PROMESA SOLEMNE

Por: Mario Arango Escobar.

image

SRDJAN KARANOVIC

Nació en 1945, en Belgrado, (Serbia).

La guirnalda de Petra/Petrijin venac (1980). Narra la vida de Petria a través de tres décadas, desde su primer matrimonio en los años 40 hasta la muerte de su segundo marido, a finales de los 60. Al mismo tiempo se refleja el panorama social y económico de la Yugoslavia de la época.

“Fresas en la garganta”/ Jagode u grlu (1985). Un grupo de amigos deciden celebrar la vuelta desde el extranjero de su amigo Miki. Han alquilado para ellos solos un restaurante, para recordar su juventud en los años 60 en la que promete ser una noche agitada.

Virginia/ Virdzina (1991). Croacia, finales del s.XIX. Tener hijos varones era una esperanza para salir de la pobreza milenaria en la que vivían los campesinos. Un padre de familia suplica al cielo para que su cuarto hijo sea, por fin, un varón. Como nace una niña, el padre la obligará a vestir y a comportarse como si fuera un chico.

Miradas amorosas/ Sjaj u ocima (2003) Labud es un estudiante que llega a Belgrado, siguiendo una ola de refugiados provocado por los conflictos de etnias en la antigua Yugoslavia. Echa de menos a su novia, Vida, de la que fue separado durante la guerra de los Balcanes. Desea reencontrarse con ella pero sabe que las posibilidades son remotas. Mientras tanto conoce a Romana, una joven procedente del otro extremo del frente. Pronto los dos jóvenes se enamoran…
Promesa solemne/Besa (2009). Película que presentamos en nuestro cineclub.

image

PROMESA SOLEMNE/BESA (2009). GÉNERO: DRAMA. PAÍS: SERBIA. DURACIÓN: 106’.

Dirección y guión: Srdjan Karanovic. Intérpretes: Miki Manojlovic, Iva Krajnc, Nebojsa Dugalic, Radivoje Bukvic, Ana Kostovska, Radivoj Knezevic, Jovo Maksic, Nikola Krneta, Slobodan Filipovic. Fotografía: Slobodan Trninic. Música: Zoran Simjanovic.

Sinopsis: A comienzos de la Primera Guerra Mundial, un profesor de una pequeña escuela serbia, debe viajar a la capital para enrolarse en el ejército. Antes de su partida, debe encontrar a alguien que se haga cargo de su joven esposa…

La historia, basada en un hecho real, se desarrolla en Serbia, justo al comienzo de la I Guerra Mundial. Filip (Nebojsa Dugalic) es el director de una escuela y acaba de ser destinado a un pequeño pueblo después de haberse casado con Lea, una eslovena con fuerte acento austríaco. Ésta, aunque es ciudadana serbia, no deja de ser sospechosa como simpatizante del Imperio Austro-Húngaro, para ese entonces, enemigo de Serbia. La guerra estalla y a Filip lo trasladan a la capital para prestar servicios en el Ministerio. Lea tendrá que quedarse en el colegio hasta que el conflicto acabe, o hasta que Filip regrese. El marido, preocupado por la situación en la que queda su mujer (una posible “enemiga” en el bando equivocado), le busca protección en Azim, el guarda del colegio, un albanés de religión musulmana. Azim le promete a Filip un “Besa”, tradicional juramento que cumplirá con su vida si es necesario. Y es justamente, este compromiso que adquiere Azim, el núcleo sobre el cual se desarrolla el film.

Una vez que Filip marcha al frente, y queda Lea en manos de Azim, irrumpe el drama. En un primer momento, y a causa de las diferencias, étnicas y sociales de la mujer y su guardián, sus relaciones serán bastantes tensas. Sin embargo, la fuerza de las circunstancias, no les dejarán más opción que tratar de entenderse. Y efectivamente, a medida que avanza la historia, las hostilidades se hacen menores, y la convivencia más llevadera.
En ese gradual acercamiento entre Azim y Lea, ambos aprenderán algo de la cultura del otro, la música, algunas formas culinarias, etc. Acercamiento que, como es de esperarse entre un hombre y una mujer, también va a propiciar el surgimiento del afecto y del deseo…
Srdjan Karanovic elige un modo de narrar tranquilo, sobrio, con precisos y bien estudiados movimientos de cámara, y una atmósfera intimista muy acorde con la historia.
Uno de los puntos fuertes de la película es la equilibrada mezcla de momentos de gran dramatismo, especialmente en los inicios del relato, con oportunos toques de humor, que hacen de su visionado una experiencia más que agradable.
La fotografía es realista, de tonos cálidos en los exteriores, y un tanto tenebrista hacia los interiores.
Otro de los puntos a destacar de esta singular obra, es el protagonismo de Miki Manoklovic, como Azem, que nos depara una interpretación realmente genial. A su lado, en perfecta sintonía, la actriz Iva Kraknc, como Lea, también borda a cabalidad su papel.

