LA CAMARERA DEL TITANIC

Por: Mario Arango Escobar.

IMG_1067

JUAN JOSÉ BIGAS LUNA

Nació en 1946 en Barcelona (España). Estudió diseño interior y diseño industrial.
Cofundador de la empresa “Barcelona Group”, se introdujo en el campo de la distribución cinematográfica, llevando a cabo un proyecto de lanzamiento internacional de películas españolas. Asimismo, se interesó por la dirección y dio sus primeros pasos como realizador. Las once películas breves que rodó en “Super 8” a mediados de la década de los setenta llevaban el título genérico de Historias impúdicas, y ya planteaban las dos obsesiones que alentarían su obra posterior: el erotismo hedonista y las diversas manifestaciones del poder.

Comenzó su carrera cinematográfica en los años 70 con proyectos de pequeño formato hasta que, a finales de la década, dirigió y escribió su primer largometraje: “Tatuaje” (1976). El dueño de una peluquería contacta con un detective para que investigue la identidad de un hombre, cuyo cadáver ha aparecido en una playa de Barcelona. La única pista es un tatuaje que llevaba el muerto, donde se leía la frase “He nacido para revolucionar el infierno”.
Pero no fue hasta “Bilbao” (1978), cuando consiguió un reconocimiento internacional como director, al ser seleccionado para el Festival de Cannes. Leo, un psicópata, concibe una progresiva fascinación por Bilbao, una bailarina de striptease que para llegar a fin de mes ejerce como prostituta. Leo sigue a Bilbao a todas horas, estudia sus movimientos y termina por raptarla, como si se tratase de un objeto más que añadir a su colección erótica

Otros títulos destacados de su filmografía son:
“Angustia” (1987). John es oftalmólogo y tiene una curiosa afición: colecciona ojos. Su madre ejerce sobre él un fuerte dominio psicológico. Precisamente, por orden de su madre, va a un cine, donde coincide con dos amigas, Linda y Patricia. El efecto hipnótico de la película ejerce sobre ellos una extraña influencia.
“Las edades de Lulú” (1990). Adaptación de la novela homónima de Almudena Grandes. Lulú es una chica de quince años que sucumbe a los atractivos de Pablo, un amigo de la familia. Después de esta experiencia, Lulú alimenta durante mucho tiempo el deseo por ese hombre, que volverá a entrar en su vida años más tarde, prolongando así el juego amoroso de la niñez.

“Jamón, jamón” (1992). José Luis es el hijo de un acaudalado matrimonio que posee una fábrica de ropa interior masculina, en la que trabaja su novia Silvia. Cuando ella se queda embarazada, él promete casarse con ella a pesar de la oposición de sus padres. Con el fin de frustrar esa boda no deseada, la madre decide contratar a un joven aspirante a torero para que seduzca a la joven.
“La teta y la luna” (1994). Tete, un niño de nueve años, está frustrado por la llegada de un pequeño hermano y celoso porque este le ha ‘robado’ el pecho de su madre. Cansado de beber leche de botella, emprende la búsqueda de una nueva teta de la que poder mamar. Así, se enamora de Estrellita, una guapa bailarina francesa que acaba de llegar al pueblo.
“Son de mar” (2006). A finales del verano, Ulises llega a un pueblo de la costa mediterránea para trabajar como profesor. Allí conoce a Martina, una sensual muchacha. Los jóvenes se casan y tienen un hijo, pero, poco después, Ulises desaparece en el mar mientras pescaba. Martina vuelve a casarse.
Bigas Luna falleció en La Riera, Tarragona, el 5 de abril de 2013.

IMG_1070

LA CAMARERA DEL TITANIC/ LA FEMME DE CHAMBRE DU TITANIC (1997). PAÍS: ESPAÑA. DURACIÓN: 100

Dirección: Bigas Luna. Guión: Cuca Canals, Bigas Luna (Novela: Didier Decoin). Intérpretes: Aitana Sánchez-Gijón, Olivier Martínez, Romane Bohringer, Salvador Madrid, Didier Bezace, Aldo Maccione, Jean-Marie Juan, Arno Chevrier. Fotografía: Patrick Blossier. Música: Alberto Iglesias.

