PADRE, UN DIARIO DE FE

Por: Mario Arango Escobar.

img_0683

ISTVÁN SZABÓ

Nació en 1938 en Budapest (Hungría). Como su familia era judía, debieron esconderse durante el Holocausto.

Inicialmente Szabó pensó en convertirse en médico, que era la profesión de su padre, además de ser una tradición familiar, referencia que aparece con frecuencia en sus películas. Sin embargo, su interés en las artes escénicas desde muy joven, lo llevó a incorporarse en la Academia de Cine de Budapest. Sus trabajos estudiantiles culminan en 1962 con Koncert, su película de graduación.

Su primer largometraje plenamente profesional “La edad de las ilusiones” (Álmodozások kora), ocurre en 1965. Según la opinión de algunos críticos, contiene influencias de la nouvelle vague y del cine polaco contemporáneo. Esta realización significó para el precoz director el Premio Especial del Jurado al Mejor Director en el Festival Cinematográfico de Hungría, convirtiéndose de inmediato en una figura clave para toda una nueva generación de cineastas húngaros de los años sesenta.

Dentro de su extensa filmografía, destacan títulos como:

“Apa” (Padre diario de fe, 1966). Película que presentamos en nuestro cineclub.

“Confianza” (Bizalom, 1980). Un hombre y una mujer deben tomar una decisión extrema para salvar sus vidas. Las fuerzas de la Alemania Nazi han ocupado el país y si no quieren verse deportados solo tienen una salida: mentir y hacerles creer que son pareja.
Película que presentamos en nuestro cineclub en mayo de 2016.

“Mephisto”, película de 1981, significa para el director húngaro el reconocimiento internacional, al ser galardonado con el Premio Oscar a la Mejor Película Extranjera. La historia gira en torno a un actor de teatro, que decide “venderse” al nazismo, con tal de ascender en su profesión. Película presentada en nuestro cineclub en octubre de 2013.

“Coronel Red” (Redl ezrede, 1984) y “El adivino” (Hanussen) de 1988, terminan la trilogía, iniciada con “Mephisto”, con la caída del Imperio Austro-Húngaro, como telón de fondo.

“El amanecer de un siglo” (Sunshine, 1999). Poético retrato de varias generaciones, a lo largo de un siglo, que culmina con el derrumbamiento del imperio soviético

“Conociendo a Julia”/ Being Julia (2004). Una diva del teatro londinense, pasa por un momento de decadencia. Para tratar de salir de esta crisis, se deja seducir por un joven arribista. Película presentada en nuestro cineclub en septiembre de 2013.

“The Door”/La puerta (2012). Magda, una escritora de clase media alta, emplea a una mujer mayor y solitaria, Emerence, para ser su ama de llaves. Hungría vive afectada por los acontecimientos externos, los cuales influyen en la relación entre las dos mujeres que viven en lados opuestos de la misma calle. Presentada en nuestro cineclub en septiembre de 2013.

img_0686

PADRE, UN DIARIO DE FE/ APA (1966) GÉNERO: DRAMA. PAÍS: HUNGRÍA. DURACIÓN 98

Dirección y guión: István Szabó. Intérpretes: András Bálint, Miklós Gábor, Dániel Erdély, Kati Sólyom, Klári Tolnay, Zsuzsa Ráthonyi. Fotografía: Sándor Sára. Música: János Gonda.
Con tan solo 28 años, Szabó sorprende con este, su segundo largometraje, que anticipa la calidad de su futura filmografía.
“Apa” está estructurada formalmente como un sencillo cuento de hadas, narrado por Takó, (Daniel Erdely) un niño que pierde demasiado pronto a su padre para poder conocerle como realmente era. Para suplir el vacío de la ausencia, recurre a su fantasía y de esta manera, construir su memoria.

La película se inicia con una serie de imágenes documentales, (una constante en la filmografía del director húngaro), que nos muestran el desastre causado por los bombardeos alemanes sobre Budapest. Seguidamente la cámara registra el momento en el que un grupo de personas se convocan para celebrar un funeral. Quien ha muerto es el padre de Takó. Y es la voz de este huérfano, ya adulto, quien a través de la voz en off, nos cuenta que su padre ha muerto a causa de un infarto. También nos enteramos que se desempeñaba como médico y que el hecho ocurre en el momento de la victoria de los húngaros sobre los nazis.

