STEFAN ZWEIG: ADIÓS A EUROPA

Por: Mario Arango Escobar.

CE09A0BE-AA26-4D33-AB08-C876ADDD116E

MARÍA SCHRADER

Nació en 1965 en Hanover (Alemania). Estudió actuación en Max Reinhardt Seminar en Viena durante los años 90.

Como actriz, participó en algunas producciones como: “Nobody Loves Me” (1994), de Doris Dörrie y “Rosenstrasse” de Margarethe von Trotta. Ganó el Oso de Plata en la Berlinale de 1999 por la película de Max Färberböck Aimée Und Jaguar (1999), que trata el veto sobre el lesbianismo durante la Segunda Guerra Mundial.
Desde 2013 es miembro de la Deutsches Schauspielhaus en Hamburgo. También ha recibido premios por su trabajo en locución.

Su debut como realizadora ocurre en 1998 con la película “Meschugge”. David Fish (Dani Levy) es un brillante hombre de negocios judío de Nueva York que un día recibe una llamada de su madre (Lynn Cohen), que emigró a América cuando era niña: le dice que ha visto en el periódico la foto de Eliah Goldberg (Lukas Ammann), propietario de una fábrica incendiada en Alemania tras un asalto antisemita, y ha creído reconocer a su padre muerto en Goldberg. David quiere ayudar a su madre, así que contrata a Karmiski (David Strathaim), un abogado y activista judio, para establecer contacto con Goldberg. Lena Katz (Maria Schrader), nieta de Goldberg, vive en Nueva York, trabajando como diseñadora de decorados en reportajes de moda. Cuando se entera del incidente, regresa a casa para estar con su familia. Su madre (Nicole Heesters) decide acompañarla.

“Liebesleben” (2007). Ya’ra lo tiene todo. Está felizmente casada y tiene alentadoras perspectivas para su carrera universitaria en Jerusalén. Sin embargo, cuando encuentra a Arie, un amigo de su padre mayor que ella, su mundo perfecto desaparece, y se deja llevar por este apasionado amor que desequilibra su existencia.
967643FD-B3CC-49BC-8504-8EAB1898B457
STEFAN ZWEIG: ADIÓS A EUROPA/ Stefan Zweig: Farewell to Europe. (2016). GÉNERO: DRAMA. PAÍS: AUSTRIA. DURACIÓN: 106

Dirección: Maria Schrader. Guión: Maria Schrader, Jan Schomburg. Intèrpretes: Josef Hader, Aenne Schwarz, Tómas Lemarquis, Barbara Sukowa, Nicolau Breyner, Charly Hübner, Lenn Kudrjawizki, Ivan Shvedoff, Harvey Friedman, Nahuel Pérez Biscayart, André Szymanski, Matthias Brandt, Nathalie Lucia Hahnen, Oscar Ortega Sánchez. Fotografía: Wolfgang Thaler. Música: Tobias Wagner.

La directora alemana nos propone un acercamiento a los últimos años del escritor y activista social, Stefan Zweig (interpretado por Josef Hader), quien debe huir de su país para escapar de la persecución del régimen nazi. París, Londres, y finalmente América del Sur, será el recorrido desesperado del autor en compañía de su esposa Lotte (Aenne Schwarz), en un intento de alcanzar la paz que necesita para desarrollar su obra. No estamos ante una biografía rigurosa, ni ante un estudio del genio creativo del autor. La película se centra, ante todo, en los diferentes estados de ánimo que el escritor experimenta en este periplo fuera de su amada patria.

Es notable el acierto de la guionista y realizadora, ya que a través de unos cuantos episodios de la vida del escritor, nos da cabal cuenta de su pensamiento y de su visión del mundo ante la amenaza del nazismo.

La película se estructura en cinco capítulos, que narran las vivencias de Zweig entre los años de 1936 a 1942.

El pulso firme de Schrader, su conocimiento del lenguaje cinematográfico, se evidencian desde las primeras imágenes, con ese soberbio plano secuencia que abre el film. Asistimos a los momentos previos a la recepción, que seguidamente tendrá lugar, para dar la bienvenida al escritor por parte de las autoridades de Río de Janeiro. Toda una lección de buen gusto y destreza narrativa.

A medida que el metraje avanza, acompañaremos al autor en su recorrido por Argentina, donde asiste a un congreso de escritores. Posteriormente, ya en la parte central de la historia, nos trasladamos con él a Nueva York en donde reside su ex-mujer, Friderike Zweig (Barbara Sukowa). Allí Zweig se debate entre su entusiasmo por la esperanza que ve en América, y su dolor ante la inminente, según él, destrucción de Europa. A instancias de Friderike, que le pone de presente el riesgo que corren varios de sus compatriotas escritores, hace uso de sus contactos diplomáticos para lograr que puedan salir de Alemania.

