2046

Por: Mario Arango Escobar.

image2046 (2004). GÉNERO: DRAMA ROMÁNTICO. PAÍS: HONG KONG. DURACIÓN: 120’.

Dirección y guión: Wong Kar-Wai. Intérpretes: Tony Leung Chiu Wai, Zhang Ziyi, Faye Wong, Gong Li, Kimura Takuya, Lau Ka Ling, Chang Chen, Maggie Cheung, Ah Ping. Fotografía: Christopher Doyle, Lai Yiu Fai, Kwan Pun Leung. Música: Peer Raben, Shigeru Umebayashi.

Sinopsis: La película narra la historia de Chow Mo Wan, un escritor bohemio y mujeriego de los años 60s del siglo pasado, que se apresta a escribir una novela de ciencia ficción titulada “2046”, la cual se convierte en una metáfora de sus triunfos y fracasos amorosos.

Retomando algunos elementos de su anterior película, “Deseando amar”, Kar Wai continúa explorando el universo emocional y amoroso del señor Chow. En esta ocasión, nuestro protagonista deja su habitual timidez y se lanza a una experiencia completamente nueva. Inmerso en el mundo del juego y del alcohol, decide no volver a sufrir, y sustituye los relatos de artes marciales por historias de sexo.
Haciendo uso de su acostumbrada narrativa fragmentada, el director nos introduce en un laberinto de múltiples pasillos, a través de los cuales acompañamos al protagonista en una búsqueda desesperada e infructuosa de una mujer. Una mujer que mitigue la nostalgia y el dolor de un amor imposible. Es así como Chow hallará a Su Li en el cuerpo de Bai Ling, una joven que se enamora de él a primera vista. O en Wang Ping Wen, la hija del dueño del hotel, y escritora aficionada, y claro, en aquella jugadora profesional, que lleva el mismo nombre de su amada Su Li y que es conocida como “la araña negra”.
Cuatro sub-tramas que funcionan a la manera de una matrioska rusa, y cuyo contenido no es explícito, sino que se insinúa. De esta forma el director induce la participación activa del espectador, para que sea éste quien arme su propia película, convirtiéndose en co-autor del film.

La historia no es lineal. Por el contrario, su discurrir está lleno entradas y salidas, avances y flashbacks, donde el tránsito y la acción de volver se convierten en una constante. En este juego temporal confluyen la realidad de su historia con la virtualidad de una novela que Chow está escribiendo, concebida en un mundo de ciencia ficción que tiene lugar en año 2046, un momento de tecnología muy avanzada, un futuro hacia donde se viaja en tren en busca de los recuerdos perdidos y del que nadie regresa. Un número que, además le recuerda la habitación en la cual se reunía con la Sra. Chan, en “Deseando amar”.

Si el estilo narrativo que el director elige para “2046” es magistral, igual podríamos decir del manejo que hace del tiempo cinematográfico. Un segundo puede representar varios años de la historia, o puede hacer que un segundo se vuelva eterno. Para el director, el único tiempo que merece la pena vivir es el presente, los recuerdos de amores no correspondidos, de las oportunidades perdidas son una eterna frustración del deseo, y la memoria es la única depositaria del sentimiento irrepetible.

Otro elemento destacable, en “2046”, como en toda su filmografía, es el que tiene que ver con la banda sonora. Además de la música original de Shigeru Umebayashi y Peer Raben creada especialmente para esta película, encontramos canciones latinas de principios de los años 60, en las que sobresale “Siboney”, interpretada por Connie Francis.

Visualmente, estamos ante una obra de una belleza hipnótica. Cada plano, cada detalle de la composición está cuidado con el más absoluto esmero, a tal punto que cada fotograma se asimila a un cuadro en movimiento. Exquisito y refinado el tratamiento del color, con esos permanentes cambios del blanco y negro a los virados al azul, al verde, al rojo. Los encuadres imposibles, como espiando la escena, con personajes que hablan dando la espalda a la cámara, o que están en el vértice del plano, casi a punto de desaparecer. El uso de la cámara lenta y algunas rápidas. Todo este tratamiento de la imagen se corresponde, de manera perfecta, con la narrativa fragmentada que permea toda la película.

Sobresalientes las actuaciones de los protagonistas. La interpretación de Tony Leung, como el señor Chow, es sencillamente magistral. A su lado, Gong Li, como la “araña negra”, demuestra porqué es una de la actrices más reconocidas de oriente.

Algunas escenas para el recuerdo. Aquella en blanco y negro que nos lleva a “Deseando amar”, en la que el protagonista está con su enamorada, y se lamenta de haber dejado pasar la oportunidad de ser feliz.

Una escena que es clave para comprender la historia. Cerca al final, el señor Chow conoce a la “araña negra”, cuyo nombre es Su Li-Zhem (igual que aquella mujer que lo dejó marcado, sentimentalmente, para siempre). Después de besarla, le dice: “Quizás un día puedas huir de tu pasado, si lo haces búscame”.

Con “2046” Won Kar wai finaliza una hermosa trilogía que indaga sobre el amor y la sensualidad, y a la vez, avanza en la construcción de su universo artístico. Universo que lo acredita como uno de los directores más importantes del cine contemporáneo. “2046” una película imperdible!

Premios:
2004: Festival de Cannes: Sección oficial a concurso.
2004: Festival de Valladolid – Seminci: Selección oficial de largometrajes a concurso.
2005: Asociación de Críticos de Los Angeles: Mejor diseño de producción. 2 nominaciones.
2005: Círculo de Críticos de Nueva York: Mejor película en lengua extranjera y fotografía.
2005: Nominada a Critics’ Choice Awards: Mejor película de habla no inglesa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s