VIVA LA LIBERTAD

Por: Mario Arango Escobar.

6290_1

ROBERTO ANDÒ

Nació en Palermo, (Italia) en 1959. Escritor, guionista, director teatral y cineasta. Su formación tiene raíces en la literatura. Desde que era muy joven y de la mano de su mentor Leonardo Sciascia, se involucró en el periodismo. Posteriormente se acercó al cine, como asistente de Francisco Rosi (a quien considera su maestro), y trabaja al lado de Federico Fellini y Francis Ford Coppola, entre otros.

Su debut como director tiene lugar en el teatro, en 1986, con un espectáculo basado en un texto inédito, que le confió Italo Calvino.

Alterna la actividad cinematográfica con la dirección de numerosas óperas y piezas teatrales. En el 2002 el Centro Sperimentale di Cinematografia le confía la realización de un documental sobre Francesco Rosi para celebrar los 80 años de vida del gran director napolitano. Publica en 2008 Diario sin fechas, una novela-ensayo dedicada a Palermo.

En el año 2000 realiza su primera película, “El manuscrito del príncipe”/ Il manoscritto del príncipe. Palermo, mediados del siglo XIX. El príncipe siciliano Giuseppe Tomasi de Lampedusa escribe su única novela: “El gatopardo” y, al mismo tiempo, mantiene una interesante relación con dos brillantes jóvenes.

Cuatro años más tarde, presenta “Sotto falso nome”. Un enigmático escritor inicia una aventura amorosa con la mujer de su hijastro, lo que provoca una cadena de intrigas y deseos.

Viaggio segreto (2006). Tras ser testigos del asesinato de su madre hace treinta años, un hombre y su hermana luchan en el día a día de los desafíos de la vida adulta.

“Viva la libertad”/ Viva la libertá (2013). Película que presentamos en nuestro cineclub.

 

29_Aug_2014_22_50_09_viva-la-libertad

VIVA LA LIBERTAD/VIVA LA LIBERTÀ (2013). GÉNERO: DRAMA. PAÍS: ITALIA. DURACIÓN: 94’.

 Dirección: Roberto Andò. Guión: Roberto Andò, Angelo Pasquini. Intérpretes: Toni Servillo, Valerio Mastandrea, Valeria Bruni Tedeschi, Michela Cescon, Anna Bonaiuto, Eric Nguyen, Judith Davis, Andrea Renzi . Fotografía: Maurizio Calvesi

Sinopsis: Ácida mirada a la política italiana más reciente, a través de Enrico, candidato de la oposición, quien ante los resultados de las encuestas y las críticas de su propio partido, decide desaparecer sin dejar rastro. Ante la inminencia de los comicios, su asesor debe ingeniárselas para que este hecho permanezca oculto ante la opinión pública.

En tono de farsa, Roberto Andó adapta a la gran pantalla “El trono vacío”, novela de su autoría, y nos introduce en el caótico escenario político italiano actual, para mostrarnos el desencanto de las masas en la clase política. Para ello se sirve de una idea bastante original: la suplantación de Enrico, el político en crisis, por su hermano gemelo, Giovanni, un filósofo bipolar, que recién ha salido de un hospital mental.

Inesperadamente, con la entrada de Giovanni (como Enrico) en el panorama político, las encuestan empiezan a subir en su favor y el favoritismo de los electores lo da como seguro triunfador en las urnas.

Giovanni, a su manera, totalmente diferente a la de Enrico, cautiva al electorado (y a nosotros espectadores) con un discurso novedoso, pero sobre todo con una actitud y una postura ante la vida totalmente fresca y divertida. Y es aquí, donde reside uno de los mensajes de la película. Al electorado le seduce con más fuerza un político sensible, cercano a sus problemas, así esté algo chiflado, que esos burócratas chapados a la antigua, que sólo se acercan al pueblo para contar son sus votos y luego se olvidan de sus promesas.

Andó demuestra un gran talento al construir un guión que permita que la historia bascule entre  la crítica social, ácida y contundente y la comedia, más divertida. Recuérdese la secuencia del encuentro con la Canciller alemana, o la reunión con el Presidente italiano.

Andó también convence con sus bien elaborados diálogos, a veces irónicos, a veces llenos de inteligentes metáforas. Algunas frases que se nos han quedado para el recuerdo: “Los políticos son mediocres porque los electores son mediocres y si roban es porque sus electores roban o les gustaría robar”.

Pero indiscutiblemente, donde el director italiano demuestra su maestría, es en elegir a Toni Servillo para el papel protagónico. Nadie como este genial actor para encarnar a los dos hermanos. Por un lado, el inimitable y alocado Giovanni, siempre sonriente. Y por otro, el de Enrico, con su eterna imperturbabilidad y amargura. Creo que en este film se consolida como un actor fuera de serie, bordando con sobrada solvencia el doble rol. Hay momentos en los cuales parece que se trata de dos actores diferentes.

Igualmente convincente en su papel como el asistente de Enrico, encontramos a Valerio Mastandrea, cuya interpretación le mereció el premio David di Donatello como mejor actor secundario.

“Viva la libertad”, inteligente y mordaz mirada a la clase política italiana, y por extensión a cualquier país, que nos devela la prostitución de los valores de la mayoría de los dirigentes, que al parecer, lo único que les interesa es mantener, a base de engaños, todos los privilegios que depara el poder. ¡Imperdible!!

Premios:

2012: 2 Premios David di Donatello: mejor guión, actor sec. (Mastandrea). 12 nom.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s