RELACIONES PELIGROSAS

Por: Mario Arango Escobar.

stephen-frears

STEPHEN FREARS

Nació en 1941 en Leicester (Inglaterra). Estudió Derecho en la Universidad de Cambridge y comenzó su carrera artística en el mundo del teatro, participando como director en el Royal Court Theatre, representando funciones como “Esperando a Godot”, la conocida obra de Samuel Beckett que Frears dirigió en el año 1964.

En el cine, y en tareas de asistente de dirección, tuvo la fortuna de colaborar a mediados de los años 60 con varios de los pioneros del “Free Cinema” británico. A finales del decenio Stephen Frears comenzó a dirigir cortometrajes para televisión.

Su primer largometraje fue “Detective Sin Licencia”/ Gumshoe  (1971), Eddie Ginley, es un apasionado de la literatura policiaca que vive obsesionado con la idea de convertirse en un personaje de Dashiell Hammett. Así, un día publica un anuncio ofreciéndose como detective privado. Pronto se le presenta el primer caso: un desconocido se pone en contacto con él y le envía una importante suma de dinero, una pistola y una fotografía para que haga desaparecer a una joven universitaria, hija de un militar.

Otros títulos de su filmografía son:

“La Venganza”/ The Hit (1984). Un gángster inglés que se convirtió en delator, vive desde hace diez años con una identidad falsa en una remota aldea española. Cuando los mafiosos a los que traicionó descubren su paradero, contratan a dos asesinos a sueldo para que lo secuestren y lo trasladen a París.

El reconocimiento internacional lo logra con “Mi Hermosa Lavandería”/ My Beautiful Laundrette (1985). Omar, un joven inglés de origen paquistaní, empieza a dirigir la lavandería de su tío con la ayuda de Johnny, un antiguo compañero de clase. Además de dirigir la lavandería, Omar y Johnny reanudan la amistad que los unía cuando eran estudiantes. Su relación de amantes profundamente enamorados escandaliza a sus respectivas familias.

“Las amistades peligrosas”/ Dangerous Liaisons (1988) marca el inicio de su trayectoria en  Hollywood. Esta película la presentamos en nuestro cineclub.

Más tarde volvió a triunfar con “Los timadores”/ The Grifters (1990). El hijo de una prostituta, se encuentra dividido entre el amor que siente por su madre, y su amante  que está dispuesta a todo con tal de alejar al joven de la influencia materna.

“Liam” (2000). Una humilde familia de irlandeses católicos consigue salir adelante con dificultades. Liam, el hijo pequeño, todavía va a la escuela. Su madre es una mujer cariñosa, y su padre es un hombre responsable, orgulloso de tener un empleo en plena depresión económica. Cuando la crisis llega a los muelles de Liverpool, el padre pierde el trabajo, y la familia empieza entonces a sufrir las duras consecuencias del paro.

“Alta fidelidad”/ High Fidelity (2000). Rob Gordon tiene en Chicago una tienda de discos de vinilo, allí se reúne con sus empleados para hablar de la música que aman.

“La reina / The Queen” (2006). Relato de los sucesos políticos acaecidos tras la muerte de la princesa Diana. Se centra sobre todo en las conversaciones que mantuvieron la Reina Isabel y el Primer Ministro Tony Blair para llegar a un acuerdo sobre la petición popular de que se celebrara un duelo nacional.

“Philomena” (2013). Basada en hechos reales. Philomena Lee, una adolescente irlandesa que vivía en un internado de monjas, se quedó embarazada y se vio obligada a dar a su hijo en adopción. Cincuenta años después, decide contárselo a su hija y se pone en contacto con un periodista de la BBC para que le ayude a contar su historia y a encontrar a su hijo.

017-glenn-close-theredlist

AMISTADES PELIGROSAS/ DANGEROUS LIAISONS (1988). GÉNERO: DRAMA DE ÉPOCA. PAÍS: REINO UNIDO. DURACIÓN: 120’.

Dirección: Stephen Frears. Guión: Christopher Hampton (Novela: Choderlos de Laclos). Intérpretes: Glenn Close, John Malkovich, Michelle Pfeiffer, Keanu Reeves, Uma Thurman, Swoosie Kurtz, Mildred Natwick, Peter Capaldi. Fotografía: Philippe Rousselot. Música: George Fenton.

Sinopsis: Drama de época ambientado en el siglo XVIII que nos cuenta la historia de  la Marquesa de Merteuil, quien planea una venganza contra un amante que la ha abandonado. Para lograr su objetivo, cuenta con un amigo tan amoral como ella, el Vizconde de Valmont, que está, no solo dispuesto a ayudarle, sino que además se propone un reto mayor: conquistar a una mujer casada y religiosa, Madame de Tourve, para consolidar su fama de seductor.

Sirviéndose del magnífico guión realizado por Ghristopher Hampton, el director británico realiza una admirable adaptación de la obra homónima de Choderlos de Laclos. Escrita en 1782, la novela es una de las cumbres de la literatura erótica y psicológica europea del siglo XVIII. Hapmton, quien ya había adaptado la obra al teatro, logra captar la esencia de la sociedad inmoral y decadente de la Francia anterior a la Revolución Francesa. Pero es Frears, quien haciendo uso de una narrativa perfecta, traduce en imágenes este drama de época.

