DESEANDO AMAR

Por: Mario Arango Escobar.

02

DESEANDO AMAR/Fa yeung nin wa (2000). GÉNERO: DRAMA ROMÁNTICO. PAÍS: HONG KONG. DURACIÓN 95’.

Dirección y guión: Wong Kar-Wai. Intérpretes: Tony Leung Chiu Wai, Maggie Cheung, Ah Ping, Rebbeca Pan, Liu Chum, Siu Ping-Lam Chin Chi-Ang Chan Man-Lui. Koo Kam-Wah, Yu Hsien, Chow Po-Chun. Fotografía: Christopher Doyle, Mark Li Ping-Bing. Música: Michael Galasso.

Sinopsis: Hong Kong, 1962. Li-zhen y Chow, vecinos de una humilde pensión, se convierten en amantes cuando descubren las infidelidades de sus respectivos cónyuges.

Han pasado diez años desde que Chou Mo (Tony Leung) y Su Li-zhen (Maggie Cheung) se conocieron en “Días salvajes”. Ahora, ambos comparten una infeliz existencia como consecuencia del engaño de sus respectivas parejas. Para llenar el vacío de sus soledades, los nuevos vecinos empiezan a acompañarse mutuamente. Inicialmente es una relación tensa, y conflictiva, que el director logra trasmitir de manera magistral, a través de llamadas telefónicas secretas, lágrimas en solitario o furtivos encuentros en medio de la noche…

Los dos enamorados son reservados y prudentes. Se guardan muy bien sus sentimientos y sólo el espectador conoce lo que cada uno de ellos siente con respecto al otro. Tienen miedo de soñar con algo que los dos consideran imposible. Sin embargo, no renuncian a encontrarlo. Y mientras tanto, prisioneros del desamor… les vemos a través de los barrotes de esa cárcel en que viven.

Con la maestría que caracteriza su cine, Kar-Wai nos involucra en su historia de  amor. Al comienzo como espías y luego como cómplices de un  romance signado por la pasión. Una pasión que en todo momento es contención, que no aflora, que solo se insinúa en sutiles roces de las manos, en miradas seductoras, en prologados silencios, o en el sensual movimiento con el que Su Li-Zhen, desciende por las escaleras. Nada de amor explícito o carnal… Sólo sugerencias. Como si el director quisiera salvaguardar la intimidad de los protagonistas. Y de esta manera, hacer que el espectador “construya” su propia versión, su propia película, según sus experiencias y sus recuerdos.

La importancia del tiempo, una de las obsesiones del director hongkonés, es palpable a lo largo de toda la película. Si en “Días salvajes” el recuerdo de un instante quedó grabado para siempre en la memoria de los protagonistas, en “Deseando amar” es el propio director el que congela ciertos momentos de un tiempo interior y emocional, para cargarlos de significado. Del mismo modo, “hablan” los repetidos encuentros de los enamorados al subir y bajar las escaleras, mientras se escuchan ecos de nostálgicos boleros…

También hablan del tiempo, del día a día, los preciosos vestidos que ciñen perfectamente el cuerpo escultural de Maggie Cheung, o los frecuentes planos de relojes, y las volutas de humo de tabaco…

En tanto que el director congela el tiempo, los enamorados intentan asimilar la infidelidad de que son víctimas. Y en este ejercicio juegan a representarles a ellos, sus respectivos esposos, a ponerse en su lugar, a “vivir” sus encuentros. Y ensayar la separación, ante la imposibilidad de consumar su amor.

Pienso que en definitiva, el film nos habla del tiempo que pasó, de lo que pudo haber sido, al menos para Chou Mo. Ese tiempo que perdura es su memoria cuando asiste al templo camboyano a dejar sus secretos…

Otro elemento de gran importancia, en “Deseando amar”, como en casi toda su filmografía, es la música. En esta oportunidad, además del leitmotiv de la película, que envuelve en un tono completamente romántico la historia, están los evocadores  boleros cantados por Nat King Cole.

Magnifica la fotografía, a cargo de Christopher Doyle, que unida a la exquisita banda sonora, contribuye a crear ese clima emocional que llega directo al corazón del espectador sensible.

En cuanto a las actuaciones. Magistrales las interpretaciones de Tony Leung Chiu Wai y Maggie Cheung, en los papeles principales. Es de admirar, que a base de miradas, ademanes, y silencios, ya que las palabras escasean, se establezca entre ellos tal química, que hace creíbles a sus personajes. Tony Leung obtuvo el premio a la mejor interpretación masculina en el Festival de Cannes por su actuación en este film.

Escenas para el recuerdo. La que nos muestra a Maggie Cheung en un ceñido vestido que nos deja apreciar su espectacular cuerpo, subiendo o bajando con gran sensualidad por las escaleras de la pensión. Aquella donde la cámara solo nos muestra las piernas de la protagonista subiendo por unas escaleras.

Al final, cuando Chow, después de ver hijo de Li-Zhen, se acerca a su casa y no se decide a llamar a su puerta.

Con “Deseando amar”, Wong Kar-Wai, nos entrega una verdadera obra de arte, que consolida su particular estilo en el que, además de la perfecta factura formal, hay una profunda reflexión sobre el concepto del amor. ¡Maravillosa!

Premios

2000: Festival de Cannes: Mejor Actor (Tony Leung) y Premio Técnico.

2000: Nominada Premios BAFTA: Mejor Película en Habla No Inglesa.

2001: Premio Cesar: Mejor Película Extranjera.

2001: Nominada Critics’ Choice Awards: Mejor Película de Habla No Inglesa.

20001: Círculo de Críticos de Nueva York: Mejor Fotografía y Mejor Película Extranjera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s