EL VEREDICTO

Por: Mario Arango Escobar.

media_xl_4013775

JAN VERHEYEN

Nació en 1963 en Temse, Bélgica. Desde la infancia Jan Verheyen era un aficionado al cine. A los 18 años organizó varias veces, el Festival de Cine de Knokke-Heist con películas de culto.

En 1985, en compañía de un amigo, Verheyen, fundó Independent Films, la más importante  distribuidora de cine independiente belga.

Alias (2002) Eva y su amiga presencian un asesinato que queda grabado con la videocámara de Eva. Esto causa una serie de eventos que cambiarán su vida y la de sus amigos de manera radical.

Los/ Cut Loose (2008) Tom, un joven e idealista periodista de izquierdas, está a punto de instalarse con su novia cuando su vida y puntos de vista quedan conmocionados por una joven y bella refugiada pakistaní, Nadia.

Dossier K. (2009) Vincke y Verstuyft son dos detectives del departamento de policía de Amberes, que tienen que lidiar con la mafia albanesa.

Zot van A. (2010) Anna rompe con Bruno después de haberla engañado con la maestra de su hijo Boris.

El Veredicto/ Het Vonnis (2013) película que presentamos en nuestro cineclub.

El-veredicto1

EL VEREDICTO/ HET VONNIS (2013). GÉNERO: DRAMA. PAÍS: BÉLGICA. DURACIÓN: 107’.

Dirección y guión: Jan Verheyen. Intérpretes: Koen De Bouw, Johan Leysen, Veerle Baetens, Jappe Claes, Viviane De Muynck, Hendrik Aerts, Joke Devynck, Jo De Meyere, Chris Lomme. Fotografía: Frank van den Eeden. Música: Steve Willaert.

Sinopsis: Drama judicial que cuestiona los fundamentos del sistema judicial. A partir de la desgarradora experiencia de Luc,  un hombre honesto, al  que la justicia le falla, dejando libre al asesino de su esposa. Ante este hecho, Luc decide tomar venganza…

La película se inicia con la frase “No hay justicia, sólo límites”, de Albert Camús, que pone de presente el contenido de la historia.

Como primeras imágenes contemplamos a Luc (Koen De Bouw), en un estado de shock, presa del  nerviosismo. Seguidamente, mediante un extenso flashback, vamos a conocer qué le ha ocurrido a este hombre en los días y meses anteriores. Seremos testigos del fatídico momento en el cual él sorprende al agresor de su esposa, y como es natural, reacciona con rabia….Unos días después, se entera que además de su esposa, su pequeña hija también ha muerto. Con su dolor a cuestas decide buscar al culpable. Acude a las autoridades y fácilmente logra identificarle. A pesar de contar con todas las evidencias en su contra, el sospechoso es puesto en libertad, gracias a “un error procesal”. Este hecho de total injusticia, será el detonante de la trama de la película.

Verheyen, también autor del guión, utiliza una narrativa bastante eficaz, para involucrar al espectador en la atmósfera de la película. Este recurso, empleado durante la primera parte, combina muy acertadamente la acción con las emociones y sentimientos del protagonista y una vez que el espectador está totalmente inmerso en la trama, el director se detiene en el juicio y en las diversas miradas que, abogados, jueces y fiscales tienen de lo ocurrido. Al mismo tiempo que nos muestra la repercusión que el juicio tiene en la opinión pública.

Sin lugar a dudas, el juicio es la esencia de la película, y para ello, Verheyen acude a todo su talento para procurarnos un momento totalmente cinematográfico, soberbiamente rodado y sobre todo, actuado. Momento en el que además de juzgar a un hombre que ha cometido un delito, es la propia justicia, la que es acusada de situaciones que van en contra de lo que las leyes predican, de la forma aberrante en que se administra…Y qué decir de los elaborados discursos de quienes participan en el juicio. Ningún espectador puede permanecer indiferente, y terminará involucrándose en la decisión final.

Intercalando saltos en el tiempo, empleando flashbacks muy bien logrados, conocemos información sobre los antecedentes de la acción de Luc, sobre sus motivaciones y sobre las diversas versiones y miradas de quienes actúan como testigos de lo ocurrido.

Insuperable Koen De Bouw, en el papel de Luc. Su rostro imperturbable, abrumado, que logra conservar a lo largo del metraje, su gestualidad, su mirada; elementos todos que constituyen toda una lección de buen hacer actoral.

En el apartado técnico merece mención especial la fotografía a cargo de Frank van den Eeden con esa preciosa iluminación tan acorde a la historia, y con el magnífico trabajo de iluminación que potencia las penumbras.

Un final bastante inteligente, que nos genera múltiples preguntas, y que nos induce, a a tomar partido a favor o en contra de Luc.

Verheyen nos ofrece una película fría, perfectamente calculada, que seguramente despertará mucha polémica. Se agradece su valentía para propiciar una crítica tan fuerte al sistema de justicia, no sólo belga sino a nivel mundial. Un film que debería ser de obligado visionado en ámbitos universitarios y académicos. ¡Imprescindible!

Premios: 2013: Festival de Montreal: Mejor Director.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s