La novela de Didier Decoin sirve de base para que el director español realice, la que considero, la obra más madura de su filmografía. En ella se nos cuenta la historia de Horty (Olivier Martínez), un obrero que al ganar una competencia de fuerza, entre sus compañeros de trabajo, se hace acreedor a viajar a Southampton, Inglaterra, para ver zarpar al Titanic.

Una vez en la ciudad inglesa, Horty, se hospeda en un lujoso hotel. En la noche, una hermosa mujer llama a la puerta de su habitación, pidiéndole que le permita compartir el cuarto, ya que todo el hotel se encuentra ocupado y no hay cuartos disponibles. Ante la insistencia de la mujer, Horty accede a su pedido. A pesar de que comparten la misma cama, no sucede nada entre ellos.
Al día siguiente, Mary (Aitana Sánchez-Gijón), que en realidad es una camarera del Titanic, desaparece y nuestro protagonista la reconoce, justo antes de que el barco inicie el viaje, y ella, como recuerdo, le deja una foto suya…

Al volver a casa, Horty, comparte el retrato de la camarera con sus compañeros de trabajo. Todos le preguntan cómo fue el encuentro con esa hermosa mujer, y él cuenta la verdad. Sin embargo, al darse cuenta que su esposa ha estado muy cerca del jefe de la fábrica, y presa de los celos, se inventa una historia llena de erotismo, que dice haber vivido con la mujer de la foto.
Horty, rápidamente capta la atención de los asistentes al bar, donde tiene lugar su exposición, y su relato cada vez se vuelve más sugerente, a tal punto que incluso las esposas de los mineros hacen parte de la concurrencia. Hasta allí también llega un famoso actor, que ahora ejerce como director y queda impresionado con las dotes narrativas de nuestro protagonista.

Las citas en el bar se suceden todos los días, hasta que se conoce la noticia del naufragio del Titanic. Al comprobarse que entre los supervivientes no se encuentra ninguna mujer llamada Mary, Horty se niega a seguir con la farsa, y es despedido de la empresa después de pelearse con su patrón.
Al no encontrar nada más que hacer, regresa al bar para seguir con su historia. Allí llegará también su esposa, que decide abandonarlo ante lo que ha descubierto. Pero Horty la convence, diciéndole que todo es una invención.
Enterado de la situación, el viejo director contacta a Horty, y a su esposa para que juntos recorran los pueblos vecinos, llevando por doquier la fantástica historia de amor…

Con un narrativa fluida, que reúne las características más sobresalientes de su cine: erotismo y sensualidad, Bigas Luna, construye una película intimista y romántica.
Un guión completamente original, en el que se alterna de manera perfecta ficción y realidad, y a través del cual el director español “reinventa” la temática amorosa, es uno de los puntos fuertes del film.
La puesta en escena es de gran sencillez, no obstante, la recreación de época es espléndida, y junto con la fotografía, de tonos agrisados, contribuyen a crear la atmósfera precisa que la historia demanda.

Por su parte, la bellísima música, a cargo del maestro Alberto Iglesias, mezcla melodías nostálgicas y alegres con otras de efecto intimista y trágico, que refuerzan el carácter pasional del relato.
Los dos protagonistas, Aitana Sánchez-Gijón y Olivier Martínez se roban la atención del espectador con sus respectivas caracterizaciones. Ambos asumen sus personajes con gran despliegue de seducción, y dramatismo. Un punto a favor de Bigas Luna, por su certera dirección de actores.

Como ya mencioné, el director español logra, su obra más lograda. Un verdadero canto al amor verdadero. Inolvidable película!

Premios:

1997: Premios Goya: Mejor guión adaptado y diseño de vestuario. 5 nominaciones.