Abrumado por la repentina desaparición de su papá, Takó empieza a inventarse diferentes historias, donde el padre será el protagonista. Son historias de una enorme fantasía, que nos mostrarán esa figura paterna adoptando varios roles. Desde un héroe de guerra, judío convencido, médico prodigioso, aventurero en bicicleta a través de Alemania, etc. Sin embargo, a pesar de la gran inventiva del niño, la realidad se impone, y los acontecimientos históricos de la postguerra adquieren protagonismo.

Szabó aprovecha de manera magistral la fantasía de Takó, para hablarnos de los cambios sufridos por su país durante los años cincuenta. Recuérdese las escenas de la ejecución de los criminales de guerra nazi o la subida al poder del Partido Comunista que quedan perfectamente registrados mediante los desfiles militares, o esa hermosa secuencia de juegos infantiles en las que Takó comparte con los dos hermanos de clase alta.

Llegados a la mitad del metraje, nos encontramos con un Takó adulto (Andras Balint). Corre el año de 1956, días previos a la insurrección húngara. La narrativa de la película toma un cariz más realista, aunque el joven universitario de ahora, no esté completamente libre de las fantasías con su padre, pero su interés se orienta a descubrir el hombre que realmente fue. Indagando con personas cercanas a su progenitor, Takó se acercará a su verdadera dimensión: un médico humilde, común y corriente, desprovisto de toda la grandiosidad de su anterior héroe.

No obstante, este descubrimiento, un poco decepcionante para Takó, la compensación llegará con el encuentro del verdadero amor, en una joven judía que también como él, está necesitada de afecto y con la cual comparte sus intereses revolucionarios. Un momento particularmente emotivo de la película y mediante el cual, Szabó realiza un homenaje al cine, al incluir un fragmento de un rodaje sobre el Holocausto judío, donde los dos jóvenes se conocen.

Varios son los puntos fuertes de este entrañable film. Sus poéticas imágenes en blanco y negro, grandioso trabajo del maestro Sándor Sára, que refuerzan el tono nostálgico de la historia. La puesta en escena y la reconstrucción de época, con los insertos documentales que le confieren credibilidad al film.

Mención aparte para las destacadas interpretaciones de Miklos Gabor, en el papel de padre. Así mismo, Daniel Erdely como Takó niño, que cautiva al espectador con su naturalidad y carisma. Y András Bálint, en el papel de Takó adulto, contenido, acorde con su papel.

Sin llegar a ser autobiográfica, la película está claramente afincada en la historia personal del realizador. Elementos de la vida de Szabó se cruzan con la de los protagonistas. El padre del director y el padre del film son médicos, que murieron en 1945. De otro lado, la edad del niño protagonista corresponde, aproximadamente con la de Szabó.

“Padre, diálogo de fe” es una obra pequeña, pero de gran calado emocional. Auténtica pieza de cine de autor. Considerada como una de las películas más importantes de la cinematografía europea gracias a su novedoso planteamiento lírico, totalmente innovador para su época. Una película inolvidable, como cada obra del gran maestro magiar.

BARRIO LEJANO

Por: Mario Arango Escobar.

img_0691

SAM GARBARSKI

Nació en 1948 en Planegg (Alemania). A los 22 años emigró a Bélgica. Comenzó su carrera realizando anuncios publicitarios, obteniendo varios reconocimientos internacionales.