El momento sombrío de su estancia en Estados Unidos, contrasta con el colorido que encuentra en Brasil, a donde decide regresar. En el país suramericano, además de la fascinación de Zweig por el entorno, que la directora comparte, (regodeándose en perfectos y hermosos encuadres), conoceremos el lado más íntimo del protagonista. Para destacar, el momento del cumpleaños, y lo que representa el perro que recibe como regalo. O cuando se le brinda un homenaje en un pequeño pueblo, donde se le recibe con todos los honores.

Dentro del aspecto formal del film es necesario resaltar, además de la narrativa sobria y austera (que contrasta con la exuberante y sensual vegetación del trópico), la bien lograda puesta en escena, y la recreación de época. Igualmente destacables son el diseño de vestuario y el maquillaje.

Punto aparte merece el extraordinario trabajo del fotógrafo Wolfgang Thaler que nos hace participes de los hermosos paisajes, especialmente, de Petrópolis, ese lugar paradisíaco, que Zweig eligió para su retiro y muerte.

En cuanto a la música, decir que está presente en muy pocos momentos de la historia, para que los silencios cobren importancia, y de esta manera podamos escuchar los sonidos de la Naturaleza.

De otro lado, el trío de actores protagonistas realiza un meritorio trabajo. Sin embargo, es el actor Josef Hader (como Stefan Zweig) quien, a través de una interpretación contenida, se destaca sobre los demás.

Escenas para el recuerdo. Aquella en la que el protagonista se queda mirando a través de la ventana del auto, en el que viaja con su esposa. A lo lejos se ve un incendio que se refleja en la ventana y coincide con el rostro agotado del escritor. Una hermosa metáfora de lo que en ese momento experimenta el escritor. Algo lo consume internamente.

Y por supuesto, no podía dejar sin hacer mención a esta bella y bien lograda secuencia final. Se trata, como al inicio, de un plano secuencia, en el que a través de un espejo, nos damos cuenta de la muerte de la pareja. Un plano que resume el dolor de los amigos y empleados, la sorpresa de las autoridades, todo un prodigio técnico.

Esta maravillosa película es la consolidación de la realizadora Maria Scharader. No solo por la impecable factura y contenido, sino por las reflexiones que plantea. Para la revista Spiegel Online, “Stefan Zweig: Adiós a Europa”, se constituye en uno de los momentos gloriosos de la cinematografía”, y a ese comentario me sumo.

 
Premios
2015: Premios del cine Alemán: Nominada a mejor director y actriz sec. (Sukowa).

Stefan Zweig in seinem Salzburger Domizil
Biografía de Stefan Zweig
Nació en Viena (Austria) en 1881, y murió en Petrópols (Brasil) en 1942.
Escritor austríaco, Stefan Zweig fue muy conocido en las primeras décadas del siglo XX gracias a sus relatos, novelas, ensayos y semblanzas biográficas.

De origen judío, Zweig nació en una familia acomodada y estudió Filosofía en la Universidad de Viena, interesándose desde entonces en la literatura, tanto desde un punto de vista crítico como creativo. En 1901 publicó su primer poemario y desde entonces mantuvo una intensa actividad en diversos campos y géneros, pasando del ensayo a la novela o el teatro con facilidad.

Zweig destacó también por sus firmes posiciones éticas en contra de la guerra, que le llevaron al exilio en Suiza durante la I Guerra Mundial, donde se estableció como corresponsal. Durante varios años, Zweig se dedicó a escribir y a viajar, pasando por Alemania y la Unión Soviética, trabando amistad con numerosos intelectuales de la época.

Tras el auge del nacional socialismo en Austria y Alemania, Zweig decidió establecerse en Londres, ya que su origen judío y sus posiciones pacifistas le situaron en una incómoda posición, siendo su obra prohibida por el régimen nazi. Zweig vivió también en París y viajó por América Latina dando una serie de conferencias.

En 1942, convencido de que la Alemania nazi iba a ganar la guerra y someter al mundo a sus ideales, Zweig se suicidó junto a su segunda esposa. Poco después, en 1944, aparecería su autobiografía, El mundo de ayer.

La obra de Zweig, pese a su éxito en la época, cayó progresivamente en el olvido durante la mayor parte del siglo XX, hasta su recuperación décadas después, siendo obra de estudio por críticos y académicos. De hecho, sus relatos han formado parte de obras tan actuales como la película El gran hotel Budapest, dirigida en 2014 por Wes Anderson.

De entre sus libros, habría que destacar títulos tan importantes como Novela de ajedrez, Amok, Carta de una desconocida, El amor de Erika Wald, María Antonieta -biografía que fue llevada al cine-, o su autobiografía, El mundo de ayer.