LA VIDA SECRETA DE LAS PALABRAS

Por: Mario Arango Escobar.

F80B3ED5-E99D-44FB-A8B7-17B1B6D9F5AE-13564-00001912DED46C51

ISABEL COIXET

Nació en 1960 en Sant Adrià del Besós, Barcelona (España). En su adolescencia pasó un tiempo con su abuela, taquillera en una sala de cine en el barrio donde nació. Pasó mucho tiempo viendo todo tipo de películas una y otra vez. Cursó estudios de Geografía e Historia.

Laboralmente, su primer contacto con el cine fue a través de la productora de Víctor Albi, en la que fue admitida en el año 1977. Desde ese momento realiza crítica cinematográfica y publicidad, trabajó como periodista en la revista Fotogramas.

Algunos títulos destacados de su filmografía son:

“Cosas que nunca te dije” (1996). Don es un vendedor de casas que en su tiempo libre presta servicio voluntario en el Teléfono de la Esperanza. A Ann, que trabaja en una tienda de artículos de fotografía y vídeos, su novio le ha dicho que ya no la quiere y que desea cortar la relación. Para intentar recuperarlo, ella graba una cinta de vídeo donde le cuenta cosas que nunca le dijo.

“Mi vida sin mí” (2003). Ann tiene 23 años, dos hijas, un marido que pasa la mayor parte del tiempo sin empleo, una madre que odia al mundo, un padre que lleva 10 años en la cárcel, un trabajo como limpiadora nocturna en una universidad a la que nunca podrá asistir durante el día… Vive en una caravana en el jardín de su madre, en las afueras de Vancouver. Esta existencia gris cambia completamente tras un reconocimiento médico. Desde ese día, paradójicamente, Ann descubre un inusual placer de vivir, guiada por un impulso vital: elaborar una lista de cosas que quiere hacer antes de morir.

“Nadie quiere la noche” (2015). Groenlandia, año 1908. Josephine Peary, una mujer rica y culta, inicia una expedición al Polo Norte para reunirse con su marido, el explorador Robert Peary. Durante el viaje se encuentra con una humilde mujer esquimal. Pese a sus numerosas diferencias culturales y personales, ambas tendrán que unirse para poder sobrevivir a las duras condiciones climáticas del Ártico.

C4533B40-9703-4017-AF23-90C1B36C11C3-13564-0000191396707B9C

LA VIDA SECRETA DE LAS PALABRAS /The Secret Life of Words (2005) GÉNERO: DRAMA. PAÍS: ESPAÑA. DURACIÓN: 120’

Dirección y guión: Isabel Coixet. Intérpretes: Sarah Polley, Tim Robbins, Javier Cámara, Sverre Anker Ousdal, Steven MacKintosh, Julie Christie, Eddie Marsan, Christine Inge, Daniel Mays, Dean Lennox Kelly. Fotografía: Jean-Claude Larrieu. Música: Varios.

La directora española nos sumerge en la historia de Hanna (Sarah Polley), una mujer que trabaja desde hace ya bastante tiempo, en una fábrica de plásticos y que a instancias de su jefe se ve forzada a tomar unas vacaciones, pues no ha descansado desde su ingreso en la empresa. Acorde con su temperamento, Hanna viaja hasta una plataforma petrolífera, situada en medio del mar, para cuidar a Josef (Tim Robbins), quien acaba de sufrir un grave accidente.

Tanto Hanna como Josef comparten un pasado lleno de dolor y sufrimiento, que guardan en su interior sin atreverse a compartirlo con nadie. Josef, compensa su pérdida de visión con su verborrea exagerada. Hanna por su parte, aprovecha su condición de sorda para refugiarse de todo aquel que quiera irrumpir en su intimidad.

Poco a poco, y a fuerza de la cotidianidad que comparten, empiezan a ayudarse. Ambos empiezan a desnudar sus almas y hacer posible el encuentro y la catarsis.

