EDISON, EL HOMBRE

Por: Mario Arango Escobar.

edison-the-man

EDISON, EL HOMBRE / EDISON, THE MAN (1940). GÉNERO: DRAMA-BIOGRÁFICO. PAÍS: ESTADOS UNIDOS. DURACIÓN: 107’.

Dirección: Clarence Brown. Guión: Talbot Jennings, Bradbury Foote. Intérpretes: Spencer Tracy, Rita Johnson, Lynne Overman, Charles Coburn, Gene Lockhart , Henry Travers. Fotografía: Harold Rosson. Música: Herbert Stothart.

Sinopsis: Clarence Brown nos presenta un emotivo recorrido por la vida de uno de los inventores más  geniales de la historia de la humanidad: Thomas Alva Edison.

Las primeras imágenes nos sitúan en el New York de 1929, mostrándonos a Edison, que ya es un anciano de más de ochenta años, participando en un homenaje que le ofrecen las autoridades de la ciudad.

Después de una breve presentación, y antes de que Edison se dirija a los asistentes, el director nos traslada, a través de un magnífico flash-back, a la época en la que, siendo un muchacho de 22 años, llega a la legendaria New York, con el sueño de encontrar un mundo propicio para desarrollar todas las inquietudes que bullen en su alma juvenil.

Con base en un guión muy sólido, Clarence Brown nos introduce en la historia de este hombre infatigable, siempre deseoso de contribuir al bienestar del ser humano. El interés del cineasta se centra en mostrarnos, con bastante realismo, todas dificultades que Edison tuvo que pasar para hacer realidad sus sueños. Igualmente, conocemos la tenacidad y la constancia que siempre animaron al inventor a lo largo de su vida. Y Brown lo hace utilizando un lenguaje intimista y cálido, que caracteriza su  riquísima filmografía.

La acertada dirección de actores, y el magnífico trabajo interpretativo de Spencer Tracy, en una excepcional actuación como Edison, le confieren al film una calidad indiscutible y al mismo tiempo contribuyen a darle la credibilidad necesaria a la historia.

La hermosa fotografía en blanco y negro y la cuidada iluminación de cada fotograma, recrean muy bellamente la nostálgica ciudad de New York en la que sucede el relato.

Algunas escenas para el recuerdo. La propuesta de matrimonio “telegráfica”. El despido de los trabajadores y su regreso al otro día, como si nada hubiera pasado. La maravillosa secuencia que recrea el momento en el que el notable inventor, en compañía de su esposa, asomados a una ventana, asiste al encendido del alumbrado público.

“Edison, el hombre”, una apasionante película, en la que Clarence Brown no sólo rinde un homenaje a este insigne hombre que fue Thomas Alva Edison. Es también una muestra de los valores de un pueblo, el americano, en los que Brown siempre creyó y que están presentes en toda su filmografía.

Premios

1940: Nominada al Oscar: Mejor Historia.

 

Anuncios

CANCIÓN DE AMOR

Por: Mario Arango Escobar.

6679805_1029075343

CLARENCE BROWN

Nació en 1890 en Clinton (Massachusetts), Estados Unidos. Se graduó como ingeniero en la Universidad de Tenesse. En 1913 decide ingresar al mundo del cine, como ayudante de dirección de Maurice Tourneur, substituyéndole en algunos planos de El último Mohicano” (1920) al sufrir el realizador titular, un accidente.

Después de trabajar  durante dos años como director para la  Universal, en 1926 ingresa a la Metro Goldwyn Mayer, donde trabajará hasta su retiro profesional, que ocurre en 1953. En la MGM fue uno de los directores más reconocidos, dirigiendo a las grandes figuras de la época. Además de Greta Garbo, trabajó con Clark Gable, Joan Granwford, John Gilbert, Katharine Hepburn, Spencer Tracy, Rodolfo Valentino, etc.….

De su filmografía destacamos títulos inolvidables, como:

“El demonio y la carne/Flesh and the Devil” (1926). Una seductora mujer se interpone entre dos oficiales austriacos que la pretenden.

