CICLO HOMENAJE A ISABELLE HUPPERT

Por: Mario Arango Escobar.

39931a13-25fd-4ed4-a7f3-77d057c0860f-957-0000012d8b251118_tmp

ISABELLE HUPPERT

Nació en 1953, en París (Francia). Animada por su madre (que era profesora de inglés), cursó estudios en el Conservatorio de Versalles y ganó un premio de interpretación por su labor en “Un Caprice”, de Alfred de Musset. A continuación, estudiaría en el Conservatorio Nacional de Arte Dramático de París, lo que llevó a una ilustre carrera sobre los escenarios, con alabadas interpretaciones en producciones teatrales, entre las que figuran “Un mes en el campo”, de Ivan Turgenev, “Eurípides” y “Medea”.

Debutó en el cine en 1972 con “Faustine et le bel été”. Obtuvo el premio Suzanne-Blanchetti (concedido a la mejor revelación del año) por su intervención en “El juez y el asesino” (Bertrand Tavernier, 1976). Historia recreada en la Francia de 1983, Joseph Bouvier dispara a su novia y justo después se dispara en la cabeza. Casualmente ninguno de los dos muere, pero él es ingresado en un hospital psiquiátrico. Tras su salida del hospital, durante los siguientes cinco años, se dedica a violar y a matar a una docena de adolescentes.

Se da a conocer al gran público con la “La encajera” (1977), de Claude Goretta. Relato de una muchacha discreta y silenciosa, aprendiz de peluquería que conoce a un estudiante de buena familia. Se enamoran y deciden irse a vivir juntos a París. Ella plancha y él estudia. Pero las diferencias de clase y cultura percibidas por el chico comienzan a resquebrajar la relación.

Algunos de sus trabajos más sobresalientes son con Claude Chabrol, que la convirtió en una de sus musas:

“Un asunto de mujeres”/ Une affaire de femmes (1988). Segunda Guerra Mundial (1939-1945). La vida en la Francia ocupada es muy difícil. Marie Latour, una mujer casada, decide ayudar a una vecina a interrumpir un embarazo no deseado. Poco a poco empiezan a requerir sus servicios otras mujeres encintas, bien porque han sido violadas, bien porque sus maridos están en el frente. Mientras tanto, el marido de Marie, que permanece en casa debido a una herida de guerra, contempla sorprendido cómo mejora la economía familiar.
“Madame Bovary” (1991). “La ceremonia” (1995). Sophie, una mujer eficiente pero fría y calculadora, entra a trabajar como ama de llaves para la exigente señora Lelièvre. Un día, conoce a Jeanne, una empleada muy fisgona del servicio de correos de Saint-Maló, y entre ambas se establece una relación criminal.

“No va más”/ Rien ne va plus (1997). Betty y Victor forman una pareja bastante singular. Él es un hombre de 60 años, justo el doble que ella. Los dos recorren Francia y otros países en una caravana y participan en reuniones y congresos, donde se dedican a desvalijar a hombres ricos que son presa fácil del irresistible encanto de Betty.
“Gracias por el chocolate”/ Merci pour le chocolat (2000). Mika Müller, directora general de Chocolates Müller, es una mujer que, bajo una apariencia encantadora y delicada, acostumbra a controlar a todos los que están a su alrededor, incluido su marido, André Polanski, un prestigioso pianista, y el hijo de éste, Guillaume, cuya novia Jeanne, según Mika, supone una amenaza para la estabilidad familiar.
“Los destinos sentimentales”/ Les Destinées sentimentales (2000) de Olivier Assayas. Pauline y Jean se conocen durante un baile en Barbazac (Charente) y se enamoran apasionadamente. Ella tiene veinte años, él es un pastor protestante casado, padre de familia y resignado a su fracaso matrimonial. Sin embargo, a partir de entonces los amantes harán caso omiso de las presiones de la puritana sociedad protestante en la que viven.