Los primeros momentos de la película son francamente desconcertantes, pues abundan los pequeños detalles, los diálogos aislados, que hacen un tanto difícil mantener el interés en la historia. Sin embargo, cuando conocemos el secreto que Hanna oculta, la emoción se enciende, y todo lo anterior cobra verdadero sentido. El espectador queda atrapado por la magia de este relato turbador y apasionante.

Isabel Coixet derrocha talento en un guión que hace de la palabra su eje central y nos acerca a unos personajes, magistralmente construidos. La sencillez y la delicadeza con las que aborda la historia, denotan la solidez que ha alcanzado su propuesta cinematográfica.

La narrativa del film es intimista y a la vez intensa, destacándose en ella, una prelación por el lenguaje gestual y los silencios. El ritmo lento con el que discurre la película está totalmente acorde con la gradual evolución de los personajes principales.

En consonancia con lo anterior, la directora acierta con la puesta en escena, ubicando la acción en esa inhóspita plataforma (cuyo nombre alude al fundador de una ONG de apoyo a las víctimas de torturas), perfecta para el encuentro entre los dos protagonistas.

La fotografía, a cargo del maestro Jean-Claude Larrieu, acentúa, a través de una paleta de colores agrisados, esa atmósfera de soledad en la que está inscrita la historia. De otro lado, y apuntando al mismo objetivo, tenemos la muy nostálgica música, en la cual destacan fragmentos del inigualable Tom Waits.

Uno de los puntos fuertes de la película es la caracterización de la pareja de actores principales. Tim Robbins, sorprende en con el dramatismo y la verosimilitud que imprime a su personaje. Por su parte Sarah Polley brilla en el papel de Hanna, y nos ofrece una poderosa lección de actuación. En cuanto a los secundarios, Javier Cámara sobresale en un papel lleno de optimismo.

Escenas para el recuerdo. Aunque pudiera mencionar varias, creo que la más impactante y por consiguiente la que queda en la mente del espectador, es aquella en la que Hanna, toma la mano de Josef, y hace que éste recorra su pecho colmado de cicatrices…

Coixet logra una obra, desgarradora y triste, pero también con un mensaje claro de la fuerza del amor. Imperdible.

Premios

2005: 4 Premios Goya: Mejor película, director, guión original, diseño de producción.
2006: Premios Ariel: Mejor película iberoamericana.

UN MONSTRUO VIENE A VERME

Por: Mario Arango Escobar.

IMG_1042

JUAN ANTONIO BAYONA
Nació en 1975, en Barcelona, España. Estudió en La Escola Superior de Cinema i Audiovisuals de Catalunya (ESCAC). Tras su graduación, inició su carrera dirigiendo anuncios y vídeos musicales. A los 19 años conoció a Guillermo del Toro en el Festival de Cine de Sitges que presentaba La invención de Cronos (1993) al que Bayona reconoce como un mentor.

Debuta en el largometraje con “El orfanato” (2007). Laura se instala con su familia en el orfanato en el que creció de niña. Su propósito es abrir una residencia para niños discapacitados. El ambiente del viejo caserón despierta la imaginación de su hijo, que empieza a dejarse arrastrar por la fantasía. Los juegos del niño inquietan cada vez más a Laura, que empieza a sospechar que en la casa hay algo que amenaza su familia. La película se estrenó en Cannes, recibiendo una ovación de más de 10 minutos por parte de los asistentes.

Bayona fue galardonado con el Goya al Mejor Director Novel en 2008
“Lo imposible” (2012). Película basada en la experiencia que vivió una familia española en el tsunami del océano Índico en 2004. Nominada en 14 categorías de los Premios Goya, incluyendo Mejor película, Mejor director, Mejor actriz, Mejor Actor de reparto.
En 2013 Juan Antonio Bayona recibió el Premio Nacional de Cinematografía en el marco de la 61ª edición del Festival Internacional de San Sebastián.