Escenas para el recuerdo. Aquella en la que sin tocarse, Azim y Lea se expresan el amor y el deseo que late entre ellos. Todo un compendio de erotismo.

Con “Promesa solemne”, Karanovic nos presenta un interesante contraste entre dos pueblos irreconciliables. Mientras que la pareja protagonista logra superar esta barrera, en el exterior, la guerra divide y separa a los dos pueblos. Y su mensaje es claro: para lograr la paz es necesario olvidar el pasado. Un film que desde la sencillez de su propuesta nos pone frente a uno de los directores más importantes de los Balkanes. Para tener en cuenta.!!

Anuncios

CONFIANZA

Por: Mario Escobar Arango.

ISTVÁN SZABÓ

image

Nació en 1938 en Budapest (Hungría). Como su familia era judía, debieron esconderse durante el Holocausto.

Inicialmente Szabó pensó en convertirse en médico, que era la profesión de su padre, además de ser una tradición familiar, referencia que aparece con frecuencia en sus películas. Sin embargo, su interés en las artes escénicas desde muy joven, lo llevó a incorporarse en la Academia de Cine de Budapest. Sus trabajos estudiantiles culminan en 1962 con Koncert, su película de graduación.

Su primer largometraje plenamente profesional “La edad de las ilusiones” (Álmodozások kora), ocurre en 1965. Según la opinión de algunos críticos, contiene influencias de la nouvelle vague y del cine polaco contemporáneo. Esta realización significó para el precoz director el Premio Especial del Jurado al Mejor Director en el Festival Cinematográfico de Hungría, convirtiéndose de inmediato en una figura clave para toda una nueva generación de cineastas húngaros de los años sesenta.

Dentro de su extensa filmografía, destacan títulos como:

“Apa” (Father), de 1966. Una película muy personal, sensible y poética, incluso romántica, que retrata plenamente el alma del director, la zozobra de la guerra y el comunismo.

“Confianza” (Bizalom) (1980). Película que presentamos en nuestro cineclub

“Mephisto”, película de 1981, significa para el director húngaro el reconocimiento internacional, al ser galardonado con el Premio Oscar a la Mejor Película Extranjera. La historia gira en torno a un actor de teatro, que decide “venderse” al nazismo, con tal de ascender en su profesión. Película presentada en nuestro cineclub en octubre de 2013.

“Coronel Red” (Redl ezrede) (1984) y “El adivino” (Hanussen) de 1988, terminan la trilogía, iniciada con “Mephisto”, con la caída del Imperio Austro-Húngaro, como telón de fondo.

“El amanecer de un siglo” (Sunshine) (1999). Poético retrato de varias generaciones, a lo largo de un siglo, que culmina con el derrumbamiento del imperio soviético.

“Conociendo a Julia”/ Being Julia (2004) Un diva del teatro londinense, pasa por un momento de decadencia. Para tratar de salir de esta crisis, se deja seducir por un joven arribista. Película presentada en nuestro cineclub en septiembre de 2013.

“The Door”/La puerta (2012). Magda, una escritora de clase media alta, emplea a una mujer mayor y solitaria, Emerence, para ser su ama de llaves. Hungría vive afectada por los acontecimientos externos, los cuales influyen en la relación entre las dos mujeres que viven en lados opuestos de la misma calle. Sin duda, hay cosas que se perdieron en un público no familiarizado con el entorno, pero podemos comprender claramente la sombra de la II Guerra Mundial, el Holocausto y la post-guerra de Hungría en un régimen comunista que se cierne sobre. Presentada en nuestro cineclub en septiembre de 2013.

image

BIZALOM/CONFIANZA (1980). GÉNERO: DRAMA. PAÍS: HUNGRÍA. DURACIÓN 105’.

Dirección: István Szabó. Guión: István Szabó, Erika Szántó. Intérpretes: Ildikó Bánsági, Péter Andorai, Oszkárné Gombik, Károly Csáki, Ildikó Kishonti, Lajos Balázsovits, Tamás Dunai, Zoltán Bezerédy. Fotografía: Lajos Koltai.