Con el cineasta Michael Haneke, ofreció igualmente interpretaciones que han recibido grandes elogios de la crítica:

“La pianista”/La pianiste (2001), donde es una profesora de piano sexualmente reprimida. Una mujer, profesora de piano en un conservatorio, frecuenta cines porno y tiendas de sexo para escapar de la influencia de su dominante madre. Uno de sus alumnos se propone seducirla.
“Amor” /Amour (2012). Georges y Anne, dos ancianos de ochenta años, son profesores de música clásica jubilados que viven en París. Su hija, que también se dedica a la música, vive en Londres con su marido. Cuando, un día, Anne sufre un infarto que le paraliza un costado, el amor que ha unido a la pareja durante tantos años se verá puesto a prueba.
“El porvenir”/L’avenir (2016) de Mia Hansen-Løve. Nathalie es profesora de filosofía en un instituto. Ronda los sesenta y, de un día para otro, es dejada por su marido y se encontrará completamente sola, lo que hará que se replantee toda su vida.
“Elle” (2016) dirigida por Paul Verhoeven. Michèle, exitosa ejecutiva de una empresa de videojuegos, busca venganza tras ser asaltada de forma violenta en su propia casa por un intruso.

Huppert no ha dejado de aparecer en los escenarios de teatro; ha sido ovacionada su interpretación más reciente sobre los mismos, en la obra de Tennessee Williams “Un tranvía llamado deseo” en París, Francia.

Isabelle Huppert, una de las actrices más alabadas del cine, ha recibido numerosos galardones y elogios de la crítica, no sólo en su Francia natal, sino también en todo el resto del mundo. Es la actriz que más películas ha tenido (18) en competición oficial del Festival de Cine de Cannes, y una de las cuatro que ha recibido el premio a la “Mejor actriz” en dos ocasiones, por “Prostituta de día, señorita de noche” en 1978 y “La pianista” en 2001. También es la que ha acumulado un mayor número de candidaturas al premio César. Ha optado al mismo en 13 ocasiones, de las que ha ganado una, por “La ceremonia” de Chabrol.

EN MAYO PUEDES HACER LO QUE TE PLAZCA

Por: Mario Arango Escobar.

img_0576

CHRISTIAN CARION

Nació en 1963 en Cambrai (Francia). Después de estudiar ingeniería, se incorporó al Ministerio de Agricultura, sin dejar de cultivar una pasión por el cine, que surgió durante la adolescencia. Su encuentro con el productor Christophe Rossignon fue determinante.

Su debut como realizador ocurre en el año 2001, cuando presenta “La chica de París”/Une hirondelle a fait le printemps. Una joven informática decide abandonar su trabajo y el estilo de vida urbano para instalarse en el campo y hacerse agricultora. En su nueva vida tendrá que convivir con un viejo campesino bastante cascarrabias.

“Feliz Navidad”/ Joyeux Noël (2005). Basada en una historia real sucedida durante la Navidad de 1914, a principios de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), cuando en diferentes zonas del frente soldados alemanes, franceses y escoceses enterraron sus diferencias y sus muertos y celebraron la Nochebuena juntos.

“El caso Farewell”/ L’affaire Farewell (2009). Moscú, años 80, Guerra Fría. Defraudado por el régimen comunista, el coronel del KGB Serguei Grigoriev se propone derrocarlo. Se pone en contacto con el ingeniero francés Pierre Froment, al que proporciona información altamente confidencial que no tarda en llegar al propio Mitterrand, quien, a su vez, alerta al presidente Reagan sobre la existencia de una gigantesca red de espionaje gracias a la cual los soviéticos conocen hasta el más mínimo detalle de las investigaciones científicas, industriales y militares de los países occidentales. Pierre Froment se verá entonces implicado en un gravísimo asunto de espionaje que, además de sobrepasar su capacidad, pone en peligro su vida y la de toda su familia.