IMG_1044

UN MONSTRUO VIENE A VERME/A MONSTER CALLS (2016). GÉNERO: DRAMA-FANTÁSTICO. PAÍS: ESPAÑA. DURACIÓN: 100

Dirección: J.A. Bayona. Guión: Patrick Ness (Novela: Patrick Ness). Intérpretes: Lewis MacDougall, Sigourney Weaver, Felicity Jones, Liam Neeson, Toby Kebbell, Geraldine Chaplin, James Melville, Garry Marriott, Joe Curtis, Kai Arnthal, Max Gabbay . Fotografía: Óscar Faura. Música: Fernando Velázquez.

Tercer largometraje de J.A. Bayona, adaptación libre de la novela homónima de Patric Ness, con la cual el realizador, completa su trilogía sobre las relaciones materno-filiales, que iniciaron “El orfanato” y “Lo imposible”.
El director español, nos involucra en la historia de Connor O’Malley (Lewis MacDougall), un niño que debe enfrentarse a la inminente muerte de su madre (Felicity Jones), que padece una enfermedad terminal. Además del dolor que para el niño significa esta separación, quizás lo peor que le espera es quedar al cuidado de su déspota y estricta abuela (Sigourney Weaver).

Para enfrentar la tragedia, Connor se refugia en la fantasía, y se inventa un monstruo amigo, al que confía sus cuitas. Entre el monstruo (Liam Neeson) y el muchacho se va estableciendo, poco a poco, una amistad cómplice. El monstruo accede a ayudarle, a cambio de ello, Connor deberá sincerarse con él y confiarle una verdad que hasta ahora ha mantenido oculta.
Con un guión perfectamente estructurado, Bayona se apoya en una acertada y emotiva mezcla de realidad y fantasía, en la que tiene protagonismo una serie de metáforas que nos permiten acercarnos al drama que sufre Connor.

A medida que avanza el metraje la relación del joven protagonista y su fantástico amigo va en aumento, y sus confidencias incrementan en el espectador, la intriga y el suspenso.                                                                                                                                 No obstante lo doloroso que puede ser el relato, el director equilibra muy hábilmente la tragedia, con una fastuosa y llamativa puesta en escena.
Haciendo uso de unos poderosos y bien logrados efectos especiales, la magia de la historia se hace patente en cada secuencia, con imágenes impactantes y bellas que recogen la fotografía espectacular de Óscar Faura.                                                             La banda sonora, a cargo del compositor Fernando Velázquez, subraya el tono onírico y emotivo de la historia.

Pero sin duda, uno de los puntos fuertes del film es la memorable interpretación de Lewis MacDougall, como Connor. Sorprende la facilidad con la que este pequeño actor asume los diversos estados de ánimo que su papel exige, y lo hace de manera natural y convincente. Todo un acierto del casting y de la dirección de actores. A su lado Sigourney Weaver, como la abuela, y Felicity Jones, como la madre, cumplen sobradamente con sus respectivos roles.
Juan Antonio Bayona acierta con esta emotiva y hermosa fábula de superación y se consolida como un excelente narrador de historias. Imperdible!

Premios:
2016: 9 Premios Goya, incluyendo mejor director. 12 nominaciones.
2016: Critics Choice Awards: Nom. a intérprete joven (MacDougall) y efectos visuales.
2016: Premios Feroz: Mejor música.
2016: 8 Premios Gaudí: incluyendo Mejor película en lengua no catalana. 11 nom.

EL FIN ES MI PRINCIPIO

IMG_1036

JO BAIER
Nació en 1949 en Munich (Alemania). Estudió Dramaturgia, alemán e inglés en Ludwig Maximilians University, Desde 1979 ha dirigido, principalmente documentales para la televisión.

