DETACHMENT

Por: Mario Arango Escobar.

tony-kayeTONY KAYE

Nació en 1952 en Londres (Inglaterra). Sus inicios están relacionados con el mundo de la publicidad, en el cual es ampliamente reconocido. Además de director de películas de ficción, también realiza videos musicales, comerciales para la televisión y propuestas de arte contemporáneo. Igualmente ha incursionado en el género del documental, en el cual merece especial mención “Lake of Fire”, un proyecto que él mismo financió y que cubrió el debate sobre el aborto en los Estados Unidos.

Su primer largometraje fue “American History X” (1998) una notable y crítica representación de los movimientos racista juveniles existentes en Norteamérica.

En el año 2009 realiza “Black Water Transit”, adaptación de la novela homónima de Carsten Stroud que relata la historia de un naviero que trata de evitar la cárcel a su hijo drogadicto.

“Detachment” (2012), película que presentamos en el foro.

DetachmentDETACHMENT/DESAPEGO. (2011). GÉNERO: DRAMA. PAÍS: ESTADOS UNIDOS. DURACIÓN: 97’.

Dirección: Tony Kaye. Guión: Carl Lund. Intérpretes: Adrien Brody, Christina Hendricks, Sami Gayle, Marcia Gay Harden, James Caan, Lucy Liu, Bryan Cranston, Blythe Danner, William Petersen, Tim Blake Nelson, Renée Felice Smith, Isiah Whitlock Jr., Doug E. Doug. Fotografía: Tony Kaye. Música: The Newton Brothers.

Sinopsis: Henry Barthes es un profesor que va de colegio en colegio haciendo suplencias. En esta oportunidad debe enfrentarse a un grupo especialmente conflictivo, sin embargo ya está acostumbrado a manejar grupos semejantes; por eso como siempre, se toma su trabajo muy en serio y tratará de que sus nuevos alumnos aprendan, además de contenidos curriculares, a enfrentar un mundo que es bastante hostil…

Mezclando varios géneros cinematográficos, Tony Kaye imprime a este film una narrativa bastante novedosa. En efecto, en el inicio de la película asistimos a lo que podríamos llamar un pseudo-documental, en el cual varios personajes cuentan cómo llegaron a ser profesores. Seguidamente, Mr Brathes (Adrien Brody), el protagonista, comienza a dialogar con un interlocutor invisible. Esta conversación permanecerá por todo el resto del metraje, y estará acompañada de animaciones de dibujos infantiles sobre un tablero y de pequeños flashes que nos muestran imágenes alusivas a la infancia del señor Brathes. Todos estos datos están perfectamente integrados al núcleo central del relato, como lo es la estadía del profesor sustituto en su nuevo colegio, y la interacción con sus alumnos y compañeros de clases. Al margen de todo esto encontramos una sub-trama en la cual aparece Erica, la prostituta que el profesor se encuentra en la calle y a la que decide ayudar.

Esta estructura narrativa, que hace de “Detachment” una obra ágil, que logra capturar al espectador, encuentra en el grupo de actores un complemento preciso. Sobresale entre todos, Adrien Brody con una interpretación que corrobora su talento, ya mostrado y reconocido en “El pianista” (Roman Polanski, 2002). Destacable también el rol de prostituta, asumido por Sami Gayle (Erica), y finalmente meritorio el debut de Betty Kaye, interpretando a Meredith.

Estamos ante una obra compleja, que no se queda en la mera historia del protagonista, sino que a través de las relaciones que éste establece, nos sumerge en el tema de la problemática que padece el sistema educativo actual. De otro lado, el propio señor Brathes, representa ese vacío y esa apatía que los estudiantes muestran frente a la escuela, el desinterés que los padres demuestran frente a sus hijos, y el por último el desinterés de los profesores por la verdadera esencia de la enseñanza.

Este clima de indiferencia está enfatizado por una banda sonora que pone un tono de melancólica belleza a una fotografía en la que predominan los colores fríos y agrisados.

La figura del profesor actúa como guía, no sólo para los estudiantes, sino también para el espectador. A través de esas secuencias en las cuales el personaje de Adrien Brody, habla a la cámara (y a nosotros), para contarnos sus vivencias como maestro, y lo que ellos significa, pero además para hablarnos de sus traumas, de sus ideales. De esta manera parece cuestionarnos al compartirnos sus reflexiones: ¿Por qué no hay una formación previa que nos ayude a educar a nuestros hijos? Por qué existe gente que siempre busca fastidiar a las personas buenas, más no a las malas como ellos? ¿Por qué no se busca leer si es una manera de estimular nuestra imaginación? ¿Qué están haciendo actualmente los padres con sus hijos, en casa? ¿Es que no se entiende que las personas quieren hablar, ser miradas, escuchadas? ¿Es que no se entiende que todos somos iguales, que sentimos dolor y tenemos problemas en nuestras vidas?

Este mundo que de manera tan realista retrata Tony Kaye, tiene un final absolutamente acorde con la historia de “Detachment”. Adrien Brody, lee un fragmento de “La caída de la casa Usher’”, de Poe, al tiempo que imágenes del instituto vacío, ruinoso, aparecen en la pantalla, como una metáfora del estado de ánimo próximo al desapego. Un final que muestra lo dura que puede ser la existencia, pero que también nos invita a tener esperanza en un mundo mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s