Sinopsis: Un hombre y una mujer deben tomar una decisión extrema para salvar sus vidas. Las fuerzas de la Alemania Nazi han ocupado el país y si no quieren verse deportados solo tienen una salida: mentir y hacerles creer que son pareja.

István Szabó, continúa con su mirada a uno de sus temas recurrentes en sus obras anteriores: el surgimiento del amor en un entorno caracterizado por la opresión y la falta de libertad. En esta oportunidad, “Confianza” se enmarca en el contexto de la Segunda Guerra Mundial, un ambiente donde reina la incertidumbre y la desconfianza.

La historia está protagonizada por Kata (Ildiko Bansagi), una mujer casada, que un día cualquiera recibe la noticia de que su esposo se ha visto obligado a huir para escapar de los nazis. En aras de preservar su integridad, Kata es abordada por un desconocido que la obliga a refugiarse en la casa de unos amigos.

En su nueva residencia, encontrará a Janos (Peter Andorra), quien le informa que, para no despertar sospechas de los dueños de la casa, ambos deberán fingir que son una pareja de esposos. Para tal fin, Karen, a instancias de Janos, deberá adoptar una nueva personalidad, un nuevo nombre y una nueva manera de comportarse.

Como es de esperarse, tratándose de dos extraños, la convivencia del nuevo matrimonio, en las primeras etapas, estará signada por constantes hostilidades de parte y parte. Sin embargo, dado el carácter un tanto débil de Kata, será ésta, la que, a medida que avanza el metraje, irá sucumbiendo ante las órdenes de Jano y poco a poco será su compañera sumisa…

En este lento proceso de simulación y adaptación a la nueva vida, empiezan a surgir vínculos afectivos en la pareja, hasta que un incipiente amor los lleva a expresarse sexualmente. Pero al finalizar la ocupación alemana, los dos enamorados deben, irremediablemente, dar fin al idilio y enfrentar la realidad de sus respectivas existencias.

El guión, del que también es autor Szabó, hace que la película transite hacia el mejor thriller psicológico, con grandes dosis de suspenso, no solo por los altibajos que experimenta la relación amorosa del simulado matrimonio, sino también porque no conocemos los antecedentes de ambos protagonistas.
Szabó recurre a una narrativa netamente teatral, que le va perfectamente bien a una historia que discurre mediante pequeños episodios, a través de los cuales conoceremos las emociones y actitudes de los dos protagonistas.

La atmósfera claustrofóbica del film se deriva, no sólo del reducido espacio en el que transcurren los acontecimientos, sino que está reforzada, magníficamente, a través de una fotografía de tonos oscuros y lúgubres a cargo de Lajos Koltaiy, fotógrafo habitual del director.
Notable la tarea del realizador y guionista, a la hora de construir los dos personajes principales, con unas características sicológicas perfectamente bien definidas. Características, que sirven de sustento a los dos protagonistas, Ildiko Bansagi y Peter Andorra, para lograr unas interpretaciones dignas de las mejores notas.

“Confianza”, una bella metáfora, de tintes románticos, con la cual el insigne director húngaro, nos habla de la guerra. Y no sólo la que alude al conflicto bélico, sino también de aquella que viven dos seres atrapados en sus vidas carentes de amor. Imperdible!!!

Premios:

1980: Nominada al Oscar: Mejor película de habla no inglesa
1980: Festival de Berlín: Oso de Plata – Mejor director.

NABAT

Por: Mario Arango Escobar.

image

ELCHIN MUSAOGLU

Nació en 1966 en Baku (Azerbaijan). Guionista y realizador de documentales. Miembro de la Unión de Cineastas de Azerbaijan y de la Unión de Documentalistas Turcos. Estudió Dirección Cinematográfica en el Instituto Estatal de Cultura y Artes de Baku. Estudios que complementó en la Lunacharsky, Mark Zakharov’s studio, en Moscú. (1989-1990).

Se inicia como realizador de largometrajes en el año 2008 con “La puerta número 40”/ 40-ci qapi. Rustam tiene 14 años y vive con su madre. Desde la muerte de su padre, asesinado por la mafia rusa, el chico ha tratado de llevar dinero a casa para él y su madre, recurriendo incluso para ello a actividades ilegales. Pero su sueño es formar una banda de música.

