FÉNIX

Por: Mario Arango Escobar.

phoenix_r2

CHRISTIAN PETZOLD

Nació en 1960 en Hilden (Alemania). Después de estudiar Filología Alemana y Arte Dramático en la Universidad Libre de Berlín, se formó en Dirección Cinematográfica en la Academia Alemana del Cine, allí trabajó como ayudante de dirección con Harun Farocki un documentalista especializado en trabajos de enfoque antropológico.

En 1995 dirigió su primer montaje teatral y ese mismo año debutó en el cine con el cortometraje “Pilotinen”, su trabajo de graduación. En él nos cuenta la historia de dos mujeres, vendedoras de cosméticos, que están agobiadas por la rutina de sus vidas.

En 1996 rodó “Cuba libre”. Una historia de dos indigentes Tom y Tina, que en el pasado fueron amantes. Accidentalmente se encuentran, Tom desea retomar la relación pero Tina no está dispuesta a perdonarlo…

Su debut en el largometraje tiene lugar en el año 2001 con “Seguridad interna”/ Die Innere Sicherheit. Historia de dos terroristas de izquierda, prófugos de la justicia. Su hija adolescente se enamora de un desconocido, y pone en riesgo la seguridad de sus padres. El film obtuvo el máximo galardón en los Premios del Cine Alemán.

En 2002 estrenó “Toter Mann”, donde un abogado conoce a una mujer que lo obsesiona y tiene un fugaz acercamiento con ella, pero la mujer desaparece tal como llegó a su vida.
“Wolfsburg” (2003). En este film, un hombre con tendencias depresivas atropella a un niño y se escapa. El remordimiento le acosa y entra en contacto con la madre, sin que logre confesar su culpa, y esto hace que cada vez se encierre más en la depresión.

En 2005 presenta “Gespenster”, película que cuenta como una mujer va a Berlín cada año porque está buscando desesperadamente a su hija, que fue secuestrada siendo una niña. Un día, descubre a Nina, una vagabunda que deambula con otra muchacha llamada Toni. La mujer cree que Nina es su hija.

En 2007 fue galardonado con el Oso de Plata en el Festival de Cine de Berlín, gracias a “Yella”, película que narra la historia de una mujer que abandona a su posesivo marido y decide ir en busca de sus sueños. En 2008 dirigió “Jerichow”. Libre adaptación de la novela “El cartero siempre llama dos veces” de James Cain.

En 2011 volvió a lograr el Premio del Cine Alemán, esta vez con “Dreileben – Etwas Besseres als den Tod”; tres historias individuales que giran en torno a la fuga de un delincuente convicto.

En 2012, realiza “Bárbara”. Historia de una médica que después de estar presa en Berlín Occidental,  sale en libertad y es enviada al hospital de un pueblo de la RDA. Al principio, su estancia allí es una tortura, pues se ve sometida a constantes inspecciones, pero pronto acaba adaptándose gracias a la ayuda del jefe del hospital. Película que analizamos en nuestro cineclub (Abril-2013).

En el año 2014, realiza “Fénix” / Phoenix que presentamos en nuestro cineclub.
Christian Petzold es el cineasta alemán más importante surgido tras la reunificación del país. Se le considera la figura más relevante de la Escuela de Berlín, un movimiento cinematográfico algo difuso que surgió a finales de los noventa, y cuyos integrantes pretendía crear un cine alemán alejado de la imitación de Hollywood, que practicaban los cineastas más famosos del país por entonces.

phoenix-2014-Christian-Petzold-006

FÉNIX/PHOENIX (2014). GÉNERO: DRAMA. PAÍS: ALEMANIA. DURACIÓN 110’.

Dirección: Christian Petzold Guión: Christian Petzold, Harun Farocki (Novela: Hubert Monteilhet). Intérpretes: Nina Hoss, Ronald Zehrfeld, Uwe Preuss, Nina Kunzendorf, Michael Maertens, Uwe Preuss, Imogen Kogge, Eva Bay, Kirsten Block. Fotografía: Hans Fromm. Música: Stefan Will.

Sinopsis: Una cantante es recluida en un campo de concentración alemán durante la Segunda Guerra Mundial. Su cara está totalmente desfigurada, y al finalizar la guerra acude a un cirujano para que se la reconstruya, pero queda irreconocible tras la operación. Una vez que se ha recuperado, inicia la búsqueda de su esposo, a quien todavía ama. Sin embargo el reencuentro no es lo que ella esperaba…
Petzold construye su nueva película basándose libremente en la novela Le Retour des cendres, del francés Hubert Monteilhet. Le acompaña como coguionista, su colaborador habitual, Harun Farocki.

