WHALE RIDER

Por: Mario Arango Escobar.

Niki CaroNIKI CARO

Nació en 1967 en Wellington (Nueva Zelanda). Se gradúo en Artes Plásticas en la Escuela Elam de la Universidad a Auckland en 1988. Tiene un Máster en Bellas Artes de la Universidad de Swinburne en Melbourne.

Su primer acercamiento al arte fue a través de la escultura en metal, pero luego optó por el cine. Su aprendizaje de este medio fue autodidacta, y todo lo aprendió a través de la lectura de libros especializados en el tema. Inició su carrera como cineasta, realizando series y cortometrajes para la televisión. Su primera experiencia fue dirigiendo la serie de televisión “Another Country”.

Su cortometraje, Sure to Rise (1994), fue nominado a la Palma de Oro en el Festival de Cine de Cannes. En 1996, su cortometraje “Footage” partició en la selección oficial del Festival de Cine de Venecia.

Su primer largometraje “Memoria y deseo” (Memory & Desire) (1997), narra la historia de una mujer que debe sobreponerse a la muerte de su esposo, pocos días después que ocurre la boda. Con esta película, Caro obtuvo el Premio Especial del Jurado en los Premios de Cine de Nueva Zelanda.

Pero fue su segunda película “Whale Rider” (Jinete de ballenas), la que le dio a conocer internacionalmente, recibiendo más de 50 premios internacionales, incluyendo premios del público en prestigiosos festivales internacionales como Toronto y Sundance. Este film lo analizamos en el cineclub.

En “Tierra de hombres” (North Country) (2005). Cuando fracasa su matrimonio, una mujer con dos hijos regresa a su pueblo y se enrola en una mina, donde debe soportar la convivencia con un grupo de hombres que no la tratan nada bien.

Después de hacer North Country, Caro volvió a Nueva Zelanda para escribir y dirigir la película “The Vintner’s Luck” (2009). Un drama romántico de fantasía, ambientado en la Francia del siglo XIX. El film gira alrededor de Sobran, un joven campesino productor de vino, y las tres figuras importantes de su vida – su hermosa esposa Celeste, la baronesa Aurora de Valday y un ángel llamado Xas.

whale27hWHALE RYDER/JINETE DE BALLENAS (2002). GÉNERO: DRAMA. PAÍS: NUEVA ZELANDA. DURACIÓN: 105’.

Dirección: Niki Caro. Guión: Witi Ihimaera. Intérpretes: Keisha Castle-Hughes, Rawri Paratene, Vicky Haughton, Cliff Curtis, Rawinia Clarke, Tammy Davis, Grant Roa, Mana Taumaunu, Rachel House. Fotografía: Leon Narbey. Música: Lisa Gerrard.

Sinopsis: una niña maorí resuelta a preservar las tradiciones de su pueblo, quiere heredar de su abuelo el liderazgo de la pequeña comunidad en que vive, pero éste no puede aceptar que sea una mujer la elegida para este objetivo.

Las primeras secuencias del film que tienen como telón de fondo las hermosas imágenes del mar, y la voz en off de la niña protagonista, nos sumergen en el universo de la tribu maorí y la leyenda sobre sus antepasados. Una leyenda que daría origen a la novela de Witi Ihimaera, sobre la que está basada la película.

En la pequeña población de Whangara, los indígenas maoríes, aseguran que proceden de Paikea, un mítico ser que naufragó en el mar y que a lomo de una ballena que lo rescató, finalmente llega a Nueva Zelanda. Esta antigua creencia sobre el origen de su tribu, confiere una singular importancia a los varones, particularmente a los primogénitos, quienes están destinados a convertirse en los jefes de su comunidad.

Cuando ocurre el nacimiento de Pai, no hay alegría en su familia. Su padre llora la pérdida de su esposa y de su hijo varón. El abuelo, atado a las tradiciones, ve cómo la esperanza de un sucesor se ha esfumado.

No obstante el rechazo de su abuelo, que no considera a su nieta merecedora de tomar el liderazgo de su pueblo, la niña está convencida que ella está destinada a sucederle en su papel de jefe. Su lucha y obstinación para ser aceptada por su familia, sin que ello implique sumisión,  serán el motor de la historia.

La directora neozelandesa construye su relato mediante una narrativa sencilla, de ritmo sosegado y tranquilo. No hace uso de grandes escenarios, ni de sofisticados efectos especiales, y sus actores son casi desconocidos.

En medio de todo el reparto de actores y actrices, sobresale, sin lugar a dudas, la niña Keisha Castle-Hughes (Paikea) quien logra una interpretación emotiva y convincente que la hizo merecedora a la nominación a los Premios Oscar como mejor actriz. Igualmente destacables son las  actuaciones de  Vicky Haughton, y Rawiri Paratene en el papel de abuela y abuelo de Paikea, respectivamente.

Dentro del apartado técnico, mención especial merece el trabajo de fotografía a cargo de Leon Narbey, quien con imágenes de una singular belleza y cuidada composición, nos hace partícipes del paisaje exótico de Nueva Zelanda.

De otro lado, la exquisita banda sonora compuesta por Lisa Gerrard, en la que se funden de manera perfecta los cantos de las ballenas, con los cantos tradicionales de la cultura maorí, constituyen un trasfondo perfecto a esta bella historia.

Aunque aparentemente muy sencilla, “Jinete de ballenas” es una película que nos propone reflexiones muy profundas. Además de introducirnos en las tradiciones y la cultura maorí, nos invita a reflexionar en la importancia que significa luchar por la identidad de nuestros pueblos.

Algo que está muy bien expresado en el film, es el significado y la fuerza que tienen los esfuerzos colectivos, sin importar si el líder es hombre o mujer, para conseguir las metas de la comunidad. Un concepto que queda plasmado en las bellas imágenes que muestran a jóvenes y viejos, hombres y mujeres, remando, bajo las órdenes de la joven lidereza. Preciosa metáfora que cierra la película.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s