“Nabat” (2014) Película que presentamos en nuestro cineclub:

image

NABAT (2014). GÉNERO: DRAMA. PAÍS: AZERBAIJAN. DURACIÓN: 105’.

Dirección: Elchin Musaoglu. Guión: Elkhan Nabiyev, Elchin Musaoglu. Intérpretes: Fatemeh Motamed Arya, Vidadi Aliyev, Sabir Mamadov, Farhad Israfilov. Fotografía: Abdulrahim Besharat. Música: Hamed Sabet.

Sinopsis: La película narra la historia de Nabat, una mujer que, además de cuidar de su esposo enfermo, debe encargarse del cuidado de la casa y de la pequeña granja en la que viven. Con el trasfondo de la guerra, y la pérdida de su único hijo, Nabat deberá enfrentar la soledad más absoluta…

Desde las primeras imágenes, el segundo film del joven director azerí, nos cautiva por su estilo visual, en el que se impone una cámara de movimientos suaves, sutiles, que nos hacen recordar al gran maestro Tarkovski. Son lentos planos secuencia, a través de los cuales Musaoglu, nos adentra en una geografía hermosa muy cercana a la nuestra por las grandes cordilleras.

La narrativa de la película, de ritmo parsimonioso, acentúa la rutina de la protagonista. Diariamente, después de atender a su esposo y ordeñar una cabra de su propiedad, debe recorrer un interminable camino, hasta llegar al pueblo vecino donde vende las dos botellas de leche y compra medicamentos para el marido. De paso, visita al fotógrafo y averiguar por la foto de su hijo…

Pero tal vez donde más se hace evidente el minimalismo de “Nabat”, es en los escasos y parcos diálogos, que nos recuerdan el cine del húngaro Béla Tarr, y que son suficientes ante la elocuencia de la imagen.

Sorprende la refinada mirada del novel director, por la forma en que dignifica y embellece los objetos que adornan la humilde vivienda de la pareja protagonista. Igual sucede con los espacios tanto interiores como exteriores. Como si fuera un alumno de Bachelard, se regodea en su contemplación y nos regala fotogramas que se asemejan a verdaderas pinturas. Cada composición, cada encuadre, es resuelto con absoluto cuidado y esmero.

En la banda sonora, destacable la eficaz y hermosa melodía musical, autoría de Hamed Sabet, en la que se destaca el sonido de violonchelos y violines que subraya el tono melancólico de la historia.

Magnífica Fatemeh Motamed Arya como Nabal, que nos trasmite, en una interpretación contenida, toda la desolación y el drama que, en las personas, deja la guerra. En cuanto al actor que encarna a Iskender, Vidadi Aliyev, su actuación impacta por el gran realismo.

Escenas para el recuerdo: aquella en la que la pequeña silueta de Nabat y su cabra, aparece recortada contra el colorido fondo del ocaso. Igualmente significativas y hermosas, las escenas en las que Nabat enciende lámparas votivas en las casas abandonadas. Luces que en la noche, hacen de la panorámica del caserío, una imagen de una belleza única.

Y por supuesto, no podía dejar de mencionar las escenas finales, con esa presencia de Nabat, de una contundencia indiscutible.

Elchin Musaoglu, nos regala una obra que en medio de su sencillez, formal y temática, nos enfrenta a múltiples reflexiones. CINE con mayúsculas!!!

EL AMOR EN TIEMPOS DE ODIO

Por: Mario Arango Escobar.

image

JAN HREBEJK

Nació en 1967 en Praga (República Checa). Estudió en la Escuela de Cine y Televisión de la Academia de Artes Escénicas en Praga.

Obras destacadas de su filmografía:

“Pelísky” (1999). Dos familias, los Sebkovi y los Krausovi, se disponen a celebrar la Navidad, pero no precisamente con buen humor navideño. Los hijos adolescentes piensan que sus padres son totalmente estúpidos, y los padres están seguros de que sus hijos son unos rebeldes consentidos que se quejan de todo.

“El amor en tiempos de odio”/Musime si pomáhat (2000), película que presentamos en nuestro cineclub.

“Horem pádem” (2004). Dos contrabandistas se encuentran a un bebé abandonado, lo que dará pie a las más cómicas situaciones.