Analista riguroso de la historia alemana reciente, el director germano vuelve sobre las heridas del nazismo y ubica la historia a mediados de 1945, en la ciudad de Berlín.
La película se abre con una secuencia magistral, que anuncia los parámetros formales y el clima emocional de toda la película. Dos mujeres que llegan a un puesto de control en la entrada de Berlín, poco después de finalizada la segunda guerra mundial. Van en un auto. Una de ellas, la acompañante, tiene todo el rostro vendado. Los soldados norteamericanos las tratan bastante mal y obligan a Nelly a quitarse las vendas. No vemos su rostro, sólo la reacción del soldado que inmediatamente después, las deja entrar a la ciudad… Petzold, muy hábilmente captura nuestro interés en estos primeros minutos que contienen la esencia de su film.

A partir de aquí seremos testigos de la magia del buen cine. De la mano de este narrador maravilloso que es Petzold, nos adentraremos en la desgarradora historia de Nelly (Nina Hoss) y ese arduo camino que debe recorrer para encontrarse con Johnny (Ronald Zehrfeld), su marido y para volver a ser esa mujer que era antes del horror del campo de concentración. Y es justamente el cómo está narrada esta singular historia, cómo combina emoción y suspenso, y sobre todo, cómo nos lleva a esa secuencia final, que podemos decir que “Fénix” es la consagración de Petzold.

Nelly finalmente encuentra a su marido, pero éste no la reconoce. Sin embargo, Johnny se da cuenta que esta mujer puede ser de gran ayuda para su planes. Y se da a la tarea de convertirla en el doble de Nelly. En este proceso de aparente suplantación, Nelly se convierte en una actriz que tiene que representarse a sí misma para convencer a su marido. La representación es perfecta, no obstante, Johnny se niega a verla como la verdadera Nelly, su esposa, igual que ocurre con el pueblo alemán, que no quiere ver, o que niega la existencia de los campos de concentración.

Acierta Petzold en la escogencia de la pareja de actores protagonistas, pues sus actuaciones se convierten en una de las fortalezas de la película. Sobresaliente la interpretación de Nina Hoss, en un rol bastante complejo, que ella asume magníficamente. A través de su gestualidad percibimos, de manera sutil, la huella del Holocausto y nos damos cuenta de los sentimientos que experimenta Nelly. En cuanto a Ronald Zehrfeld, decir que su desempeño actoral, bastante acertado, sirve de contrapunto perfecto a la caracterización de la Hoss.

De nuevo el director germano recurre, como ya es habitual en su filmografía, al recurso narrativo de la contención, de lo no dicho. “Fénix” adquiere su fuerza en lo no visible, en lo misterioso y confuso, en la tensión que se siente aunque no logremos verla. A ello contribuye la gama de tonos oscuros predominantes, la iluminación penumbrosa o esa frialdad y desconfianza presente en los personajes.
Escenas para tener en cuenta. Cuando Nelly, después de salir del hospital, regresa a lo que fuera su casa. Solo encuentra ruinas. Al hacer un recorrido, casualmente se ve reflejada en un espejo roto. Una significativa alegoría. Después de la Guerra, todo queda roto, incluso uno mismo. Cuando Nelly se da cuenta que Johnny está en el cabaret, y se escucha el tema de “Night and Day, que habla del amor.

Pero sin lugar a dudas, inolvidable, la secuencia final. Cuando Nelly empieza a cantar “Speak Low” (un clásico con letra de Ogden Nash y música de Kurt Weill), en compañía de su esposo que la sigue en el piano. Al comienzo su voz es torpe, casi un susurro. Percibimos su angustia…y de pronto, recobra toda su fuerza, su marido, en silencio, se da cuenta de su error. Nelly vuela, libre…ante nuestro estupor y el de sus conocidos. Un final perfecto.

Como ya lo dije, pienso que con “Fénix”, Christian Petzold se consagra como uno de los más sensibles y talentosos directores alemanes del momento. Para no perder de vista.

Premios:                                                                                                                           2014: Festival de San Sebastián: Premio FIPRESCI.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s