“Amor en venta/Possessed” (1931). Marian es una humilde muchacha de pueblo que llega a la gran ciudad para conseguir trabajo. Mark Whitney es un joven y entusiasta abogado que tiene, además, un prometedor futuro en la política. Marian y Mark se hacen amantes, pero no pueden casarse porque eso afectaría negativamente a la candidatura de Mark a gobernador. Entonces ella, para evitar el escándalo, asume una falsa identidad para poder continuar con el romance.

“Encadenada/Chained” (1934). Diane no puede decidir si le gusta Michael, a quien conoció en un viaje en barco, o Richard, el empresario casado que está tratando de olvidar.

“Anna Karenina” (1935). Siglo XIX, Rusia zarista. Adaptación de la novela homónima del escritor ruso Leon Tolstoi.

“Edison, el hombre/Edison, the Man” (1940). Mediante flashback, un Edison de 82 años narra su vida desde su llegada a Nueva York con 22 años, cuando ya empezó a hacer sus pinitos en el mundo de la invención.

“Canción de amor/Song of love” (1947). película que presentamos en nuestro cineclub.

Murió en 1987 en California (Estados Unidos).

song-of-love3

CANCIÓN DE AMOR/SONG OF LOVE (1947). GÉNERO: DRAMA BIOGRÁFICO. PAÍS: ESTADOS UNIDOS. DURACIÓN: 119’.

Dirección: Clarence Brown. Guión: Ivan Tors, Allen Vincent (Obra: Mario Silva & Bernard Schubert). Intérpretes: Katharine Hepburn, Paul Henreid, Robert Walker, Henry Daniell, Leo G. Carroll, Elsa Janssen. Fotografía: Harry Stradling. Música: Canciones: Peter de Rose.

Sinopsis: La película recorre la vida familiar y musical de Robert y Clara Shumann.

Luego de los créditos iniciales de la película, vemos una nota en la cual se nos informa que los guionistas se han tomado algunas libertades con respecto a la biografía de los dos músicos protagonistas, sin embargo, se puede constatar que el film sigue los hechos con gran apego a la realidad.

La historia se inicia en 1839, con un concierto de la pianista Clara Wieck en la Royal Ópera de Dresden. Como parte de los asistentes, notamos la presencia de  Augusto Federico II de Sajonia (a quien Clara dedica su intervención), en compañía  de su familia y del compositor Franz Liszt.

Finalizado el recital, Clara es ovacionada por el público, y para responder a esta demostración, decide interpretar una pieza musical de un compositor desconocido, en vez de la pieza de Liszt,  que su padre había seleccionado con anticipación. Con la seguridad que la caracterizaría, pide la venia de su majestad para interpretar “Escenas para niños” de Shumann, ante el asombro del compositor, que se encuentra en medio del público, y el enfado del padre de Clara. Terminado el concierto, Clara y Robert se abrazan, están llenos de amor…Unas secuencias más y ocurre el matrimonio de los dos jóvenes.

A partir de este momento, el film se centrará en la vida familiar de la musical pareja, y como es habitual en la filmografía de Brown, el romanticismo será el trasfondo que recorrerá esta intimista y sentida historia. Con el  sello personal del director, disfrutaremos de toques del más fino humor, que equilibran los momentos de drama, que claro está, también hicieron parte de la vida de los esposos Shumann. Algunas escenas para recordar. La decisión de quién matará la gallina, los primeros síntomas de la enfermedad de Robert, cuando está dirigiendo “Fausto”, o la declaración amorosa de Brahms ante Clara…

Con una narrativa sencilla y lineal, pero no por ello desprovista de un exquisito y esmerado manejo de los recursos cinematográficos, Clarence Brown nos ofrece una película llena de maravillosas piezas musicales, de los excelsos compositores Schumann, Brahms y Liszt que se convierten en un genuino deleite para cualquier espectador sensible.

Una fotografía exquisita en un blanco y negro que recorre todas las gamas de grises y blancos. Una puesta en escena bastante cuidada, aún en los más pequeños detalles. Y por supuesto, la magnífica banda sonora, son los puntos sobresalientes del apartado técnico.

