CAMINOS A KOKTEBEL

Por: Mario Arango Escobar.

image

BORIS KHLEBNIKOV

Nació en 1972, en Moscú (Rusia). Cursó estudios de biología, y trabajó como asistente de un laboratorio. Más tarde ingresó en el Instituto Estatal de Cine, donde se graduó en dirección cinematográfica. Mientras cursa sus estudios, realiza varios cortometrajes de ficción.

Debuta con el largometraje, en el año de 2003, “Caminos a Koktebel”/Koktebel, película que presentamos en nuestro cineclub.

En su filmografía se destacan películas como “Svobodnoe plavanie” (2006). Donde cuenta la historia de un chico de un típico pueblo ruso con una guardería, un colegio, una fábrica… Todo le va bien, pero un día la fábrica en la que trabaja cierra y se empieza a encontrar desorientado. Por primera vez en su vida, tendrá que tomar una decisión por sí mismo y pensar seriamente en lo que quiere hacer.

Crush /Korotkoe zamykanie (2009). Cinco historias de amor, de cinco directores distintos que se convierten en una declaración sobre el amor. Historias de gente normal y corriente, héroes en una época sin héroes.

A Long and Happy Life / Dolgaya schastlivaya zhizn (2013). Sascha vive en un pueblo en el norte de Rusia donde dirige una antigua granja colectiva. Sus trabajadores lo respetan y también toleran sus aventuras amorosas con Anya. Pero de repente Sascha se enfrenta a un dilema: los administradores del distrito le ofrecen un contrato muy lucrativo para la granja. La presión aumenta, y más aún cuando sus empleados le convencen para que se mantenga firme.

image

ALEKSEI POPOGREBSKY

Hijo del guionista ruso Pyotr Popogrebsky. Nació en Moscú en 1972. Estudió Psicología en la Universidad Estatal de Moscú. En 1994, comenzó a colaborar con su amigo Boris Khlebnikov y en 1997 presentaron el cortometraje Mimokhod, luego de otros trabajos juntos fueron premiados en Cannes y en Karlovy Vary por “Caminos a Koktebel”.

En el 2007, dirigió y escribió el guión en solitario de “Simple things/Prostye veshchi” (2007). La historia de un actor moribundo que le pide ayuda a un médico para morir a cambio de una obra maestra. Obtuvo varios premios como el Nika a mejor guión y el FIREPRESCI.

En 2011, también dirigió y escribió “How I ended this summer/Kak ya provel etim letom”, thriller situado en una estación polar rusa; Sergei, un veterano meteorológo y Pavel, un recién graduado, comparten meses en una isla desolada del océano ártico. Un día, Pavel recibe por radio una mala noticia sobre la familia de Sergei, pero decide no contársela.

image

CAMINOS A KOKTEBEL (2003). GÉNERO: DRAMA. PAÍS: RUSIA. DURACIÓN: 105’.

Dirección y guión: Boris Khlebnikov, Aleksei Popogrebsky. Intérpretes: Igor Chernevich, Gleb Puskepalis, Vera Sandrykina, Evgeniy Sytyy, Agrippina Steklova, Vladimir Kucherenko, Aleksandr Ilin, Anna Frolovtseva. Fotografía: Shandor Berkeshi. Música: Lutgardo Labad.

Sinopsis: Road movie que narra el viaje de un padre viudo y desempleado con su hijo de 11 años, desde Moscú hasta la casa de su hermana ubicada en la ciudad de Koktebel, en la península de Crimea, junto al Mar Negro.

Herederos del mejor cine clásico ruso, el dúo de jóvenes directores nos hacen partícipes de este viaje que padre e hijo emprenden con el ánimo de iniciar una nueva vida. Para el padre sería una forma de dejar atrás un pasado que lo agobia. Para el niño, la oportunidad de alcanzar la madurez.
Cual personajes escapados del mundo de Chejov, el recorrido que planean lo tendrán que realizar a píe, pues no disponen de recursos suficientes para costearse ningún transporte. El hecho de que el viaje esté planteado bajo estas condiciones nos permite apreciar la evolución de esta relación filial.

Como es de esperarse, esta convivencia tan cercana, hará posible que padre e hijo profundicen su conocimiento mutuo, y consoliden sus vínculos afectivos. Más, de otro lado y como en toda convivencia, también deberán superar momentos de gran tensión.

Durante un descanso que hacen del viaje, el padre consigue un trabajo para arreglar el techo de una humilde casa. El dueño de la vivienda, en la cual permanecen varios días, es un bebedor empedernido. En esta compañía, el padre del niño, alcohólico en recuperación, retoma nuevamente la adicción. A partir de este momento, cuando el niño descubre el secreto del padre, la imagen de éste ya no será la misma…

Sobre los altibajos de la relación padre e hijo, se encuentra el núcleo dramático de la historia. El manejo de la autoridad (no siempre en manos del padre), la responsabilidad, la confianza, el orgullo y la culpa, aflorarán en ambos personajes de manera clara y según las diferentes circunstancias.
La narrativa austera remite al mejor cine clásico ruso, como el del gran maestro Andrei Tarkovski. Uso repetido de planos fijos y un manejo bastante económico de los diálogos. La cámara opta por el punto de vista del niño, y en esta mirada encontraremos ecos del cine de Chaplin.

La banda sonora, particularmente la música del piano que interpreta Chick Corea, contribuye a crear ese ambiente intimista, tan acorde con la sobriedad de la narración

El gran trabajo fotográfico de Shandor Berkeshi es de una inusitada y lírica belleza, particularmente en su percepción del hermoso paisaje ruso, que termina convirtiéndose en un personaje más del film.

Destacables las interpretaciones de los dos protagonistas. Tanto Igor Csernyevics (el padre) como Gleb Puskepalis (el hijo) nos brindan una verdadera lección de buen actuar. Al parecer, los directores se esmeraron en propiciar esa química, necesaria para lograr en pantalla la acertada interacción entre padre e hijo, que dicho sea de paso, la mayor de las veces se establece tan solo mediante los gestos y miradas.

Escenas para el recuerdo. Me quedo con la escena del plano final, creada por la imaginación del niño, que se observa desde el aire. Y el muelle que ingresa en ese mar interminable, mientras el albatros se posa a su lado…Y la compañía silenciosa del padre. Hermosa metáfora.

“Caminos a Koktebel”, como dije al comienzo, es una road movie (un viaje filmado), pero no se trata solo de un cambio de lugar. Como toda road movie, hay implícito un descubrimiento de los personajes. Cine hecho poesía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s