MUERTE EN VENECIA

Por: Mario Arango Escobar.

6cbe57d9774e050098d856729da796e6

LUCHINO VISCONTI

Nació en 1906 en Milán (Italia). Procedente de una familia de la alta aristocracia de su país, recibió una esmerada educación. Tras estudiar música durante varios años, afición que conservaría a lo largo de toda su vida, inició su carrera trabajando como diseñador teatral. En 1935 se trasladó a París, donde colaboró con el cineasta Jean Renoir.

Debuta como director con “Obsesión” (1943), adaptación de la obra de James Cain,  “El cartero llama siempre dos veces. Sin ocultar la influencia francesa de Renoir; el director trasladó, al ambiente y cultura italiana, el asesinato de un hombre por el amante de su esposa, con la complicidad de ésta. La película fue recortada por la censura fascista.

En 1943 es arrestado por sus actividades antifascistas y ha de esperar hasta 1948 para rodar “La tierra tiembla“/La terra trema, adaptación de una novela de Giovanni Verga, “Los Malavoglia”. Narra la historia de la lucha de un pescador y su familia para liberarse de la explotación de los mayoristas de la pesca.

Otros títulos de su filmografía son:

Bellísima“/Bellisima (1951), otro de los momentos mágicos del neorrealismo, que descubre a Anna Magnani como la madre interesada en que su pequeña hija triunfe en el cine.

En uno de sus mejores momentos, Visconti rueda “Senso” (1954), una bella dama de una aristocrática familia italiana, vive un intenso romance con un oficial del ejército austriaco, en plena guerra de independencia italiana frente a Austria.

“Las noches blancas” (1957). Adaptación cinematográfica de la novela de Dostoievski sobre la soledad de dos seres en busca de comunión.

El periodo más fértil de la creatividad de Visconti se cierra con “Rocco y sus hermanos”/Rocco e i suoi fratelli  (1960), suma y compendio de su arte, expresado en las formas de un melodrama de notables efectos en el cual se narra la desintegración de una familia campesina al llegar a la ciudad.

Boccaccio’70 (1962). Comedia satírica en la que cuatro de los directores italianos más brillantes de todos los tiempos hacen una adaptación cinematográfica de algunos cuentos de Boccaccio.

El Gatopardo“/Il gattopardo (1963), una de las obras más ambiciosas de su filmografía,  en la que presenta un amplio fresco social de las convulsiones que agitaban la Italia del siglo XIX

“El extranjero”/ Lo straniero (1967). Adaptación de la novela de Albert Camus. En 1935, un empleado francés  asesina a tiros a un árabe en Argelia y durante el juicio renuncia a defenderse.

En “La caída de los dioses”/ La caduta degli Dei (1970) que narra, con su pausado y elaborado estilo, la decadencia de una familia de industriales, en paralelo con la ascensión del nacionalsocialismo.

“Muerte en Venecia”/ Morte a Venezia  (1971). Película que presentamos en nuestro cineclub.

“Ludwig” (1973),  cuenta la vida extravagante del Rey Sol y su amor romántico por la belleza y por el arte

“El inocente”/ L’innocente  (1976). Basada en la novela homónima de Gabriele D’Annunzio,  en ella, Visconti plasma todas sus obsesiones y ahonda en la decadencia de la clase aristocrática.

Como director de teatro introdujo en Italia la obra de Jean Cocteau, Jean-Paul Sartre y Arthur Miller y, en lo referente a sus producciones de ópera, protagonizadas en su mayoría por la soprano Maria Callas, cabe destacar La Traviata (1955) y Don Carlos.

Luchino Visconti falleció en Roma en 1976.

Hombre de una amplia cultura y atento siempre al detalle, resulta lógica su inclinación al esteticismo, que encontramos en toda su obra, pero también era un agudo crítico de su tiempo, de su sociedad y sobre todo, de la clase social a la que pertenecía pues no ha habido otro cineasta, que con mayor agudeza haya presentado el mundo de los aristócratas. Y no con una mirada complaciente, en todo caso comprensiva, pero siempre crítica y lucida.

“Mis filmes –decía Visconti en una entrevista- relatan frecuentemente la historia de una familia, y la autodestrucción y la descomposición de dicha familia. Cuento estas historias como entonaría un réquiem porque me parece más justo y oportuno contar tragedias. En mis filmes, las relaciones alcanzan un punto máximo de exasperación. Los personajes de mis filmes son por voluntad propia, sea empujados por las circunstancias, terminan por encontrarse cara a cara consigo mismos. La protección que puede llegarles del amor o de la familia les falta y los privilegios del poder y del dinero (si los tienen) no les basta para protegerles. Están solos. Sin esperanzas de poder cambiar nada en lo que a su situación se refiere y con frecuencia sin siquiera tener el deseo o la voluntad de hacerlo”.