En cuanto a lo que tiene que ver con el grupo de actores, Brown logra un nivel bastante alto en la dirección, y cada uno de los intérpretes borda a cabalidad su papel. Memorable la caracterización que Katherine Hepburn realiza de Clara Shumann. A su lado, también en un papel bastante convincente, lleno de matices, le acompaña Paul Henreid, como Robert Shumann.

“Canción de amor”, una obra en la que Clarence Brown, maestro indiscutible del cine clásico, dejó para la posteridad, su sello personal y su excepcional talento.

 

robert_schumann-561e710cc3a4ed11ab9eb6fc76214feb7e1c8516

Biografía de Robert Shumann

Nació el 8 de junio de 1810 en Zwickau, Sajonia.

Cursó estudios en las universidades de Leipzig y Heidelberg. En 1830 abandonó sus estudios de derecho para dedicarse exclusivamente a la música.

Estudió piano con el maestro alemán Friedrich Wieck, pero una lesión irreversible en uno de sus dedos terminó con su carrera como pianista. Se dedicó a la composición y a escribir sobre música. En 1834 fundó la revista musical Neue Zeitschrift für Musik, que editó hasta 1844. Se casó en 1840 con la pianista Clara Josephine Wiek, hija de su maestro. Permanecieron juntos hasta la muerte del compositor y tuvieron ocho hijos. En 1843 fue profesor del recién fundado Conservatorio de Leipzig.

Compuso ciento treinta y ocho canciones, entre las que se encuentran las colecciones de Liederkreis (con textos de Heinrich Heine y Joseph Eichendorff), Myrthen, Amor y vida (con texto de Adelbert von Chamisso), y Los amores del poeta (sobre textos de Heinrich Heine).

Sus composiciones para piano suelen ser expresiones musicales sobre estados de ánimo. Con excepción de la Fantasía en do mayor (1836) y los Estudios sinfónicos (1854), sus obras para piano son colecciones de piezas cortas. Además del Carnaval, compuso Mariposas (1829-1832), Escenas de niños (1838), Kreisleriana (1838) y Álbum para la juventud (1848). Entre sus obras largas destacan la Sinfonía nº 1 (1841), el Quinteto para piano en mi bemol mayor (1842), el Concierto para piano en la menor (1845), la Sinfonía nº 2, la Sinfonía nº 3 Renana (1846), y el Trío para piano (1847).

En 1850 fue nombrado director musical en Düsseldorf, pero una enfermedad mental, que padecía desde la adolescencia, le hizo dimitir en 1854. Ese mismo año, tras un intento de suicidio, fue ingresado en una clínica para enfermos mentales en Enderich, cerca de Bonn, donde el 29 de julio de 1856 murió.

Tomado de : http://www.buscabiografias.com/

LA MUJER INVISIBLE

Por: Mario Arango Escobar.

ralph-fiennes-1620328115

RALPH FIENNES

Nació en 1962, en Ipswich (Inglaterra). Hijo de padre fotógrafo y madre escritora. Estudió pintura en la Academia de Bellas Artes de Chelsea. Posteriormente ingresa en la Real Academia de Arte Dramático de Londres. Una vez concluye sus estudios como actor de teatro, ingresa en Royal Shakespeare Company en 1988 convirtiéndose en el primer actor de la historia en recibir un Tony Award por interpretar a Hamlet.

En 1992, hizo su debut como actor de cine en la película “Cumbres Borrascosas”, una adaptación de la novela de Emily Brönte, que dirigió Peter Kosminski

Al año siguiente saltó a la fama internacional gracias a su aparición en la película de Steven Spielberg “La lista de Schindler” (1993), con la que consiguió ser nominado al Oscar en la categoría de mejor actor secundario.

Al año siguiente, bajo la dirección de Anthony Minghella, se convirtió en el protagonista de “The English Patient” (El paciente inglés), con el cual es nominado nuevamente en los premios Oscar.
Otros títulos de su carrera cinematográfica, como actor son: “El jardinero fiel” (2005), película dirigida por Fernando Meirelles. Harry Potter y el cáliz de fuego (2005), Harry Potter y la Orden del Fénix (2007), Harry Potter y las reliquias de la muerte (2010 y 2011).

