CUERVOS

Por: Mario Arango Escobar.

..2007 TORUN FOT: WOJCIECH KARDAS / AGENCJA GAZETA

DOROTA KEDZIERZAWSKA

Nació en Łódź (Polonia) en 1957. Se graduó en la Escuela Nacional de Cine de Łódź en 1981. Posteriormente estudió dirección de cine en Moscú.

Realiza su primer largometraje, “El fin del mundo/Koniec swiata” en 1988. Emotiva y realista aproximación a la existencia rutinaria de una pareja de ancianos que llevan juntos varios años.

En 1991 realiza “Diablos, Diablos/ Diabły, Diabły”. Es la historia de una adolescente llamada Mała y su primera experiencia de amor, que coincide con la llegada al pueblo de una tribu de gitanos.

“Cuervos/Wrony” (1994). Película que presentamos en nuestro cineclub.

“Nada/Nic” (1998). Una humilde mujer tiene tres hijos y está embarazada. Tiene miedo, pues su esposo no quiere otro hijo.

“Yo soy/Jestem” (2005). Kundel es un niño que escapa de un orfanato para encontrarse con su madre, pero ésta lo rechaza, por lo que el pequeño tiene que emprender una dura lucha por sobrevivir.

“Tiempo de morir/ Pora umierac” (2007), película que presentamos en nuestro cineclub. Poética mirada a los últimos años de una mujer mayor, que comparte su mundo y sus recuerdos con su fiel perra.

“Mañana será mejor/ Jutro bedzie lepiej” (2010). Crónica de tres niños solos que tienen un deseo común: alcanzar la frontera y cruzar hasta ese lugar que, para ellos, representa la promesa de una nueva vida.

CROWS

CUERVOS/ WRONY (1994). GÉNERO: DRAMA. PAÍS: POLONIA, DURACIÓN: 66’.
Dirección y guión: Dorota Kedzierzawska. Intérpretes: Karolina Ostrozna, Kasia Szczepanik, Malgorzata Hajewska, Anna Prucnal. Fotografía: Arthur Reinhart. Música: Wlodzimierz Pawlik.

Sinopsis: La película nos cuenta la historia de una niña, solitaria y carente de afecto. Un día cualquiera, decide secuestrar a una pequeña, y hacerse pasar por su madre…
De nuevo, Dorota Kedzierzawska nos deslumbra con este film sobre la falta de amor. Una obra con la cual reitera su dominio del lenguaje cinematográfico, y en la cual deja su sello personal e inconfundible.

Es tal la riqueza de “Cuervos”, que resulta bastante difícil traducir en palabras las imágenes, que la directora polaca emplea para contarnos esta preciosa historia.
Podría afirmar que todos los elementos de este film han sido tratados con el mayor sentido de la estética. Pensemos por ejemplo en la luz; Arthur Reinhart ha realizado un trabajo memorable. El equilibrio de luces y sombras confiere a las imágenes un trasfondo de gran poesía. Recordemos los atardeceres en la playa, las escenas nocturnas, y sobre todo esa luz que incide en los rostros de las dos niñas protagonistas…de una belleza indescriptible.

Otro punto en el que Dorota se erige como una gran directora, es justamente el que tiene que ver con las interpretaciones de las dos pequeñas (grandes) actrices. La naturalidad con la que asumen sus correspondientes roles, nos sorprende y nos hace cómplices de sus aventuras. Son tan convincentes sus actuaciones que hasta el más desprevenido de los espectadores, terminará identificándose con ellas. Estas pequeñas son el centro de la historia, y a través de ellas, de su mirada, percibimos su mundo, sus falencias, sus sueños, sus pequeñas alegrías.

Una historia sencilla, pero que en las manos de esta maravillosa directora, adquiere una dimensión artística y conceptual que la acerca a la obra de arte. Imprescindible!!!!!

UNA VIDA SENCILLA

Por: Mario Arango Escobar.

arts-entertainment_05_temp-1315385096-4e672f08-620x348

ANN HUI

Nació en Manchuria (China) en 1947. Desde el año 1952, vive en Hong Kong, donde se gradúa en Literatura Inglesa. Posteriormente estudia dirección cinematográfica en London International Film School. Regresa a su país natal en 1975, donde se inicia como asistente de dirección y realiza sus primeros trabajos para la televisión.
Sus inicios en la gran pantalla datan del año 1979, cuando realiza “El secreto / The Secret”, un film basado en un caso real de asesinato. Pero su verdadero reconocimiento como directora ocurre en 1982 con su film “Boat People”, película en la cual aborda las dificultades económicas y sociales de los inmigrantes vietnamitas, tras la Guerra de Vietman.

En 1990 realiza “The Song of Exile”. Película autobiográfica en la que la directora Ann Hui habla de la relación con su madre.