“He sido frecuentemente acusado de decadente. Tengo de la decadencia una opinión muy favorable, como la tenía también, por ejemplo Thomas Mann. Estoy embebido de dicha decadencia Mann es un decadente de la cultura germana, yo de la cultura italiana. Lo que siempre me ha interesado es el examen de una sociedad enferma”.

mort-a-venise-1970-11-g1

MUERTE EN VENECIA/ MORTE A VENEZIA (1971). GÉNERO: DRAMA. PAÍS: ITALIA. DURACIÓN: 127’.

Dirección:  Luchino Visconti. Guión: Luchino Visconti, Nicola Badalucco (Novela: Thomas Mann). Intérpretes: Dirk Bogarde, Björn Andrésen, Silvana Mangano, Marisa Berenson, Mark Burns, Romolo Valli. Fotografía: Pasqualino De Santis. Música: Gustav Mahler.

Sinopsis: Adaptación de la obra homónima del escritor Thomas Mann. Verano de 1911. El compositor alemán Gustav von Aschenbach, llega a Venecia, para pasar una temporada de descanso, superar sus recientes fracasos como compositor, y recuperarse de una crisis cardíaca que lo aqueja. En el hotel que se hospeda, conoce a Tadzio, un hermoso adolescente del que queda fascinado…

Como parte de la llamada trilogía alemana (de la que también hacen parte “La caída de los dioses” 1969, y Ludwig, 1973), el gran maestro italiano nos entrega un film íntimo, reflexivo y contemplativo, donde nos pone de presente el gran conflicto emocional por el que atraviesa el protagonista, “alter ego” del compositor Gustav Mahler.

La narrativa de la película se desarrolla a través de evocaciones del pasado, mediante bien logrados flashbacks. A falta de un narrador, el director y guionista nos hacen una invitación para que prestemos atención a lo que está sugerido en los gestos, ademanes y miradas, con los que Dick Bogarde llena magistralmente su interpretación.

Los diálogos, breves y profundos, en los que destacan, aquellos interiores (a modo de monólogos) que Visconti pone en la mente del protagonista, y a través de los cuales conocemos su concepción del arte y de la belleza.

El maestro italiano acierta al recrear el ambiente asfixiante presente en la novela. De igual manera que en el texto literario, la presencia de la muerte permea todo el film. Es así que Venecia aparece como una ciudad mustia, casi en ruinas, sitiada por la epidemia. Y esta decadencia de la ciudad se complementa, perfectamente, con la mirada a una clase social también en declive, la aristocracia, que Visconti conoce como ningún otro.

La dirección de actores es muestra indiscutible del genio del realizador. En esta ocasión ha elegido un elenco del más alto nivel. Dirk Bogarde se consagra como actor en una interpretación memorable, llena de matices y con una gran dosis de dramatismo. Silvana Mangano, trasciende la pantalla, encarnando el concepto de la belleza, presente en toda la obra viscontiana. En cuanto a Bjön Andrésen, en el papel de Tadzio, recrea con suficiencia y verosimilitud la ambigüedad del adolescente.

La maravillosa fotografía de Pasquale de Santis, haciendo uso de una cámara elegante y sutil, logra imágenes inolvidables por su riqueza plástica.

La selección musical, como no podría ser de otra manera, (en virtud de la formación musical de Visconti.) es exquisita. Sobresale, en este maravilloso conjunto el “adagietto” de la 5ª sinfonía de Mahler, que imprime a película una atmósfera nostálgica y evocadora. Se incluyen además fragmentos de de la opereta “La viuda alegre”, de Lehar, de una canción popular napolitana (“La risata”), de “Canción de cuna” de Mussorgsky y de la composición para piano “Para Elisa”, de Beethoven.

La puesta en escena está llena de  barroquismo. En la magnífica ambientación sobresale los decorados, el vestuario y por supuesto la recreación de época. Se rueda en escenarios naturales de Venecia (Plaza San Marcos, Teatro La Fenice, Lido y en los estudios de Cinecittà, (Roma).

Una escena para destacar. Aquella, cerca al final, en la que el protagonista acude a la playa para observar por última vez a Tadzio. Le mira luchar en la arena con otro joven, intenta intervenir, pero las fuerzas no le alcanzan. La angustia colma todo su ser. Tadzio se interna en el mar. En medio de las sombras del ocaso, su imagen es la imagen de la belleza. Perfecto final, como resumen del tema principal de la película: la imposibilidad de alcanzar la belleza ideal. Igual que el compositor no puede alcanzar a su joven amado.

