UN FUNERAL DE MUERTE

Por: Mario Arango Escobar.

173049.CA.0706.frankoz.4.CMCFRANK OZ

Nació en 1944 en Hereford (Inglaterra).  A los 5 años, emigró a los Estados Unidos. Sus padres ambos titiriteros lo apoyaron para completar sus estudios de periodismo en el Oakland City College. Pero sus ambiciones de ser periodista cambiaron al encontrarse con Jim Henson, a los 19 años.

Oz comenzó como titiritero de Jim Henson, conocido mundialmente por ser el creador de los Muppets y sus películas “Cristal oscuro” (The Dark Crystal, 1982) y “Dentro del laberinto” (Labyrinth, 1986). Oz es quien ha dado vida a los personajes de la cerdita Miss Piggie, el oso Fozzie o Lucas, el Monstruo Comegalletas, entre otros. Es el creador del icónico Yoda de la saga de “La guerra de las galaxias” (1980 y 1983) de George Lucas.

Debutó en la codirección con Jim Henson en la película “Cristal Oscuro” (The Dark Crystal, 1982). En esta cinta todos los personajes son marionetas y está narrada en otro planeta, en otra era. Hace 1.000 años, el cristal oscuro fue dañado por uno de los Urskeks. Se inicia así una era de caos y oscuridad dominada por su terrible yugo. También codirigió con Henson “Los Muppets se toman Manhattan” (The Muppets take Manhattan) en 1984. Hizo pequeños papeles en algunas películas y con su voz interpretó varios personajes en películas como “Zathura” (2005), “Monstruos S.A.” (2001) y en la nueva trilogía de “La guerra de las galaxias” (1999, 2002 y 2005).

En 1986 dirige “La casita de horrores” (Little Shop Horrors) donde un tonto floristero encuentra su oportunidad para el triunfo y el romance con la ayuda de una planta carnívora que exige ser alimentada. Luego vendrían “Dos pícaros sinvergüenzas” (Dirty Rotten Scoundrels, 1988) y “Qué pasa con Bob?” (What About Bob?, 1991). Comedias con buena aceptación. En sus comienzos contó con la participación de actores como Bill Murray, Richard Dreyfuss, Steve Martin, Goldie Hawn y Michael Caine.

En 1992 realiza “Esposa por sorpresa” (Housesitter). que narra como un arquitecto recientemente abandonado por su novia conoce a una camarera que es confundida con su esposa. Pronto, el rumor se extiende y ambos se verán obligados a continuar con la farsa.

“La llave mágica” (The Indian in the Cupboard). Una cinta de fantasía y aventuras en donde de los muchos regalos que Omri recibe con motivo de su cumpleaños, dos de los que parecen menos interesantes, resultan los más mágicos, y harán que el niño viva emocionantes aventuras… realizada por Oz en 1995.

En 1997, dirigió la comedia “Dentro o fuera” (In & Out) donde retrata los problemas de “salir involuntariamente, del armario”, en la piel de un profesor de un tranquilo pueblecito americano, al que un antiguo alumno le declara homosexual, públicamente, en vísperas de su boda. Le mereció la nominación al Oscar, por mejor actriz secundaria a Joan Cusack. “Bowfinger, el director chiflado” vendría en 1999, otra comedia que satiriza las dificultades de hacer cine en el mundo de Hollywood.

En el 2001 dirigió, su primer thriller “Un golpe maestro” (The Score). Donde un ladrón profesional, proyecta un robo tan complejo que se ve obligado a buscar la ayuda de un hábil cómplice, vulnerando así la regla de oro de su trabajo: actuar siempre solo.

“Las mujeres perfectas” (The Stepford Wives) en 2004. En Stepford todas las mujeres son perfectas en su aspecto físico, en las tareas que realizan y en todo lo que a un hombre le pueden hacer feliz. Pero tras esta idílica imagen se esconde un oscuro secreto. Esta película, se convirtió después en una famosa serie de televisión.

“Un funeral de muerte” (Death at a Funeral) dirigida por Oz en 2007. Película elegida para analizar en el foro.

death-at-a-funeral-3UN FUNERAL DE MUERTE (2007) GÉNERO: COMEDIA NEGRA. DURACIÓN: 90’. PAÍS: REINO UNIDO.

Dirección: Frank Oz. Guión: Dean Craig. Intérpretes: Matthew Macfadyen, Keeley Hawes, Andy Nyman, Ewen Bremner, Daisy Donovan, Alan Tudyk, Jane Asher, Kris Marshall, Rupert Graves, Peter Vaughan, Thomas Wheatley, Peter Egan, Peter Dinklage. Título original: Death at a Funeral. Fotografía: Oliver Curtis. Música: Murray Gold.

Sinopsis: El padre de Daniel y Robert ha muerto y la familia se prepara para oficiar su funeral. Todo debe estar acorde con el prestigio social del difunto, y por tanto Daniel se ha esmerado en que todo esté previsto. Sin embargo, poco antes de iniciar la ceremonia, empiezan a surgir situaciones inesperadas que la familia debe conjurar para que todo salga como está previsto.

Desde los créditos iniciales, el director británico nos sitúa, de manera muy original, en el tono de la historia. Mediante una representación animada, vemos el recorrido que el coche fúnebre realiza para llegar al lugar donde se realizarán las exequias del difunto. Una vez allí, Daniel, el hijo mayor, se sorprende al comprobar que el cadáver que acaba de llegar no es el de su padre. En este momento, no queda duda alguna sobre las intenciones del realizador, que en esta oportunidad retoma elementos de la más tradicional comedia británica.

Paulatinamente, familiares y amigos del difunto empiezan a llegar al lugar de la ceremonia, y con ellos, las situaciones del más negro humor se suceden sin parar, y la risa irrumpe en medio de la sala. Toda esta atmósfera cómica surge por el bien logrado contraste entre el imperturbable rostro de quien está al frente del ritual, Daniel, magnífico Matthew MacFadyen, y los desconcertados asistentes que no salen de su asombro ante lo que está ocurriendo.

Demuestra Frank Oz, su talento en la dirección de actores, ya que si bien MacFadyen y su personaje sirven de hilo conductor a toda la historia, lo cierto es que todo el grupo de actrices y actores realiza un trabajo admirable; añadiendo cada uno, un toque de humor al relato. Admirable el personaje de Peter, el misterioso enano que nadie parece conocer, encarnado magistralmente por el talentoso actor Peter Dinklage, quien tiene a su cargo unos de los momentos más divertidos de todo el film.

Igualmente destacable, el sólido guión, con un argumento bastante sencillo, que no deja ningún cabo suelto, y resuelve acertadamente, todas las subtramas de la historia. El espacio donde ocurre la película, bastante reducido, está muy bien utilizado, y en ningún momento entra en contradicción con el tono de comedia.

En cuanto a la banda sonora, a cargo del compositor ingles Murray Gold, sobresalen las melodías alegres y animadas que acompañan permanentemente todas las situaciones que ocurren, contribuyen de manera perfecta a crear el ambiente hilarante del film.

“Un funeral de muerte”, no obstante ser una película británica, tiene elementos que la hacen muy universal. No sólo por los personajes que vemos en pantalla y las situaciones en las que se ven involucrados, con las que todos nos podemos identificar. El film plantea reflexiones en torno a los sentimientos humanos que se desprenden del logrado discurso que finalmente, Daniel pronuncia en honor a su padre.