Tomado de : http://www.lecturalia.com/autor/624/stefan-zweig

IRIS

Por: Mario Arango.

D2E111B9-AC88-4C09-8793-1D9FFE19859D

RICHARD EYRE

Nació en 1943 en Devon (Gran Bretaña). Estudió en la Universidad de Cambridge y el Lincoln College de la Universidad de Oxford.
Fue director asociado del Teatro Royal Lyceum, Edimburgo desde 1967 hasta 1972. Entre 1973 y 1978 fue director artístico de Nottingham Playhouse. Entre 1987 y 1997 fue director del Teatro Nacional.
También ha dirigido óperas y obras para la televisión.
Algunas obras destacadas de su filmografía:
“Belleza prohibida”/Stage Beauty(2004). Siglo XVII. Edward ‘Ned’ Kynaston es la “actriz” más famosa de Inglaterra. Como la ley prohíbe a las mujeres actuar, Ned, gracias a su belleza y a su talento, ha interpretado los principales papeles femeninos. Pero el Rey Carlos II, harto de la situación. decide animar el ambiente permitiendo a las mujeres pisar los escenarios y prohibiendo a los hombres interpretar papeles femeninos. La persona más perjudicada por estas innovaciones es Ned, que de la noche a la mañana pierde su privilegiada posición.

“Diario de un escándalo”/ Notes on a Scandal (2006). Barbara (Judi Dench) es una despótica profesora que gobierna su aula con mano de hierro en una ruinosa escuela pública londinense de secundaria. Vive sola, con su gata Portia, no tiene amigos, pero su vida experimenta un cambio radical cuando conoce a Sheba Hart (Blanchett), la nueva y atractiva profesora de arte de la escuela. Barbara ve en ella al alma gemela y a la leal amiga que siempre ha estado buscando. Pero, cuando descubre que Sheba mantiene una tórrida relación con uno de sus jóvenes alumnos (Andrew Simpson), la incipiente amistad da un ominoso giro, pues Barbara amenaza con contárselo todo al marido de Sheba (Bill Nighy) y al mundo entero.

“The Children Act” (2017). Una juez de primera instancia se encuentra en una crisis personal y profesional cuando se le pide que juzgue un caso de un joven de 18 años que se niega a la transfusión de sangre que le salvaría la vida.

DBB58A69-831E-4BF7-8A6D-23474E4EBE1B

IRIS (2001) GÉNERO: DRAMABIOGRAFICO. PAÍS: REINO UNIDO. DURACIÓN 97’

Dirección: Richard Eyre. Guión: Richard Eyre, Charles Wood (Biografía: John Bayley). Intérpretes: Kate Winslet, Judi Dench, Jim Broadbent, Hugh Bonneville, Eleanor Bron, Penelope Wilton, Juliet Aubrey. Fotografía: Roger Pratt. Música: James Horner.

El director Richard Eyre irrumpe en la gran pantalla, luego de una exitosa carrera en la televisión, para presentarnos algunos momentos importantes en la vida de la destacada filósofa Iris Murdoch.

La película cuenta con guión del propio director, con base en la biografía escrita por John Bayley, quien fuera el esposo de la escritora.

Por medio de un montaje paralelo, vamos conociendo los años de juventud de la protagonista, Iris Murdoch, encarnada en esta etapa por Kate Winslet. Conoceremos el inicio de una historia de amor que perdurará en el tiempo, y seremos testigos del apasionado romance que surge entre la joven estudiante de Oxford y John Bradley, interpretado por Hugh Bonneville. Simultáneamente, nos enteramos de la vida de la pareja en su etapa de madurez. Para ese entonces, Judi Dench asume el rol de Iris, que se ha convertido en una notable filósofa y escritora.

La historia avanza, y poco a poco vemos como Iris empieza a presentar los primeros síntomas del Alzheimer, hasta llegar a un estado de total ensimismamiento y pérdida de contacto con la realidad. En este proceso de acentuado deterioro, su esposo, un John Bradley, magníficamente interpretado por Jim Broadbent, le acompañará amorosamente, con total entrega.

El talento del director y guionista se hace patente en la acertada diferenciación de las dos épocas en las cuales sucede la trama. Recrea perfectamente los ambientes familiares, sencillos, como lo eran los dos esposos escritores. Cuando la enfermedad que aqueja a Iris se hace evidente, el caos reinante en la casa que habitan, habla de que Iris ha acaparado toda la atención de su esposo, quien no puede perder tiempo en asuntos de limpieza.

El trabajo fotográfico de Roger Pratt, hace uso muy acertado de la iluminación, para distinguir el tiempo pasado, alegre, cálido y festivo, del presente, oscuro, y triste.