“En mayo puedes hacer lo que te plazca”/ En mai, fais ce qu’il te plaît (2015). Película que presentamos en nuestro cineclub.

img_0579

EN MAYO PUEDES HACER LO QUE TE PLAZCA/En mai, fais ce qu’il te plaît (2015) GÉNERO: DRAMA-NAZISMO. PAÍS: FRANCIA. DURACIÓN: 114’

Dirección: Christian Carion. Guión: Andrew Bampfield, Christian Carion. Intérpretes: August Diehl, Olivier Gourmet, Mathilde Seigner, Alice Isaaz, Matthew Rhys, Joshio Marlon, Thomas Schmauser, Laurent Gerra, Jacques Bonnaffé. Fotografía: Pierre Cottereau. Música: Ennio Morricone.

De nuevo, Christian Carion nos trae una película que indaga en su historia familiar. En esta oportunidad recurre a las vivencias de su propia madre para hablarnos del éxodo que tuvieron que enfrentar miles de franceses durante los oscuros días de 1940, en plena ocupación alemana.

La madre del director hace presencia en la película, encarnando a la maestra abnegada y valiente, a cuyo cuidado se encuentra el hijo de un soldado alemán que huye de los nazis y que debe sortear múltiples obstáculos para dar con el paradero del niño.
Estas dos subtramas están perfectamente ligadas con la del cineasta alemán y sus hombres, que periódicamente se dedican a filmar algunas escenas para luego manipularlas a su antojo y así tratar de mostrar la superioridad nazi sobre sus víctimas.

La película se inicia con imágenes en blanco y negro de la ciudad de Arras y algunos de sus habitantes, momentos antes de emprender la huida hacia Burdeos, para sobrevivir a la persecución nazi. Imágenes que le imprimen un tono documental al film.
La sensibilidad con la que el realizador francés aborda su historia, llega directamente al espectador, quien desde el primer momento se identifica con el dolor y el drama que viven los miles de desplazados. No obstante, Carion sabe equilibrar magistralmente el drama y la tragedia con momentos de gran ternura, e incluso, con toques de fino humor.
Tanto la narrativa como el apartado visual, con sus grandes planos generales que captan la enorme belleza de la campiña francesa, nos remiten al cine de los grandes maestros del cine norteamericano. Concretamente, la presencia del John Ford, de “Uvas de la ira” es innegable.

El trabajo de fotografía, a cargo de Pierre Cottereau es digno de todo elogio, por el cuidado en las composiciones, por el manejo de la luz, y por la forma de captar el drama de los personajes. La recreación de la época, igualmente notable.
Uno de los grandes aciertos de esta película, sin duda lo es la banda sonora. El gran maestro Ennio Morricone, hace gala de su ya reconocido talento para crear una melodía que se adapta perfectamente a la atmósfera melancólica propuesta por el director. Igualmente apropiadas y bellas la selección de canciones de la época, en la cual destaca la interpretada por la incomparable Édith Piaf.

En cuanto al grupo de actores, habría que decir que tanto protagonistas como figurantes, cumplen a cabalidad con sus respectivos papeles. Para destacar la actuación de Olivier Gourmet que da vida a Paul, el alcalde, quien debe conducir, sabiamente la caravana de emigrantes. A su lado, Joshio Marlon que representa al pequeño Max, en un papel lleno de encanto y emotividad.

Algunas escenas para el recuerdo. Las realistas e impresionantes tomas de los tanques alemanes a través de los campos cultivados y el ataque aéreo sobre los caminantes.
Finalmente decir que la película que presento es un apreciable homenaje a todos los hombres, mujeres y niños que protagonizaron esta Diáspora. Un tema que nos remite y nos debe sensibilizar sobre la situación de los miles de emigrantes de una Europa que se ha olvidado de su pasado. Necesaria y sentida película.

 

 

 

 

 

 

.

LOS COMBATIENTES

Por: Mario Arango Escobar.

