DESCONEXIÓN

Por: Mario Arango Escobar.

TO GO WITH AFP STORY:Henry Alex Rubin: du rugby en chaise roulante a la guerre en Irak by Rebecca Frasquet. US documentary filmmaker Henry Alex Rubin poses, 08 jJune 2007 in Paris. After the success of his third documentary

HENRY ALEX RUBIN

Nació en Massachusetts (Estados Unidos), en 1976. Graduado en el programa de cine de la Universidad de Columbia.
Murderball (2005). Aclamado documental sobre una sorprendente competición de jugadores de rugby cuadrapléjicos. A pesar de su discapacidad, el film muestra lo duros y altamente competitivos que estos deportistas en silla de ruedas pueden llegar a ser.

BRAY_20111005_DIS_2755.CR2

DESCONEXIÓN/ DISCONNECT (2012). GÉNERO: DRAMA. PAÍS: ESTADOS UNIDOS. DURACIÓN: 115’.

Dirección: Henry Alex Rubin. Guión: Andrew Stern. Intérpretes: Jason Bateman, Hope Davis, Frank Grillo, Paula Patton, Andrea Riseborough, Alexander Skarsgård, Michael Nyqvist, Max Thieriot, Jonah Bobo. Fotografía: Ken Seng. Música: Max Richter.

Sinopsis: La película indaga sobre el fenómeno contemporáneo de las relaciones entre las personas, la incomunicación que domina nuestra vida, y el auge y los riesgos del uso inadecuado de la Internet.

Con una narrativa cercana al documental, el novel director americano nos presenta una película en que la vida le los personajes principales se relacionan entre sí. El nexo común entre ellos es que todos sufren las consecuencias debidas a mal uso de la tecnología. Rubin da muestras de su talento para lograr que ésta, su primera película de ficción, resulte bastante realista y verosímil.

La película inicia con una atrevida escena donde una joven reportera de televisión, Nina Dunham (Andrea Riseborough, ingresa a un portal de contenido sexual, donde contacta con Kyle (Max Thieriot), un menor de edad que trabaja para una red de pornografía cibernética. La intención de Nina es desenmascarar a esta red y de paso obtener un reconocimiento profesional.

La segunda historia es la que tiene que ver con los esposos Derek Hull (Alexander Skarsgard) y Cindy (Paula Patton) que intentan sobreponerse al duelo por la muerte de su bebé. El marido opta por los juegos online, y así pasa gran parte de su tiempo, en tanto que Cindy acude a las sala de chat para desahogarse, hablando con personas que están en las mismas dolorosas circunstancias. Pronto su identidad será robada y todos sus ahorros gastados. La pareja se ve obligada a contratar a un detective privado (Frank Grillo), quien les revelará sus “secretos” en la web.
Finalmente, Rich Boyd (Jason Bateman), un abogado adicto al trabajo y dependiente de su celular, y su esposa Lydia (Hope Davis) deben lidiar con el intento de suicidio de su hijo adolescente, Ben (Jonah Bobo), tras ser víctima de cyber-bullying por parte de dos compañeros de la escuela.

Sorprende la forma en la que Rubin nos muestra el lado humano de sus personajes, y esto a pesar de que todos permanezcan inmersos en sus celulares, en la web. El director se acerca a ellos a través de primeros planos mientras chatean en línea, y así podemos percibir cada una de sus expresiones…

La excelente estructura del guión (autoría de Andrew Stern) se evidencia en la forma en que las tres historias se cruzan de manera perfecta, y al mismo tiempo establece nuevos vínculos entre personajes que hacían parte de otra trama. Valga como ejemplo la historia protagonizada por los adolescentes y sus padres. De la trama principal surgen dos personajes secundarios de gran fuerza dramática. Para destacar, también como un mérito del guión, que cada de una de las subtramas del film se constituya en una entidad independiente que hace que el interés del espectador permanezca hasta el final.

Pero además del sólido guión, tendría que destacar el trabajo del grupo de actores. Sobresaliente el rol que logra Jason Bateman como padre arrepentido, una actuación realmente intensa y llena de matices. A su lado Alexander Skarsgard (Derek Hull), le sirve de contrapunto perfecto. En cuando al grupo de actores que interpretan a los jóvenes protagonistas, decir que todos cumplen a cabalidad con su papel, encarnando a unos personajes reales, humanos, cercanos.

La banda sonora, a cargo de Sigur Ros, cumple con su cometido de crear el clima perfecto para esta desoladora historia. Igualmente apropiada resulta la fotografía de Ken Seng que a base de colores grises, construye la atmósfera fría que reclama la película.

Escenas para el recuerdo. La culpa y el remordimiento que observamos en los personajes, cuando Rich chatea con quien protagonizó el acoso a su hijo. Las imágenes nos tramiten todo el desconcierto y el dolor de estos momentos.
También digna de mención la secuencia en que las tres historias llegan al clímax. Intuimos un final violento, sin embargo, utilizando magistralmente el recurso de la cámara lenta, Rubin, atenúa todo rasgo de violencia, mientras suena en el fondo la canción On the Nature of Daylight, de Max Richter.

“Desconexión”, una grata sorpresa, no solo por sus valores cinematográficos, sino también por las profundas reflexiones que nos depara, y se erige como una muestra del poder didáctico del cine. ¡Imprescindible!


Premios:

2012: Festival de Venecia: Sección oficial (fuera de competición).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s