En el 2008 estrenó “Escondidos en Brujas / In Burges” junto a Colin Farrell y Brendan Gleeson y más tarde se unió a Keira Knightley en “The Duchess” (La duquesa). De este mismo año es su participación en “El lector / The Reader”, dirigida por Stephen Daldry, “El Gran Hotel Budapest / The Grand Budapest Hotel” (2014) bajo la dirección de Wes Anderson.

En 2011, decide incursionar en la dirección y realiza “Coriolanus” (2011). Adaptación del “Coriolanus” de Shakespeare ambientada en la Roma contemporánea. “La mujer invisible / The Invisible Woman” (2013), su segundo trabajo como realizador. Esta película fue presentada en nuestro cineclub.

Actualmente, Ralph Fiennes es Embajador de UNICEF en el Reino Unido.

TIW-04369.NEF

LA MUJER INVISIBLE / THE INVISIBLE WOMAN (2013). GÉNERO: DRAMA. PAÍS: REINO UNIDO. DURACIÓN: 111’.
Dirección: Ralph Fiennes. Guión: Abi Morgan (Novela: Claire Tomalin). Intérpretes: Ralph Fiennes, Felicity Jones, Michelle Fairley, Kristin Scott Thomas, Tom Hollander, Perdita Weeks, Tom Burke. Fotografía: Rob Hardy. Música: Ilan Eshkeri.

Sinopsis: Adaptación de la novela de Claire Tomalin sobre los últimos años del escritor Charles Dickens y su relación con la joven Nelly Ternan, la amante que lo acompañó hasta el final de sus días.

La película se inicia con una frase del propio Dickens, en la que afirma que: “cada criatura humana se constituye para ser un secreto profundo y un misterio para los demás”. Estas palabras contienen el tema principal de esta historia.

Corre el año de 1885. Estamos en Margate, Inglaterra. Nelly Ternan (Felicity Jones), es una mujer casada con un buen hombre, tiene dos niños encantadores y su vida parece más que feliz. Sin embargo, a pesar del tiempo, su amor de juventud con Charles Dickens, es un recuerdo imborrable. Recuerdo que viene a la mente de Nelly al ensayar, con sus alumnos, una representación de una obra del escritor.

A través de sutiles flashbacks, asistimos al momento en el que los dos protagonistas se conocen. En ese entonces, Nelly era una jovencita de 18 años y Dickens (Ralph Fiennes) un hombre de 45 (casado y con 10 hijos) y uno de los escritores más admirados de Inglaterra. Para la cerrada e hipócrita sociedad victoriana, eran totalmente inaceptables, las relaciones extramatrimoniales, a tal punto que ni el propio Dickens, contó con la aprobación para vivir su romance prohibido. En consecuencia, Nelly tuvo que resignarse a ser totalmente invisible, y a amar al escritor, a escondidas.

Fiennes acierta al presentarnos el drama que viven estos dos amantes, de manera muy realista y sobria, alejándose de los tópicos sensibleros que caracterizan la mayoría de historias de este tipo.
Bastante bien logrado el trabajo de Fiennes, como director y como actor, encarnando un Dickens, que se debate entre la duda y la pasión. En cuanto a Felicity Jones, nos ofrece una interpretación contenida, llena de matices y bastante creíble.

Del apartado técnico hay que destacar la bien lograda ambientación que nos lleva al tiempo de la historia. Para tener en cuenta el vestuario (con esas pesadas telas) y todo el decorado de los ambientes. Llama la atención el papel pintado en las paredes, tan usado en la época.

Por su lado Rob Hardy, y su magnífico trabajo con la fotografía, para crear ese juego de luces y sombras que acompañan los momentos y estados de ánimo por los que tiene que pasar Nelly.

Con esta segunda oportunidad frente a la cámara, Fiennes se reivindica como un excelente director después de su regular “Coriolanus” y nos presenta una obra que nos acerca a una faceta totalmente desconocida del insigne escritor británico.

