LEVIATÁN

Por: Mario Arango Escobar.

maxresdefault

LEVIATÁN/LEVIAFAN (2014). GÉNERO: DRAMA SOCIAL. PAÍS: RUSIA. DURACIÓN: 141’.

Dirección: Andrey Zvyagintsev. Guión: Andrey Zvyagintsev y Oleg Negin. Intépretes: Vladimir Vdovichenkov, Elena Lyadova, Aleksey Serebryakov, Anna Ukolova, Roman Madyanov, Lesya Kudryashova. Fotografía: Mikhail Krichman.

Sinopsis: Kolya tiene un taller de mecánica junto a su casa, en la cual vive con su mujer y su hijo, fruto de una relación anterior. El alcalde quiere el terreno en el cual están instalados el taller y la casa, por lo que hará hasta lo imposible para conseguirlo…

Con unas imágenes sobrecogedoras que nos sitúan en un paisaje hermoso y árido en el que el embravecido Mar de Barens, se agita  al compás de la música de Philip Glass, el director ruso nos sumerge, de entrada, en una atmósfera desoladora y triste, como preámbulo del drama que pronto inundará la pantalla. Son planos generales, fijos y lentos…asarosos…

Esta desolación que Zvyagintsev nos muestra en estas primeras secuencias, la traslada al entorno de la familia protagonista, para mostrarnos, además de las ruinas visibles en los edificios o en los barcos, una serie de personajes siniestros, que parecen encarnar el mismo demonio, ese Leviatán del que habla la Biblia. Aparecen entonces, en perfecta asociación los políticos corruptos y el obispo cómplice, dispuestos a lograr, a toda costa, sus oscuros objetivos…

Para contarnos esta historia, el director ruso hace alarde de una narrativa que ya tiene su impronta, y que ha consolidado en esta película. Visualmente, sorprende el talento de Zvyagintsev con unos planos que están cuidados al máximo, logrando composiciones perfectas. El manejo de la cámara, sutil y elegante (con movimientos apenas perceptibles) permiten concentramos en el drama que viven los personajes protagónicos.

Si bien el tema central del film es la corrupción (a todos los niveles), de las instituciones rusas, hay una sub-trama que habla de las relaciones familiares, y muy especialmente, de las relaciones de pareja, como ya es habitual en toda la filmografía del director.

“Leviatán” está narrada con gran sobriedad. Son escasos los diálogos y elocuentes los silencios. Uno de sus mayores aciertos está en lo que las imágenes sugieren o en aquello que no está explícitamente dicho. En este sentido, Zvyagintsev también se revela como un realizador aventajado, por el manejo excelente que hace de la elipsis.

Mikhail Krichman, utilizando una paleta de colores fríos, tan acorde al tema de la película, realiza un trabajo fotográfico digno de todos los elogios. Su mirada es la de un esteta consumado, y muchas de sus imágenes se quedan en el recuerdo del espectador, como esa en la que aparece el monstruoso esqueleto de la ballena en medio de la playa. Por su parte, la música del compositor Philip Glass, subraya el drama, llegando a ser casi sobrecogedora en los planos finales, cuando opera como un formidable cierre para esta obra maravillosa.

A propósito del final. Igual que al inicio del film, de nuevo volvemos a ver un paisaje similar. La playa, llena de elementos descompuestos, con el esqueleto enorme, señal inequívoca de que el monstruo maligno continúa inmutable…

En cuanto a las interpretaciones, considero que todo el equipo de actores y actrices cumple su tarea a cabalidad. En medio de todos, destacaría la magistral interpretación de Elena Lyadova que logra crear un personaje (Lylia) lleno de matices, con una gran capacidad para expresar, a través de silencio y de gestos, el drama interno que está viviendo.

Otro acierto de “Leviatán”, es la forma en la cual el drama está “suavizado” con algunos momentos del humor más ácido. Recuérdese la secuencia en la que varios amigos de Kolia organizan una competencia de tiro al blanco, utilizando las fotografías de Lenin, Stalin, Khrushchev, Brezhnev y hasta Gorbachov.

Esta nueva entrega de Andrey Zvyagintsev, mezcla de denuncia social, sátira y drama familiar, adquiere dimensiones de universalidad, gracias al tratamiento que este notable director ha hecho de una historia, que puede suceder en cualquier país. En definitiva, “Leviatán” una obra maestra. Cine de verdad!

Premios

2014: Premios Oscar: Nominada a Mejor Película Extranjera.

2014: Globos de Oro: Mejor Película Extranjera.

2014: Premios BAFTA: Nominada a Mejor Película Extranjera.

2014: Premios del Cine Europeo: 4 nominaciones, incluyendo Mejor Película.

2014: Festival de Cannes: Mejor Guión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s