Durante todo el film asistimos a los manejos caprichosos de la Marquesa de Merteuil (Glenn Close). Bajo su influencia, el vizconde de Valmont (John Malkovich) es, sencillamente un títere que ella maneja a su antojo, igual que lo hace con los demás personajes. El juego que se establece entre los dos protagonistas, cada uno en busca de sus propios objetivos, alcanza cotas emocionales de gran alcance, y todo gracias al acertado pulso de un director experimentado, como Frears.

Atención especial a las miradas y los magistrales diálogos, que como dardos, intercambian los personajes principales.

Destacable el duelo interpretativo que llevan a cabo los dos actores protagónicos,  cargado de erotismo y sensualidad, de falsedad y de hipocresía. Sin duda uno de los mayores atractivos de la película. Glenn Close se consagra como una actriz de grandes quilates, impresionante en  su papel de mujer manipuladora. Malkovich por su parte, encarna a un Valmont inolvidable, creo que la mejor personificación de toda su carrera. Michelle Pfeiffer y Uma Thurman espléndidas en sus respectivos roles. En síntesis, un reparto de lujo para un gran film.

El trabajo fotográfico de Philippe Rousselot es merecedor de todo elogio. Especialmente lo concerniente al tratamiento de las imágenes en interiores, con esa luz tamizada que nos remite a la pintura. Igualmente destacable la recreación de época y el lujoso vestuario.

La banda sonora, a cargo de George Fenton, en la que destaca la exquisita “Xerxes” de Haendel, contribuye a crear la atmósfera perfecta del film.

Escenas para el recuerdo. La que nos muestra a la Marquesa cuando es abucheada en la ópera. Su rostro trasmite humillación, rabia…y luego cuando, frente al espejo, se desmaquilla, como una metáfora de desprendimiento del orgullo…

“Las amistades peligrosas”, extraordinaria exploración de sentimientos humanos como la seducción, los celos, el amor, la soberbia. Una película que retrata una época, pero cuyo contenido es atemporal. Toda una obra maestra.

Premios:

1989: Premios César: Mejor Película Extranjera.

1988: 3 Oscars: Mejor guión adaptado, dirección artística, vestuario. 7 nominaciones

lac10

CHODERLOS DE LACLOS

(Pierre-Ambroise-François Choderlos de Laclos; Amiens, Francia, 1741 – Tarento, Italia, 1803) Escritor francés que alcanzó la fama gracias a la novela Las amistades peligrosas (1782), obra que obtuvo un éxito fulgurante y que recibiría también numerosas críticas. Su análisis de la hipocresía de la sociedad mundana y aristocrática de su época, expuesto a través de la vida del libertino Valmont y de sus relaciones eróticas con diversas mujeres de la alta nobleza, no podía gustar a sus superiores, pertenecientes a la misma clase que satirizaba la novela.

Nacido en el seno de una familia que acababa de ascender en la nobleza, Choderlos de Laclos ingresó en la escuela de Artillería de La Fère y sirvió como militar el resto de su vida. En 1776 era oficial en Grenoble, pero el reconocimiento que recibían sus aptitudes militares y su espíritu no conseguía satisfacer sus ambiciones. Laclos pertenecía a la pequeña nobleza provinciana que bajo el Antiguo Régimen formaba prácticamente el proletariado del ejército, donde los ascensos y los puestos más destacados estaban reservados a oficiales de mejor cuna.

Sin hallar pues perspectivas en el ejército, comenzó a dedicarse a la literatura y en 1777 se representó Ernestine, con música de Saint-Georges y texto de Laclos. Pese a que la obra resultó un fracaso, no se desanimó, y en 1782 publicó el libro que le haría pasar a la historia: Las amistades peligrosas o Cartas recopiladas y publicadas para la instrucción de otras sociedades. La novela, que le supuso un reconocimiento inmediato, tiene forma epistolar, con la seducción y sus consecuencias como trama de la historia: muestra minuciosa del análisis psicológico, está escrita en un estilo ágil y variado que revela la personalidad de cada uno de los personajes a través de su correspondencia. Esta característica, unida a la verosimilitud de la acción, la convierten en una obra maestra del género.

Los textos que concibió después no tuvieron sin embargo la misma acogida: Poésies fugitives (1783), el tratado L’éducation des femmes, escrito en 1785 y no publicado hasta 1903, y Lettre à l’Académie, redactada el mismo año de su boda, 1786. Desilusionado por el fracaso de estos intentos, en 1788 entró al servicio del duque de Orleans y acogió con alegría la Revolución. Llegó a ser uno de los miembros más activos de la facción que formó Phillipe-Egalité, integrada por los descontentos y conspiradores del reino. En 1790 ingresó en el club de los jacobinos y dirigió el Journal des Jacobins.

En 1792 fue nombrado gobernador general de las posesiones de Francia en la India, pero cuatro meses después fue a dar con sus huesos en la cárcel, lugar que volvería a visitar en otra ocasión; fue liberado en 1794 y escapó por muy poco de morir guillotinado. Hasta 1800 se dedicó a la vida familiar, momento en que Napoleón lo ascendió al rango de general de brigada. Posteriormente fue nombrado jefe de artillería en Nápoles y murió de unas fiebres durante el asedio a Trento, en 1803. El destino de Laclos resulta el opuesto al de Bonaparte, autor de Le souper de Beaucaire, quien no brilló en la literatura pero fue un gran militar. El escritor, en cambio, conquistador y militar frustrado, tuvo bastante con escribir un solo libro para ocupar un puesto de primera fila en la historia de la literatura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s