Debuta en la dirección de largometrajes en el año 2003, con la película “El tango de Rashevski”/ Le tango des Rashevski. La historia se inicia con la muerte de la abuela Rosa. Odiaba la religión y a los rabinos y sin embargo se había reservado una sepultura en el recinto judío del cementerio. Los Rashevski no saben qué pensar. Es como si de pronto se les planteasen unos problemas insólitos y no lograran ponerse de acuerdo. No saben cómo enterrarla. Apenas comienza su nueva vida sin Rosa y ya la están echando en falta. Les entran dudas sobre su identidad de Rachevskis y cada uno se lanza a su propia aventura personal como si sus vidas no fueran, de por sí, lo bastante complicadas. Menos mal que existe el tango…

Su siguiente película es “Irina Palm” (2007). Maggie debe encontrar dinero para el tratamiento de su nieto. Al ver un anuncio que reza “Se necesita azafata”, Maggie entra. Cuando descubre de qué tipo de acompañante se trata, se queda sorprendida, pero acepta el trabajo. Maggie es tímida y lo pasaría francamente mal en el imperio del sexo si no fuera por Luisa, una compañera que le enseña los trucos del oficio hasta convertirla en la muy solicitada Irina Palm. Pero la doble vida de Maggie no pasa inadvertida a sus vecinos y deberá enfrentarse a la doble moral provinciana y hacerse serias preguntas.

En el año 2010 realiza “Barrio Lejano”/Quartier Lointain, película que presentamos en nuestro cineclub.

img_0693

BARRIO LEJANO/ QUARTIER LOINTAIN (2010) GÉNERO: DRAMA-REALISMO MÁGICO. PAÍS: FRANCIA. DURACIÓN: 100’

Dirección: Sam Garbarski. Guión: Sam Garbarski, Jérôme Tonnerre, Cómic: Jiro Taniguchi). Intérpretes: Pascal Greggory, Jonathan Zaccaï, Alexandra Maria Lara, Léo Legrand, Laura Moisson, Laura Martin, Pierre-Louis Bellet, Tania Garbarski. Fotografía: Jeanne Lapoirie. Música: Air.

Sam Garbarski, traslada al cine el manga Harukana machi-e (Barrio lejano) del japonés Jiro Taniguchi y lo sitúa en la Francia de la posguerra.
La película nos presenta a un escritor de historietas, de 50 años, que asiste a un Salón del Comic, para intercambiar experiencias con otros autores y con el público. De regreso a su casa toma el tren equivocado, que lo conduce al pueblo de su ya lejana infancia. Una vez en el lugar decide visitar la tumba de su padre, y de manera súbita sufre un viaje a su pasado. Concretamente al tiempo de su adolescencia, cuando su vida familiar aún no había sido afectada por el abandono de su papá.

Garbarski nos lleva a recorrer con Thomas, los parajes de su juventud, los momentos del primer amor, los días soleados de las vacaciones…Y a sentir como él, el desasosiego por constatar la presencia del padre. Y es que el director, muy hábilmente, mezcla el tiempo real del joven Thomas con el tiempo del hombre adulto, que sabe cómo ocurrirán los hechos. Por eso, la angustia del muchacho ante la más mínima ausencia del papá.
Desde las primeras secuencias, nos identificamos con esta sencilla pero emotiva historia, que nos invita a volver a los tiempos felices de la juventud. La historia avanza lentamente, sin prisas, y va evolucionando de la nostalgia a la melancolía. Los magníficos planos fijos, amplios, contemplativos, refuerzan el tempo evocador de la historia.

Una fotografía luminosa, que se regodea en encuadres maravillosos, donde la luz natural está captada en toda su belleza. La ciudad de Mantua, con su historia, con su hermosa arquitectura, le imprime a la película una magia singular.

Llama la atención las bellas imágenes que recuerdan la estética japonesa, como aquellas que nos muestran el vuelo de una mariposa, o de unas nubes sobre el azul radiante del cielo. Momentos en que todo parece detenerse, para dar paso a la ensoñación…

La música del grupo Air, con sus notas, a veces nostálgicas, otras veces luminosas, contribuyen a crear la atmósfera nostálgica de la película.

El actor Pascal Greggory, que carga sobre sus hombros todo el peso del film, logra imprimirle credibilidad a su personaje a través de su mutismo y de sus miradas. Todo un acierto de casting.

“Barrio lejano” una película intimista, que rescata el valor del tiempo pasado, de los recuerdos que todos atesoramos. Pero sobre todo, es una película a través de la cual nos reconciliamos con nosotros mismos, con nuestra propia vida. La única opción que nos queda ante un pasado que no podemos cambiar.