6388b6fb-982d-4577-9a64-a42c1def22c8-233-000004444aecabfa_tmp

THOMAS CAILLEY

Nació en 1980 en Clermont-Ferrand (Francia). Finalizados sus estudios secundarios ingresa en una compañía de producción de documentales. Motivado por la decisión de su hermano mayor, un profesor de física que se convierte en director de fotografía, decide ingresar en la prestigiosa escuela de cine La Fémis de París, en 2007. Durante sus estudios, escribió varios guiones para cortometrajes. Su proyecto de grado fue co-escribir el guión de “Los combatientes” que luego llevaría a la gran pantalla, iniciando su carrera como realizador.

666778d7-be31-4403-bcc5-c4cdd31b3333-233-00000442aeae5a76_tmp

LOS COMBATIENTES/LES COMBATTANTS (2014) GÉNERO: DRAMA-ROMANCE. PAÍS: FRANCIA. DURACIÓN: 98’

Dirección: Thomas Cailley. Guión: Thomas Cailley, Claude Le Pape. Intérpretes: Kévin Azaïs, Adèle Haenel, Antoine Laurent, Brigitte Roüan, William Lebghil, Thibaut Berducat. Fotografía: David Cailley. Música: Philippe Deshaies, Lionel Flairs, Benoit Rault.

“Los combatientes” nos relata el encuentro entre Madeleine (Adèle Haenel) una chica agreste y deseosa de aventuras y Arnaud (Kévin Azaïs, un muchacho que trabaja con su hermano en la carpintería familiar, pero que está un poco sin saber qué hacer con su vida.

El encuentro ocurre durante el verano, cuando al lugar llega una comisión del ejército para reclutar jóvenes. Madeleine acude entusiasta, pues la vida militar siempre ha sido uno de sus sueños. Arnaud también acude, más por inercia que por un verdadero interés.

Sin embargo, este primer acercamiento entre los jóvenes no está, precisamente, marcado por el romanticismo. Todo lo contrario, el suyo es un verdadero combate, en el que Madeleine se impone a Arnaud.
Luego de este episodio, Arnaud, por razones de su trabajo, se encontrará nuevamente con la muchacha, que desde el primer momento ejerce una fuerte atracción sobre él. A partir de este momento, los dos iniciarán una relación más cercana, que se transformará en un romance bastante especial.
Para que el romance florezca cada uno de los jóvenes deberá participar de una evolución inversa a la del otro, hasta que llega ese momento, espléndidamente plasmado en las imágenes, donde les vemos quitándose el maquillaje y mostrándose tal como son.

Cailley, equilibra magistralmente el drama romántico, con unos diálogos llenos de profundidad, a través de los cuales nos habla de problemáticas muy vigentes, como la crisis económica, la falta de expectativas de los jóvenes, el desempleo, etc, sin que su interés sea el cine social.
Algo para destacar, es el recurso que el director hace de las alegorías, para hablarnos de alguno de los rasgos de los protagonistas. Recuérdese el momento en el cual Aranud rescata al hurón que cae a la piscina. Él quiere adoptarlo, ella devolverlo al bosque. Lo que podríamos leer como el instinto de conservación que anima al joven y el deseo de independencia de la chica. Igualmente elocuente la simbología presente en la escena del perro, que espera que le quiten el bozal para demostrar el afecto a quien se lo ofrece, como Madeleine…

Destacable también las actuaciones de los dos protagonistas. La naturalidad, sensualidad y espontaneidad que ambos le imprimen a sus interpretaciones, constituyen, sin lugar a dudas, otro punto clave de esta fresca historia.

Película de gran calidad artística, con una fotografía realista, que captura bellamente la región de Burdeos, con esos parajes llenos de bosques y ríos que son un verdadero deleite para la vista. Con relación a los personajes, David Cailley se detiene repetidamente en los primeros planos de los rostros, para acercarnos a las emociones de aquellos.