“Muerte en Venecia”, uno de los paradigmas del cine como arte.

Premios

1971: Nominada al Oscar: Mejor Vestuario.

1971: Festival de Cannes: Nominada a la Palma de Oro (Mejor Película).

1970: Premios David di Donatello: Mejor Director.

Thomas-Mann

THOMAS MANN

Nace en Lübeck (Alemania) en 1875, miembro de una familia de la alta burguesía comercial. Antes de él vino Heinrich, también escritor, y le seguirán Lula, Carla y Viktor. Tras una infancia mimada y feliz, emprende tímidamente algunos estudios universitarios, pero dedica sus mejores esfuerzos a su formación intelectual y literaria; lee y atesora experiencias: Schopenhauer, Nietzsche, Schiller, estancias en Italia, presencia en círculos literarios y culturales.

Con diecinueve años se traslada a Munich –donde vivirá casi cuarenta– y escribe su primer relato: “La caída”. De 1898 es su primer libro, los siete relatos que componían “El pequeño señor Friedermann”. Mann guardará especial cariño siempre a su relato primerizo “Tonio Kröger”. Cultiva su afición al teatro y de su práctica conservará para siempre una elogiada facilidad para las lecturas públicas.

En 1897, durante su estancia en Roma, comienza a escribir la que será su primera gran novela, “Los Buddenbrook”, la saga de tres generaciones de una familia de comerciantes de su ciudad natal. A pesar de engrosar dos volúmenes y de su alto precio se vende muy bien y se ve convertido precozmente a los 26 años en un escritor de éxito.

Todavía en 1929 el Nobel de literatura distinguía a una obra en especial dentro de la trayectoria de un autor. En el caso de Mann no fue la celebrada “La montaña mágica”, publicada seis años antes, sino “Los Buddenbrook”. El propio autor siempre intuyó, y así lo dejó escrito en su “Relato de una vida”, que su consagración vino antes de manos de “La muerte en Venecia” (1912), su otra gran creación literaria del periodo.

En 1933, Hitler gana las elecciones y Mann se traslada a Suiza. Tres años más tarde rompe pública y definitivamente con el III Reich y obtiene la nacionalidad checa. En 1938 se traslada a Princeton y en 1941 a California. Catorce años en total vivirá en Estados Unidos, país que le otorgará su nacionalidad en 1944, cuando el escritor tiene 69 años. Dos años después de concluir la II Guerra Mundial vuelve a Europa y vive en Zurich los últimos cuatro de su vida. Allí muere el 12 de agosto de 1955.

Vivió dos guerras mundiales que tuvieron como centro a su país y evolucionó en sus posturas desde conservador nacionalista (con tintes hoy escandalosos de militarismo y antisemitismo) hasta defensor de la democracia, primero con tibieza y más tarde con una beligerancia que casi termina en socialismo. Grandes conocedores de su obra piensan que en realidad la política no le interesó realmente nunca; en cambio sí, y mucho, la realidad social de su país y, siempre y sobre todo lo demás, el arte. Aun así asumió su responsabilidad de intelectual y prestó su voz de mil maneras a la causa de la libertad. Más importante para él es lo alemán, la defensa del espíritu nacional, y esto está presente desde sus primeros relatos hasta el “Doktor Faustus”. Sus escritos políticos suponen la mitad de su obra de no ficción.

Para conocer su obra

Mann fue un trabajador incansable desde su juventud. En sus “Diarios” aparece un número tal de actividades (viajes, conferencias, tés y cenas con invitados, conciertos, paseos, visitas, la atención de seis hijos, abundantísima correspondencia, etc.), que dejan pocas horas para la escritura de creación. Él insistía, además, en que debía sudar cada párrafo.

Pues bien, a pesar de todo, nos dejó cuatro novelas que rondan las mil páginas cada una (“Los Buddenbrook”, “La montaña mágica”, “José y sus hermanos” y “Doktor Faustus”), cuatro novelas de tamaño normal (“Alteza real”, “Carlota en Weimar”, “El elegido” y “Confesiones del estafador Félix Krull”), cinco novelas cortas (“La muerte en Venecia”, “Señor y perro”, “Mario y el mago”, “Las cabezas trocadas” y “La engañada”), unos 30 relatos (entre los que destacan los títulos de “Tonio Kröger” y “Tristan”) y una obra de teatro (“Fiorenza”). A esto hay que añadir su producción en materias de pensamiento: incontables artículos, conferencias, ensayos, discursos, alocuciones radiofónicas y mensajes; todo sobre asunto biográfico, literario o político-social. De sus “Diarios”sólo se han publicado en España dos volúmenes (1918-1921.1933-36 y 1937-1939). De su “Correspondencia “sólo se han traducido al español las cartas que intercambió con su gran amigo Herman Hesse.

