, que en los adolescentes, acarrea la violencia y la incomunicación familiar.

Su siguiente film, “Todo sobre Mustafá” (Mustafa hakkinda hersey), data del año 2004. Es la historia de Mustafá, un hombre con su vida perfectamente organizada y feliz. Sin embargo, en un trágico accidente, su esposa muere, cambiando radicalmente su existencia.

Posteriormente, escribe y dirige “Mi padre y mi hijo” (Babam Ve Oglum, 2005), trabajo con el cual obtuvo los premios de la Asociación de escritores de cine Turco, a la Mejor Película, Mejor Guión y Mejor Director. Este film es el tema de el foro semanal.

En el año 2008 realiza “Solo” (Issiz Adam). Drama romántico que nos narra la relación entre una joven y un chef, que sin apenas conocerse, se enamoran y deciden tener una vida en común.

“En la oscuridad” (Karanliktakiler) del año 2009, es su siguiente película. Historia de un hombre maduro, que debe soportar el mundo opresivo al que es sometido, por una madre con problemas mentales.

Su último film hasta el momento, “Sleeping Princess” (2010). Comedia dramática, acerca de un bibliotecario cuya apacible vida se trastoca con la llegada de un nuevo vecino y su hija de 10 años.

MI PADRE Y MI HIJO (2005). GÉNERO: DRAMA. DURACIÓN: 108’. PAÍS: TURQUÍA.

Dirección y guión: Çağan Irmak. Intérpretes: Çetin Tekindor, Fikret Kushan, Hümeyra, Serif Sezer, Yetkin Dikinciler, Binnur Kaya, Özge Özberk, Halit Ergenç, Tuba Büyüküstün, Mahmut Gökgöz, Bilge Sen, Ege Tanman, Erdal Tosun, Nergis Çorakçi, Can Senozan. Título original: Babam Ve Oglum. Fotografía: Ridvan Ülgen. Música: Evanthia Reboutsika.

Sinopsis: Después de la muerte de su esposa, a causa del nacimiento de su primer hijo, Zadik, un periodista anarquista que vive y trabaja en Estambul, decide regresar a su pueblo natal.  El reencuentro con su familia servirá para sanar heridas del pasado, y asegurar cierto bienestar para el niño.

Estamos ante una película cercana, de tono costumbrista, que llega directamente al espectador. La historia nos remite a épocas pasadas, en las cuales la vida sencilla y la unión familiar, marcaban el discurrir de la existencia. En este sentido, la película tiene marcadas  reminiscencias del cine clásico italiano, cuyo protagonista principal era el grupo familiar.

Çağan Irmak logra una propuesta ciertamente interesante, hecho que se advierte desde las primeras imágenes. El tono dramático de las secuencias iniciales, logra sacudir al espectador. De la mano del director, asistimos a esos momentos trágicos, en los cuales, Zadik (Çetin Tekindor)  el protagonista, lucha desesperadamente por salvar la vida de su mujer, que acaba de parir. Este clima duro y doloroso va a conservarse durante todo el metraje, con un poco menos de intensidad, gracias a los toques de humor que el director ha logrado insertar con mucho acierto.

La manera como el realizador logra desarrollar su historia, intercalando pasado y presente de manera muy novedosa, hacen que la narrativa sea ágil y capte el interés del espectador.

Todo un acierto, la inclusión de elementos llenos de fantasía, que el niño protagonista vive y sueña, como una manera de explicarse y elaborar el duelo por la pérdida de sus padres. Este recurso y la manera como está tratado, hablan de una gran sensibilidad por parte de Çağan Irmak, para acercarse al mundo de la infancia.

Un guión compacto y bien estructurado, espléndidamente puesto en escena, es el respaldo para el grupo de actores que encarnan a unos personajes, llenos de humanidad, muy bien dibujados. Sus interpretaciones son naturales, realistas, convincentes, y denotan la competencia del realizador a la hora de dirigir actores.

La fotografía plasmada en imágenes naturalistas, de colores intensos, y con un manejo espléndido de la luz, contribuye a resaltar la atmósfera realista del relato.

En cuanto a la banda sonora, decir que particularmente la música, a cargo Evanthia Reboutsika (quien obtuvo el premio a la mejor banda sonora, en el Festival de Cine de Berlín), confiere un aire evocador, lleno de nostalgia, muy apropiado para el tema del film.

Para destacar algunas escenas, como la proyección de la película casera, que nos llevan directamente a ese entrañable clásico, como lo es “Cinema Paradiso”. Igualmente, llenas de poesía, las secuencia finales, en las cuales el niño conversa con su papá.

“Mi padre y mi hijo”, una película sencilla, pequeña, casi humilde, proveniente de un país sin mayor tradición en la realización cinematográfica. Sin alardes de las superproducciones, una verdadera joya, de un director digno de tenerse en cuenta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s