La música, con toques electrónicos es bastante adecuada y añade el ritmo perfecto a la historia. Adicionalmente, los silencios cobran una gran importancia en ciertos momentos del film, para que los sonidos y ruidos de la Naturaleza puedan ser apreciados cabalmente.

Con “Los combatientes” asistimos a una muestra del más joven cine europeo, introspectivo, lleno de silencios, que exige un espectador activo. Una película que en medio de su sencillez formal, apunta a reflexiones de gran calado. Imperdible!

Premios:
2014: Premios César: Mejor ópera prima, actriz (Haenel) y actor revelación (Azais).
2014: Festival de Cannes: Premio FIPRESCI (Quincena de realizadores).

UN DOCTOR EN LA CAMPIÑA

Por: Mario Arango Escobar.

03fe2586-9486-4345-8a41-37c240365196-233-000004469aa257d9_tmp

THOMAS LILTI

Nació en 1976 en Francia. Desde muy joven se apasiona por la medicina y el cine. Mientras cursa sus estudios como médico, realiza varios cortometrajes.

Su primer largometraje es “Hipócrates/ Hippocrate (2004). Benjamin está destinado a ser un gran doctor, pero su primera experiencia como médico residente en el hospital donde trabaja su padre no sale como él esperaba. La práctica se revela mucho más compleja que la teoría y la responsabilidad es agobiante. Además, su compañero de trabajo Abdel, un médico extranjero, tiene mucha más experiencia que él. Benjamin tendrá que enfrentarse cara a cara con sus límites y sus miedos, así como los de sus pacientes y sus familiares, los médicos y sus compañeros residentes.

En el año 2016 realiza “Un doctor en la campiña”/Medecin de champagne, que presentamos en nuestro cineclub.

UN DOCTOR EN LA CAMPIÑA/ MÉDECIN DE CAMPAGNE (2016) GÉNERO: DRAMAMEDICINA. PAÍS: FRANCIA. DURACIÓN 102’

Dirección: Thomas Lilti. Guión: Thomas Lilti, Baya Kasmi. Intérpretes: François Cluzet, Marianne Denicourt, Patrick Descamps, Christophe Odent, Isabelle Sadoyan, Félix Moati. Fotografía: Nicolas Gaurin. Música: Alexandre Lier, Nicolas Weil.

Thomas Lilti en este, su segundo largometraje, nuevamente nos introduce en una historia que él, como médico, conoce muy bien. Si en su anterior película, “Hipócrates”, nos mostraba el universo de un joven médico recién egresado, sus temores, sus inseguridades, en esta oportunidad nos acerca a la cotidianidad de Jean-Pierre (François Cluzet,), un médico rural, curtido por los años, que vive para su profesión. No solo es el médico que cura las dolencias del cuerpo, sino que sus pacientes son para él sus amigos, quienes acuden al consultorio también en busca de consuelo para los dolores del alma.

Un día Jean-Pierre recibe de su médico la noticia de que padece un cáncer cerebral. Aunque la noticia le llega de sorpresa, nuestro protagonista no se intimida, y continúa con su abnegada labor. Sin embargo, por recomendaciones del médico que lo trata, debe acoger a Nathalie (Marianne Denicourt), una joven médica para que le sirva como asistente y de esta manera él pueda cumplir con su tratamiento.

A medida que avanza el relato la pareja de médicos supera el recelo que inicialmente los separa, y van conformando un equipo que recorre la campiña para llevar alivio, consuelo y amor a los numerosos pacientes. Jean Pierre, abrirá su corazón a Nathalie y le hará conocer sus debilidades, y ella, con cada día que pasa, se sentirá más identificada con su maestro.

La narrativa discurre de manera pausada y tranquila, y en todo momento se percibe el interés del realizador por imprimirle a la historia un tono realista, que logra gracias a su otra faceta de médico. Hasta en los más mínimos detalles de la película se percibe la humanidad y la sensibilidad con las que Lilti, también autor del guión, construye sus personajes y todo el contexto en el cual se mueven.