Obras

Narrativa

1894 La caída (Gefallen)
1896 La voluntad de vivir (Der Wille zum Glück)
1896 Enttäuschung
1897 El pequeño señor Friedemann (Der kleine Herr Friedemann)
1897 El payaso (Der Bajazzo)
1897 El diletante
1897 Tobías Mindernickel (Tobias Mindernickel)
1897 La pequeña Lizzy
1899 El armario ropero (Der Kleiderschrank)
1900 Luisita (Luischen)
1900 El camino del cementerio (Der Weg zum Friedhof)
1901 Los Buddenbrook (Buddenbrooks – Verfall einer Familie)
1902 Gladius Dei
1902 Tristán
1903 Tonio Kröger
1903 El niño prodigio (Das Wunderkind)
1904 Fiorenza
1904 Un momento de felicidad (Ein Glück)
1904 Kinderspiele
1904 En casa del profeta (Beim Propheten)
1905 Horas penosas (Schwere Stunde)
1905 La sangre de los Welsa o De la estirpe de Odín (Wälsungenblut)
1908 Anécdota (Anekdote)
1908 Accidente ferroviario (Das Eisenbahnglück)
1909 Alteza real (Königliche Hoheit)
1911 Wie Jappe und Do Escobar sich prügelten
1912 La muerte en Venecia (Der Tod in Venedig)
1918 Señor y perro (Herr und Hund; Gesang vom Kindchen: Zwei Idyllen)
1924 La montaña mágica (Der Zauberberg)
1925 Desorden y penas tempranas (Unordnung und frühes Leid)
1929 Mario y el mago (Mario und der Zauberer)
1930 Relato de mi vida (Lebensabriß)
1933–1943 José y sus hermanos (Joseph und seine Brüder)
1933 Historia de Jacob (Die Geschichten Jaakobs)
1934 El joven José (Der junge Joseph)
1936 José en Egipto (Joseph in Ägypten)
1943 José el Proveedor (Joseph, der Ernährer)
1939 Carlota en Weimar (Lotte in Weimar)
1940 Las cabezas trocadas (Die vertauschten Köpfe – Eine indische Legende)
1944 La ley (Das Gesetz)
1947 Doctor Faustus (Doktor Faustus)
1951 El elegido (Der Erwählte)
1953 Altes und Neues. Kleine Prosa aus fünf Jahrzehnten
1954 El cisne negro (Die Betrogene: Erzählung)
1911–1954 Confesiones del estafador Felix Krull
1918–1951 Diarios (Tagebücher)

Ensayo

Bilse und ich (1906)
Im Spiegel (1907)
Friedrich und die große Koalition (1915)
Consideraciones de un apolítico (Betrachtungen eines Unpolitischen (1918)
Goethe und Tolstoi (1923)
Von deutscher Republik (1923)
Lübeck als geistige Lebensform (1926)
Theodor Fontane (1928)
Deutsche Ansprache. Ein Appell an die Vernunft. (1930)
Goethe als Repräsentant des bürgerlichen Zeitalters (1932)
Goethe und Tolstoi. Zum Problem der Humanität. (1932)
Goethes Laufbahn als Schriftsteller (1933)
] Leiden und Größe Richard Wagners (1933)
Freud und die Zukunft (1936)
Vom zukünftigen Sieg der Demokratie (1938)
Schopenhauer (1938)
Achtung, Europa! (1938)
Dieser Friede (1938)
Das Problem der Freiheit (1939)
Dieser Krieg (1940)
Oíd, alemanes: discursos radiofónicos contra Hitler (1942)
Deutschland und die Deutschen (1945)
Nietzsches Philosophie im Lichte unserer Erfahrung (1947)
Neue Studien (1948)
Goethe und die Demokratie (1949)
Ansprache im Goethejahr 1949
Meine Zeit (1950)
Michelangelo in seinen Dichtungen (1950)
Der Künstler und die Gesellschaft (1953)
Gerhart Hauptmann (1952)
Versuch über Schiller (1955)

http://psicopsi.com/Biografia-Mann-Thomas-1875-1955.asp

http://www.buscabiografias.com/biografia/verDetalle/7474/Thomas%20Mann

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s