Charles-Dickens-9274087-2-402[1]

Biografía de Charles Dickens

Nació en 1812, en Portsmouth, Reino Unido. En 1822, su familia se trasladó de Kent a Londres, y dos años más tarde su padre fue encarcelado por deudas. El futuro escritor entró a trabajar entonces en una fábrica de calzados, donde conoció las duras condiciones de vida de las clases más humildes, a cuya denuncia dedicó gran parte de su obra.

La mayor parte de su formación la hizo como autodidacta, y su novela “David Copperfield” (1850) es en parte autobiográfica y trasunta sus sentimientos al respecto. A partir de 1827 comenzó a prepararse para trabajar como reportero, en una publicación de un tío, The Mirror of Parliament, y para el periódico liberal The Morning Chronicle.
Aprendió taquigrafía y, poco a poco, consiguió ganarse la vida con lo que escribía; empezó redactando crónicas de tribunales para acceder, más tarde, a un puesto de periodista parlamentario y, finalmente, bajo el seudónimo de Boz, publicó una serie de artículos inspirados en la vida cotidiana de Londres (Esbozos por Boz).

Estuvo casado con Catherine Hogarth, hija del director del Morning Chronicle, el periódico que difundió, entre 1836 y 1837, el folletín de Los papeles póstumos del Club Pickwick, y los posteriores Oliver Twist y Nicholas Nickleby. La publicación por entregas de prácticamente todas sus novelas creó una relación especial con su público, sobre el cual llegó a ejercer una importante influencia, y en sus novelas se pronunció de manera más o menos directa sobre los asuntos de su tiempo.

En 1849, fundó el Household Words, semanario en el que, además de difundir textos de autores poco conocidos, como su amigo Wilkie Collins, publicó La casa desierta y Tiempos difíciles, dos de las obras más logradas de toda su producción. En las páginas del Household Words aparecieron también diversos ensayos, casi siempre orientados hacia una reforma social.

Charles Dickens era una personalidad muy reconocida y sus novelas fueron muy populares durante su vida. Su vida familiar fue azarosa, con varios fracasos matrimoniales y muchos hijos. Murió el 9 de junio de 1870 y sus restos fueron sepultados en la abadía de Westminster.

Charles Dickens fue uno de los novelistas más famosos de la literatura universal. Supo manejar con maestría el género narrativo, el humor, el sentimiento trágico de la vida, la ironía, con una aguda y álgida crítica social así como las descripciones de gentes y lugares, tanto reales como imaginarios.

Listado de sus obras:
• Papeles póstumos del Club Pickwick, 1836 – 1837
• Oliver Twist, 1837 – 1839
• Nicholas Nickleby, 1838 – 1839
• La tienda de antigüedades, 1840 – 1841
• Barnaby Rudge, 1841
• Cuento de Navidad, 1843
• Martin Chuzzlewit, 1843 – 1844
• Dombey e hijo, 1846 – 1848
• David Copperfield, 1849 – 1850
• Casa desolada, 1852 – 1853
• Tiempos difíciles, 1854
• La pequeña Dorrit, 1855 – 1857
• Historia de dos ciudades, 1859
• Grandes esperanzas, 1860 – 1861
• Nuestro común amigo, 1864 – 1865
• El guardavía, 1866

UNA CANCIÓN PARA RECORDAR

Por: Mario Escobar Arango.

CHARLES VIDOR

phpThumb_generated_thumbnailjpg

Nació en 1900, en Budapest (Hungría). De padres judíos, estudió ingeniería en la Universidad de Budapest y después, se forma, como director, en la UFA (principal estudio de cine alemán durante la República de Weimar y el Tercer Reich), en Berlín.

En el año 1924, atraído por el auge de la naciente industria del cine sonoro, se traslada a los Estados Unidos.

Su debut como director, ocurre en 1932 con un filme casi mítico para los amantes del cine fantástico, “La máscara de Fu Manchú / The Mask of Fu Manchu”. La película nos cuenta que la tumba de Gengis-Kan es descubierta en el desierto de Gobi, lo cual suscita el interés de todos los arqueólogos del mundo. También acapara la atención de Fu Manchú, quien estima que poseyendo la máscara y la espada del mítico guerrero se granjeará la unión de los pueblos de Oriente y de esa manera conquistará el mundo.