Su debut en la gran pantalla ocurre en 1991, cuando presenta “Wildfeuer” . Baviera, 1890. Emerenz es una joven granjera que tiene muchas aspiraciones en la vida. Tiene talento como escritora y una enorme curiosidad por el mundo. Así que decide abandonar el pueblo para mudarse a una ciudad cercana.
Su siguiente trabajo es “Operación Valkiria”/Stauffenberg (2004). La mañana del 20 de julio de 1944, el teniente Claus von Stauffenberg se dispone a reunirse con Adolf Hitler en el cuartel general del dictador en Prusia Oriental. Stauffenberg es la punta de lanza de un movimiento rebelde que pretende acabar con Hitler; los explosivos que esconde en su maletín están destinados a liberar a Alemania de la locura del tirano.

En el 2010 realiza “Enrique de Navarra”/Henri IV (2010). Coproducción europea que gira en torno a la figura de Enrique IV de Francia y III de Navarra (1503-1555). Enrique era un joven príncipe navarro, llamado a ser un día Rey de Francia, según la profecía de Nostradamus. Tras largos años de guerras religiosas e intrigas palaciegas, Enrique llega al trono. Su tolerancia religiosa, su pasión por la vida y las mujeres, su preocupación por los más desvalidos, lo convertirán en un monarca excepcional.

IMG_1038

EL FIN ES MI PRINCIPIO/Das Ende ist mein Anfang (2010) GÉNERO: DRAMA. PAIS: ALEMANIA. DURACIÓN: 95

Dirección: Jo Baier. Guión: Folco Terzani, Ulrich Limmer. Intérpretes: Bruno Ganz, Elio Germano, Erika Pluhar, Andrea Osvárt, Nicolò Fitz-William Lay. Fotografía: Judith Kaufmann. Música: Ludovico Einaudi.

Adaptación cinematográfica con base en el libro del mismo título, que recoge las experiencias del reconocido corresponsal de prensa, Tiziano Terzani.

A sabiendas que le quedan tan solo unos meses de vida, a causa de una enfermedad terminal, Tiziano Terzani (Bruno Ganz) escribe a su hijo Folco (Elio Germano), para que viaje hasta Toscana, y sostener con él la última conversación y compartirle sus experiencias como periodista en China, su posición ante el Comunismo y su concepción de la vida y de la muerte, entre otros temas.

La película se inicia con una bella metáfora, en la cual la cámara capta la imagen de un pincel mojado en tinta que dibuja un círculo, el círculo de la vida aún sin cerrar, que nos pone de presente sobre las intenciones del film.

Seguidamente el relato avanza hasta el encuentro entre padre e hijo, y Folco se entera de los deseos de aquel: transmitirle sus enseñanzas de vida, y pedirle que grabe estas conversaciones para que finalmente sean consignadas en un libro, que es el que finalmente daría origen a la película que hoy presento.

El realizador alemán opta por una narrativa lineal, de ritmo pausado, acorde con la historia. Con este recurso, hace que la atención del espectador se centre en los encuentros y en los diálogos que sostienen los dos personajes protagónicos.

Para reforzar el carácter intimista de la película, el director ha ubicado la historia en los idílicos parajes de la Toscana italiana, donde reina la tranquilidad y que tan bellamente captura la fotografía realista y luminosa a cargo de Judith Kaufman.

Si la fotografía envuelve en un halo de intimidad y poesía el relato, igual se podría decir de las sutiles melodías del compositor y pianista Ludovico Einaudi, que potencian la emotividad de gran parte de las escenas.

Bruno Ganz, en un papel memorable, encarna con lujo de detalles al periodista italiano. Tan acertado es su desempeño, que su presencia contribuye a mantener el interés en historia. Elio Germano, por su parte, en el papel de hijo, imprime a su personaje alegría y vitalidad, logrando una interpretación bastante eficaz.

“El fin es mi principio”, combina de manera perfecta la belleza formal con el interesante contenido de su propuesta, que nos brinda momentos de profundas reflexiones. Una película que toca las emociones del espectador y que permanece en su mente luego de su visualización. Imprescindible!

 

.