LA POSTURA DEL HIJO

Por: Mario  Arango Escobar.

netzer1-crop-644x416

CALIN PETER NETZER.

 Nació en 1975 en Petrosani (Rumanía). En 1983 viaja con su familia a Alemania. Regresa a su tierra natal en 1993, y empieza sus estudios de cine en La Academia de Cine de Bucarest, donde se gradúa en 1999.

Una vez culminados sus estudios, realiza algunos cortometrajes y en 2003 presenta su ópera prima  “Maria”. Basada en una historia real, narra cómo una mujer, acosada por  una precaria situación económica, y con un esposo alcohólico, opta por la prostitución para poder asegurar su supervivencia y la de sus seis hijos. El film gana el Premio Especial del Jurado en el Festival de Cine de Locarno, Suiza, en 2003.

“Medalla de honor”/ Medalia de onoare (2012): Ion, un hombre mayor, recibe equivocadamente una medalla de oro por su heroísmo durante la II Guerra Mundial, una etapa de su vida que casi no recuerda. Este reconocimiento hace que Ion reflexione acerca de su vida pasada.

La postura del hijo”/ Pozitia copilului (2013) película que presentamos en nuestro cineclub.

 childspose

 LA POSTURA DEL HIJO/ POZITIA COPILULUI (2013). GÉNERO: DRAMA. PAÍS: RUMANÍA. DURACIÓN 112’.

Dirección: Calin Peter Netzer. Guión: Razvan Radulescu, Calin Peter Netzer. Intérpretes: Luminita Gheorghiu, Bogdan Dumitrache, Florin Zamfirescu, Natasa Raab, Ilinca Goia. Fotografía: Andrei Butica. Música: Varios.

Sinopsis: Barbu, un hombre de 32 años, atropella a un niño que horas después muere a causa del accidente. Como consecuencia de lo ocurrido, Barbu deberá pagar una condena de hasta 15 años en prisión. Sin embargo, su madre, Cornelia, hará uso de sus influencias para evitar, a toda costa, que su hijo vaya a  la cárcel.

La película se inicia con una secuencia, en la cual Cornelia (Luminita Gheorghiu), y su hermana Olga, conversan y hablan sobre Barbu (Bogdan Dumitrache), y es evidente lo mucho que a Cornelia le molesta la relación de su hijo con una mujer separada. El rodaje está hecho en un solo plano, con la cámara en mano, lo que le confiere a la escena un tono totalmente documental, casi como si la protagonista estuviera hablando directamente a la cámara, respondiendo una entrevista. De otro lado, la utilización de la  cámara al hombro, traslada a las imágenes toda la  tensión que se vive en esta conversación. Hábilmente, el director rumano esboza desde esta breve introducción, el verdadero conflicto que vamos a ver en pantalla.

Días después de la gran celebración del cumpleaños de Cornelia, se conoce la noticia de que Barbu ha resultado implicado en un accidente de tránsito donde ha muerto un adolescente. Este acontecimiento es el detonante de la verdadera trama de la historia.

A partir de este momento conoceremos realmente quién es Cornelia. Una mujer que sabiendo el peligro en el que se encuentra su hijo, hará todo lo que esté a su alcance para evitar que éste vaya a prisión. Acude a sus influencias, intenta cambiar la declaración del testigo…ofrece dinero a la policía.

Pero en este turbio panorama, Cornelia no está sola. Dinu Laurentiu (Vlad Ivanov), el otro conductor implicado en el accidente, es el compendio del hombre oportunista y sin escrúpulos, que conoce claramente los intereses de la madre de Barbu, y la manipulará a su antojo.

La historia avanza y lo que el guión va develando es una complicada relación materno-filial, enfermiza, casi patológica. En un lado tendríamos a una madre dominante que está convencida de que puede manejar a todos los que están a su alrededor. En el otro extremo estaría Barbu, un hombre inseguro, sobreprotegido, manipulador. Un hombre que no asume sus responsabilidades de adulto. Un vividor que sólo piensa en su madre en términos de dinero.

Al margen del tema central (la relación madre e hijo), Netzer aprovecha la historia para presentarnos, de manera crítica, esa sociedad rumana posterior al comunismo, en la que las desigualdades sociales, el tráfico de influencias y la corrupción son el denominador común. Retrato extraordinario de los nuevos ricos rumanos, prepotentes, convencidos que todo les está permitido.

Apoyándose en un guión dramático y compacto, y excelentemente bien escrito por  Razvan Radulescu y el propio director, “La postura del hijo”  captura,  desde las primeras secuencias, el interés del espectador. Interés que se acrecienta a medida que el metraje avanza.

Pero el verdadero motor de la película es la interpretación sobria y realista de Luminita Gheorghiu que realmente se luce con su interpretación de Cornelia, y deja claro por qué es considerada una de las mejores actrices europeas del momento.

La película podría pensarse como un proceso de expiación de los errores de todos los personajes, especialmente de Cornelia y de Barbu. Antes del magistral final, ambos personajes tienen la oportunidad de sincerarse. Cornelia habla de las “cualidades de su hijo” y éste por su parte, asume finalmente su responsabilidad, en un plano final contundente, donde las imágenes hablan por sí solas. ¡Imprescindible!

Premios:

2013: Festival de Berlín: Oso de Oro (mejor película).

2013: Premios del Cine Europeo: Nominada a mejor actriz (Luminita Gheorghiu).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s