Otros títulos destacados de su filmografía, son:

“Rejas humanas / Blind Alley” (1939), uno de los primeros intentos por introducir cierto trasfondo psicológico dentro del cine, donde un gángster, lleno de problemas retiene a un psiquiatra en su casa con la intención de que lo psicoanalice.

En 1941, presenta “El misterio de Fiske Manor / Ladies in Retirement”. El ama de llaves de una actriz ya jubilada intenta compaginar su trabajo con el cuidado de sus dos hermanas enfermas.

En 1944, realizó el musical “Las modelos/ Cover Girl”. Una bailarina de Brooklyn abandona a su novio tras ganar un concurso de belleza y convertirse en una famosa modelo de revista, pero pronto descubrirá que la fama y la fortuna no pueden reemplazar al amor verdadero.

“Canción inolvidable / A Song to Remember”, (1945). Película que presentamos en nuestro cineclub.

Su obra de más prestigio y también la más popular es Gilda (1946), protagonizada por Rita Hayworth. Recién llegado a Argentina, un jugador que vive de hacer trampas en el juego, Johnny Farrell, es salvado de un pistolero por el siniestro Ballin Mundson, quien más tarde convierte a Johnny en su mano derecha. Pero su amistad basada en su mutua carencia de escrúpulos se ve puesta a prueba cuando Mundson regresa de un viaje con una esposa: Gilda, a quien Johnny conoció una vez y aprendió a odiar…

“El fabuloso Andersen / Hans Christian Andersen” (1952). Biografía del célebre escritor danés, autor de cuentos como “El patito feo”, “El soldadito de plomo” o “Las zapatillas rojas”.

“Ámame o déjame / Love Me or Leave Me” (1955). Basada en la vida de la cantante Ruth Etting, sobre todo en su tomentoso matrimonio. Ruth lo tenía todo: una voz privilegiada,  belleza y encanto, pero su relación amorosa con el gángster Martin Snyder, aunque la ayuda a alcanzar la fama, también la hunde en la bebida.

“La máscara del dolor / The Joker is Wild”, (1957). Joe E. Lewis, un prometedor cantante, pierde la voz a causa del ataque de unos delincuentes Al verse obligado a cambiar de profesión, decide trabajar como humorista.

“Sueño de amor / Song Without End” (1960). Biografía del famoso pianista y compositor húngaro Franz Liszt. Charles Vidor falleció durante el rodaje y fue sustituido por George Cukor.

Charles Vidor murió el 4 de junio de 1959 en Viena.

Tomado de: http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=vidor-charles

oberon-muni-remember_opt

UNA CANCIÓN PARA RECORDAR / A SONG TO REMEMBER (1944). GÉNERO: BIOGRAFÍA. DRAMA MUSICAL. PAÍS: ESTADOS UNIDOS. DURACIÓN: 113’.

Dirección: Charles Vidor. Guión: Sidney Buchman. Intérpretes: Paul Muni, Merle Oberon, Cornel Wilde, Stephen Bekassy, Nina Foch, George Coulouris, Sig Arno, George Macready. Fotografía: Tony Gaudio & Allen Davey. Música: Frédéric Chopin.

Sinopsis: Adaptación de la biografía del gran músico polaco Frederic Chopin.

Apoyándose en una narrativa sencilla, como es habitual en la mayoría de su filmografía, Charles Vidor nos presenta una idealización de la vida del insigne pianista y compositor, en la cual es evidente su admiración por el músico polaco. Llena de romanticismo, al igual que las composiciones de Chopin, la película exhibe una gran calidad cinematográfica, no obstante la sencillez de su estructura.

Vidor sitúa el inicio de su historia con la Segunda Guerra Mundial como telón de fondo, y nos presenta al niño Chopin que interrumpe una interpretación de Mozart, para mirar a través de una ventana, el momento en que los rusos persiguen a varios polacos. Con estas escenas, el director nos quiere dar a conocer el naciente amor por su patria que permanecerá en el corazón del compositor.