Uno de los grandes aciertos del film lo constituye la pareja de protagonistas. François Cluzet, en el papel de médico, se “mete” literalmente en su personaje, prodigándonos una actuación que en todo momento se hace natural y verosímil. Marianne Denicourt por su parte, derrocha sinceridad y sirve de contrapunto perfecto para que ambos personajes encajen perfectamente en la historia.
Una banda sonora que acompaña con suaves tonos la historia y donde sobresale la eterna Nina Simone con su maravillosa interpretación de “Wild Is the Wind”, durante los créditos finales, que acentúa el tono sentimental y nostálgico de la película.

Escenas para el recuerdo. Aquella que tiene lugar durante el Festival Country en la cual Jean-Pierre, mientras todos disfrutan de la música, y danzan alegres, él está solo, y se da cuenta que un ciclo de su vida está llegando a su fin y que debe asumir su existencia de otra manera.

Thomas Lilti, de manera sencilla, casi minimalista, nos entrega una película que reivindica el papel de ese médico rural, en nuestro medio el ya olvidado “médico de familia”. Aquel profesional de la salud, cercano, amoroso, comprensivo, cuya sola presencia era suficiente para obrar el prodigio que a veces no logran los medicamentos: curar el cuerpo y el alma. Pero también nos plantea, de manera muy sabia, el derecho de todo paciente a una muerte digna. Imprescindible película!

LAS INOCENTES

Por: Mario Arango Escobar.

img_0519

ANNE FONTAINE

Nació en 1959 en Luxemburgo. Se formó como bailarina y comenzó a interesarse en el cine en los años 80, cuando hizo su debut como actriz.

En 1986 colaboró en la dirección teatral de, “Viaje al fin de la noche”, junto con Fabrice Luchini. Fue entonces cuando conoció Philippe Carcassonne, su futuro esposo, quien produjo la primera de sus películas como directora “Les Histoires d’amour finissent mal en général” (1993), que ganó el premio Jean Vigo.

Los siguientes, son algunos de los títulos destacados de su filmografía como realizadora:

“Limpieza en seco” / Nettoyage à sec. (1997) Nicole y Jean Marie son un matrimonio que se gana la vida modestamente administrando una lavandería en una pequeña ciudad. Sus vidas son monótonas y algo aburridas. Hasta que una noche, para escapar un poco de su rutina, deciden ir a una discoteca, donde asisten a un espectáculo de travestis. En cuanto conocen a Loic, la protagonista, la vida de la pareja cambia totalmente; una serie de sentimientos ocultos y placeres reprimidos se despiertan ellos, revolucionando su vida.

“Comment j’ai tué mon père” (2001). Jean-Luc es un prestigioso médico que trabaja en una clínica de Versalles. Puede permitirse llevar una vida desahogada y satisfactoria con su esposa Isa. Esa estabilidad se ve amenazada durante un acto social, en el que se encuentra con su padre, un médico que se fue trabajar a África, abandonándolo cuando todavía era un niño. A pesar de que todavía no lo ha perdonado, se ve obligado a acogerlo en su casa, pero la ira de Jean-Luc irá en aumento al comprobar que ese hombre acaba ganándose la simpatía tanto de su esposa como de su hermano menor.

“Entre ses mains” (2005). Ella trabaja en una compañía de seguros, está casada y es madre de una niña pequeña. Él es veterinario, vive con su madre y lleva mal la soledad. Un siniestro en la consulta del veterinario pone en contacto a estos dos seres entre los que surge una relación ambigua y misteriosa.

“Coco avant Chanel” (2009). Se centra en los años de aprendizaje de la gran diseñadora de moda y muestra cómo una joven de familia muy modesta, autodidacta pero dotada de una personalidad excepcional, llega a ser un símbolo de éxito y libertad, creando la imagen de la mujer moderna.