“Kawasakiho ruze (2009). 2009. Pavel Josek, un inminente científico y antiguo disidente, está a punto de recibir una condecoración por su valentía. Sin embargo, durante el rodaje de un documental de televisión sobre su vida se desvelará que a principios de los años 70, y bajo presión de la policía secreta, este hombre tomó parte activa en la desacreditación de un antiguo amigo que se vió finalmente obligado a emigrar. Este drama familiar gira en torno a las prácticas de la policía secreta a la hora de desacreditar a sus oponentes.

“Líbánky” (2013). Durante una íntima luna de miel que se llevará a cabo durante la tarde, la noche y la mañana siguiente en una casa de campo, irrumpirá un invitado inesperado.

image

EL AMOR EN TIEMPOS DE ODIO/Musíme si pomáhat (2000). GÉNERO: DRAMA. PAÍS: REPÚBLICA CHECA. DURACIÓN 120’.

Dirección: Jan Hrebejk . Guión: Jan Hrebejk, Petr Jarchovský (Historia: Petr Jarchovský). Intérpretes: Bolek Polívka, Csongor Kassai, Jaroslav Dusek, Anna Sisková, Jirí Pecha, Martin Huba, Simona Stasová . Fotografía: Jan Malír. Música: Ales Brezina.

Sinopsis: En el marco de la Segunda Guerra Mundial, en un pequeño pueblo checo que ha caído en manos de los alemanes, vive Josef, en compañía de su mujer. La apacible vida de los esposos se verá alterada con la llegada de David, un judío que les pide protección ante su inminente captura por parte de los nazis…

Jan Hrebejk, como ya es habitual en su filmografía, nos presenta una historia que mezcla a partes iguales, y de manera muy acertada, el drama y la comedia. En esta oportunidad, se adentra en las peripecias a las que se verán enfrentados Josef y su esposa Marie, ambos judíos, pero que, en aras de conservar el empleo del hombre, se ven precisados a aparentar que son simpatizantes de los alemanes. Y esto es así, ya que el jefe de Josef, es un redomado colaboracionista, que está dispuesto a delatar a quien se atraviese en su camino.

Un día cualquiera, acude a la casa de nuestros protagonistas, David, un vecino judío que ha escapado de un campo de concentración. A pesar del riesgo que corren, Josef y Marie no dudan en brindarle protección, escondiéndolo en el sótano de su casa.

A partir de este momento, la vida de los tres personajes, se complicará totalmente, pues el jefe de Josef, es un visitante frecuente de la familia, y empieza a sospechar que algo oscuro se le está ocultando. La presencia de David, va a detonar el drama y los toques de fino humor. Un humor que surge de los constantes malentendidos y juegos de palabras, como también de un recurso muy bien utilizado por el guionista y que tiene que ver con el hecho de que, al estar David oculto, mientras se suceden las visitas de Horst (el amigo indeseable), los diálogos se prestan para interpretaciones llenas de comicidad.

Para acentuar los efectos dramáticos de ciertos pasajes del film, el director checo hace uso de la técnica del stop-motion, que se percibe como una aproximación a la cámara lenta, pero que en realdad es algo que se logra en la post-producción digital o proyectando a 20 fotogramas por segundo en lugar de las acostumbradas 24.

Pero no se crea que la película se reduce a la mera comicidad. Pues la sátira política es permanente, y sobre todo, somos testigos del clima de zozobra y opresión que reinaba en Checoeslovaquia, durante los años de la Segunda Guerra Mundial.

Entre los puntos fuertes del film, además del original y bien estructurado guión, cabe destacar las singulares interpretaciones del trío de actores protagonistas. Anna Sisková, (Marie), Bolek Polívka (Josef) y Jaroslav Dusek (Horst Prohaska), realizan unas interpretaciones magníficas, llenas de realismo y naturalidad.

En el apartado técnico, sobresale una puesta en escena costumbrista, que aprovecha al máximo el reducido espacio en el que se desarrolla la película, sin que ésta se torne claustrofóbica. Adicionalmente, habría que mencionar el excelente trabajo del compositor Ales Brezina, y su bellísima melodía musical.

Escenas para el recuerdo. La secuencia cuando Marie es sorprendida con David, por su esposo y los amigos de éste. Y, claro!, la escena que aparece al final, cuando Josef, pasea a su bebé por una ciudad en ruinas. Hermoso contraste entre la muerte y la vida.

Jan Hrebejk nos regala una película maravillosa. Llena de humor, y sobre todo de humanidad, todo un canto al valor de la vida. Imprescindible!

Premios

2000: Nominada al Oscar: Mejor película de habla no inglesa.