Como prueba de su amor a su Polonia natal, Chopin compone “La Polonesa heroica”, la primera de sus obras que se escucha cuando viaja a París. Sin embargo, a pesar de la grandiosidad de esta magnífica obra, no se crea que el sentimiento nacionalista fue el único motivo de su música, y en ello, pienso que el guión exagera un poco.

Ya estando en París, irrumpe en su vida la famosa escritora George Sands (Merle Oberon), y la historia va a centrarse en la relación que surge entre ellos. El retrato que hace Vidor de Sands, es un poco alejado de la realidad, pues nos la presenta como una mujer totalmente negativa en la vida del músico, lo cual no es totalmente cierto. La pareja de amantes está magníficamente bien interpretada. Cornel Wilde en su representación de Chopin y Merle Oberon (Sands), hacen gala de histrionismo y talento y nos brindan un duelo actoral inolvidable.

Si bien uno de los aspectos destacables de “Una canción para recordar” es el que tiene que ver con la banda sonora, en la que se incluyen las grandes composiciones del maestro del Romanticismo, no podemos dejar de mencionar los toques de humor, que tan    bien están integrados a la historia. Para recordar, al profesor Elsner, que se debate entre lo cómico y lo dramático.

A pesar de que no es esta una historia que siga con absoluta fidelidad la vida de Chopin, como solía ocurrir con varias de las biografías que fueron realizadas en la época, pienso que Charles Vidor logra un film emotivo y correcto, que nos acerca a uno de los grandes compositores, a su exquisita música, motivándonos para que conozcamos más de su inmortal legado.

Premios:

1945: 6 nominaciones al Oscar, incluyendo actor (Wilde), historia, fotografía, sonido

frederic-chopin-1233248000-view-0

Biografía de Frédéric Chopin

Nació el 1 de marzo de 1810 en Zelazowa Wola, cerca de Varsovia. Hijo de un francés y de una polaca.

Chopin se inició en la música, al comenzar a estudiar piano con su madre, y posteriormente con Adalbert Zywny, un genio en el piano también, pero su técnica trascendente la ha adquirido de forma autodidacta. Su debut acompañado por su piano ha tenido lugar en el mes de febrero de 1818 cuando sólo contaba con 8 años de edad.

Continúa sus estudios de composición en el año 1826, teniendo como maestro a Jozéf Elsner, complementando sus estudios al ingresar en el Conservatorio de Varsovia. Y es en un par de años más, que Frederic obtiene su primer y tan esperado premio:  Premio de Composición de la Escuela de Música de Glowna, al iniciar una gira de conciertos por Berlín, Praga, Dresde y Viena; y en este mismo año conoce al violinista y compositor Nicolo Paganini, a quien admira y trata de combinar ambas técnicas.

Al llegar el año 1831, Chopin ya instalado en París pasa a ser una atracción para la vida musical, y al llegar 1834 visita a los Schumann en Leipzig, regresando poco después a París. Allí mismo, después de unos años en 1836 conoce a la famosa escritora llamada George Sand, que es quien ha influido notablemente sobre la obra del compositor y con el tiempo se ha convertido en su amante.

En 1838, Chopin y Sand se marchan a Mallorca buscando un mejor clima para su tuberculosis recientemente destacada, que mejorara su enfermedad; y regresan tiempo después a París, en donde rompen su relación lo cual deteriora la salud de Chopin con gran rapidez. Al poco tiempo, Fryderyk abandona París y se marcha a Inglaterra, y allí ofrece su último recital de piano que ha el día 16 de noviembre de 1848.

Influyó notablemente sobre otros compositores, como el pianista y compositor Franz Liszt y el compositor francés Claude Debussy. Sus obras publicadas incluyen 55 mazurcas, 27 estudios, 24 preludios, 19 nocturnos, 13 polonesas y 3 sonatas para piano. Entre otras composiciones destacan los Conciertos de juventud, en mi menor y fa menor opus 11 y opus 21, respectivamente, así como una sonata para violonchelo y piano y 17 canciones.

Frédéric Chopin falleció en París el 17 de octubre de 1849, víctima de la tuberculosis.