“Dos madres perfectas”/ Adore (2013).La historia de dos amigas que se enamoran cada una del hijo de la otra: una historia de amor provocadora y poco convencional.

“Las inocentes”/Les inocentes (2016). Película presentada en nuestro cineclub.

img_0521

LAS INOCENTES/ LES INNOCENTES (2016) GÉNERO: DRAMA-RELIGIÓN. PAÍS: FRANCIA. DURACIÓN: 100’

Dirección: Anne Fontaine. Guión: Sabrina B. Karine, Pascal Bonitzer, Anne Fontaine. Intérpretes: Joanna Kulig, Lou de Laâge, Agata Buzek, Agata Kulesza, Anna Próchniak, Vincent Macaigne, Katarzyna Dabrowska. Fotografía: Caroline Champetier. Música: Grégoire Hetzel.

La destacada realizadora francesa Anne Fontaine, nos presenta en “Les inocentes”, una historia real, inspirada en las notas de Madeleine Pauliac, quien, como médica de la Cruz Roja, en la Polonia de 1946, debe acudir a un convento de clausura, donde una de las monjas está en peligro de muerte. Se trata de una religiosa, embarazada, que está a punto de dar a luz. Pero no es la única que se encuentra en ese estado, pues luego de interactuar con algunas de las hermanas, Mathilde, la médica, se entera de lo ocurrido: 25 monjas fueron víctimas de una violación masiva por parte del ejército ruso. Un secreto que la Madre superiora está empeñada en que no se conozca, por temor a la deshonra.

Mathilde, como mujer sensible, se compromete a no divulgar lo que se guarda tan celosamente en el convento, y decide asumir, con total amor y respeto, su papel de médica para que las víctimas del reprochable abuso, puedan resarcirse con la vida y finalmente asumir la maternidad.

El núcleo central de la película tiene que ver con el conflicto moral y la crisis de fe que experimentan las religiosas. La mayoría de ellas no logran alejar el temor del castigo eterno al romper sus votos de castidad. Las preguntas sobre esta maternidad no deseada se suceden y las respuestas no llegan. Situaciones que la directora maneja de manera muy acertada, no obstante lo espinoso del tema.

Para hacernos partícipes del drama que se viven en el convento, la directora hace uso de una ambientación y puesta en escena acorde con la situación de cada una de las monjas, y su manera particular de asumir su embarazo. Imágenes bastante sombrías, en principio, que al final adquieren luminosidad y color, acorde con los cambios que suceden.

Extraordinario el trabajo de Caroline Champetier en una fotografía de tonos grises y fríos, y de unas escenas que nos recuerdan las obras de Caravaggio por el manejo exquisito de la luz.

Uno de los puntos fuertes de la película es el conjunto de actores. Impresionante interpretación de Lou de Laâge, en el papel de Mathilde, con la valentía y decisión que el personaje reclama. Convincente y natural. De igual modo, el conjunto actrices que encarnan a las hermanas, cumplen espléndidamente con sus respectivos roles.

Escenas para el recuerdo. Aquella en la cual Mathilde ayuda en el parto a una de las monjas, y ésta trata de impedir cualquier posibilidad de mostrar parte de su cuerpo sin el hábito religioso, la médica le pregunta que si puede considerar por un momento poner a Dios entre paréntesis… Y el final. Toda una sorpresa pues durante todo el metraje la historia está llena de tensión y drama, sin embargo al final, hay un mensaje lleno de esperanza.

Anne Fontaine consolida con “Las inocentes”, su carrera como una gran directora. A través de ella nos acerca a una nueva, que no suficiente, reflexión sobre el absurdo de la guerra y sobre el sentido y el peso de la fe. Una directora comprometida, que saca a la luz una historia que, de otra manera, habría permanecido en el más absoluto olvido. Imprescindible!