“Ah Kam” (1996). Una actriz no admite que un hombre sea su doble, por lo tanto deciden que su doble sea Ah Kam. A partir de ahí su carrera como stunt woman comenzará, y no solo eso, también su relación con sus compañeros.
“Ban sheng yuan” (1997). Melodrama sentimental ambientado en el Shanghai de los años treinta, que retrata la relación entre una joven trabajadora de una factoría de Shanghai y el hijo de unos ricos comerciantes de Nanjin.

“Laam yan sei sap” (2002). Lam es un profesor que enseña su gran pasión, la literatura china. Casado desde hace veinte años, con dos hijos adolescentes, el matrimonio de Lam parece perfecto a ojos de los demás, pero nada más lejos de la realidad.

“Tin shui wai dik ye yu mo “ (2009). Basada en un suceso real, la historia gira en torno a la familia de un hombre desempleado, su joven esposa y sus dos hijas gemelas. Exploración de la difícil situación de la clase más baja y sus desventajas sociales.

“Duk haan chau faan” (2010). Dos mujeres que han sido pareja en un pasado, se vuelven a descubrir enamoradas cuando están, ambas, embarazadas de dos aventuras heterosexuales diferentes.

“Una vida sencilla/ Tao jie”. Película que presentamos en nuestro cineclub
“The Golden Era” (2014). Aproximación a la vida de la escritora Xiao Hong, una de las figuras femeninas más importantes de la china contemporánea.

Ann Hui es una de las realizadoras más representativas del cine de Hong Kong. Pertenece a la Nueva Ola (que surge a finales de los años setenta), ingeniosamente definida por el cineasta Allen Fong como una «generación que tuvo suerte»: nacida tras la guerra, en un periodo de bonanza cultural y económico, alimentados de cine —la única diversión de la época— y los primeros en estudiarlo en el extranjero y en aprovecharse del auge de la televisión.

00194327

UNA VIDA SENCILLA / TAO JIE (2011). GÉNERO: DRAMA. PAÍS: HONG KONG. DURACIÓN: 117’.

Dirección: Ann Hui. Guión: Susan Chan, Roger Lee. Intérpretes: Deannie Yip, Andy Lau, Wang Fuli, Qin Hailu, Eman Lam, Anthony Wong Chau-Sang, Hui Pik-Kei, Elena Kong, Chapman To, Sammo Hung Kam-Bo, Tsui Hark, Ning Hao, Raymond Chow. Fotografía: Nelson Yu Lik-Wai. Música: Law Wing-fai.

Sinopsis: La película nos introduce en los últimos años de una mujer que entregó su vida como empleada al servicio de una familia. Ahora que está vieja y enferma, encuentra la recompensa a su abnegada tarea en la persona de Roger, uno de los miembros de la familia que estuvo a su cuidado.

La reconocida cineasta china Ann Hui, adaptando una historia real y haciendo honor a la mejor tradición del cine chino, nos ofrece un drama que impacta por la gran sensibilidad y emotividad de la historia. Con una narrativa que privilegia lo esencial, construye una obra de gran pulcritud formal, centrándose en relatar lo cotidiano de la vida de los protagonistas.

Es claro el interés de la directora de crear una película de personajes, más que de situaciones. Por eso desde las primeras imágenes, el film se articula sobre la relación de los dos personajes principales, que aún manteniendo las distancias, conserva también el vínculo afectivo, cercano, cariñoso.

La trama surge en el momento en que la vieja empleada cae enferma, y la directora se apoya en este recurso para invertir los roles de los personajes. Desde este momento, será Roger (Andy Lau) quien cuide de Ah Tao (Deanie Yip). Sin estridencias, con toques de humor muy fino, la historia avanza a un ritmo pausado y tranquilo. Las notas del piano, refuerzan con su lirismo los momentos más emotivos de la historia.

Para poder comprender a los personajes, y apreciar la película, debemos tener presente que se trata de cine oriental. En aquellas latitudes, las personas tienes formas diferentes de expresar los sentimientos. A diferencia de nuestra cultura, allí lo hacen a partir de gestos, miradas, o silencios. De otro lado, no es bien visto, para los orientales, hacer demostraciones de afecto en público. Por eso, algunas escenas nos pueden parecer demasiado frías, o poco expresivas. Pero es parte de su cultura.

Uno de los puntos fuertes de “Una vida sencilla”, es, sin lugar a dudas, el magnífico trabajo de la pareja protagonista. Destaca Deannie Yip que logra conmover, incluso al espectador más indiferente, con su interpretación, llena de expresividad y de ternura. Por su trabajo en esta película obtuvo la Copa Volpi a la mejor actriz en el Festival de Cine de Venecia. En cuanto a Andy Lau (Roger), también da muestra de un gran talento actoral, pues nos ofrece un personaje bastante complejo, humano, lleno de matices.
Estamos ante un film que traspasa las barreras de lo local, y se erige en una obra de carácter universal, que rinde tributo a todas esas personas, especialmente mujeres, que dedican su vida a cuidar y a llenar de amor a los demás. Una historia de amor y gratitud…

Premios:
2011: Festival de Venecia: Copa Volpi a la Mejor actriz (Deanie Yip).