Otro punto a considerar, dentro del apartado técnico, es la banda sonora a cargo del maestro James Horner, en la que destaca la composición musical, a base de violines y piano, que acompaña perfectamente la historia. Debo decir, además, que el director ha usado la música, como otro elemento que diferencia los dos momentos argumentales del film.

“Iris” es básicamente una película de interpretaciones. Y aquí debo expresar que los cuatro actores protagonista cumplen sobradamente con sus respectivos roles. Kate Winslet, en el papel de la joven, alegre y sensual muchacha, en una interpretación convincente llena de naturalidad. Judi Dench, demostrando su trayectoria actoral, nos regala en su interpretación de la Iris ya enferma, un personaje lleno de humanidad y de matices. Pero quien realmente se roba la atención y el cariño de los espectadores es Jim Broadbent, como es abnegado esposo, que acompañó a Iris durante su enfermedad. Finalmente, Hugh Bonneville, en el papel del joven John Bayley, está excelentemente bien recreado.

Meritoria obra del director Richar Eyre, que rinde un homenaje a la memoria de quien en su tiempo se le conoció como « la mujer más brillante del Reino Unido». Una película conmovedora, que encierra una preciosa historia de amor verdadero. Cine británico de calidad.

Nota: Distinguida como Dama Comendadora de la Orden del Imperio Británico, Iris Murdoch, fue una filósofa y novelista irlandesa que vivió entre 1.919 y 1.999. Entre su obra se encuentran numerosos ensayos filosóficos centrados en la experiencia moral de ser humano. No obstante, se destacan, por sobre todo, las novelas, obras de teatro y libros de poesía. Bajo la red, novela de 1954, es considerada una de las mejores novelas escritas en lengua inglesa.
Premios

2001: Oscar: Mejor actor secundario (Jim Broadbent) 3 Nominaciones.
2001: Globo de oro: Mejor actor secundario (Jim Broadbent). 3 nominaciones.
2001: Premios BAFTA: Mejor actriz secundaria (Judi Dench). 6 nominaciones.
2001: Círculo de Críticos de Nueva York: Nominada a Mejor actor (Broadbent).

HISTORIA DE UNA PASIÓN

Por: Mario Arango.

IMG_1252

TERENCE DAVIES

Nació en 1945 en Kensington (Inglaterra). Estudió en la Escuela de Drama de Coventry. Allí escribió su primer corto autobiográfico titulado “Children” (1976). Posteriormente ingresó a la Escuela Nacional de Cine, y allí escribió y dirigió “Madonna and Child” (1980), donde narra sus años como oficinista en Liverpool.

En 1983 realiza “Death and Transfiguration” donde se imagina las circunstancias en la que sucede su muerte.
En 1984, reúne en una sola producción, estas primeras películas, bajo el nombre de “La Trilogía de Terence Davies”
“Vosces Distantes”/ Distant Voices (1988) un sincero homenaje a su madre y a los tiempos en que la radio era una presencia cercana en el ámbito familiar.
El largo día acaba/ The long day closes, (1992) La película muestra la cotidianidad de una familia de clase obrera, en los años 50, a través de los ojos de Bud, el miembro más joven.
“La biblia de Neón”/ The Neon Bible (1995) un adolescente rememorando de forma poética sus vivencias en la Georgia de los años 40.
“La casa de la alegría”/ The House of Mirth (2000) cuenta la historia de Lily Bart, una joven de la alta sociedad neoyorquina venida a menos, que se niega a celebrar un matrimonio de conveniencia y que tampoco acepta la vida que le ofrecen otros de sus pretendiente
“The Deep Blue Sea (2011), En el marco de la Inglaterra de los años 50, Hester, una mujer joven y hermosa, vive agobiada por la monótona vida que le ofrece su anciano esposo, un prestigioso juez del Tribunal Supremo. Un día Hester conoce un ex piloto, del que queda prendada de inmediato, experiencia que dará un giro total a su existencia…Película presentada en nuestro cineclub en julio de 2013

V63A0084-169 copy.jpg

HISTORIA DE UNA PASIÓN/ A Quiet Passion (2016) GÉNERO: DRAMA BIOGRÁFICO. PAÍS: REINO UNIDO. DURACIÓN 125

Dirección y guión: Terence Davies. Intérpretes: Cynthia Nixon, Jennifer Ehle, Duncan Duff, Keith Carradine, Jodhi May, Joanna Bacon, Catherine Bailey, Emma Bell, Benjamin Wainwright, Annette Badland, Rose Williams, Noémie Schellens, Miles Richardson, Eric Loren. Fotografía: Florian Hoffmeister. Música: Varios.
Con guión de su autoría, el británico Terence Davies, se acerca a la vida y obra de la gran poetisa norteamericana Emily Dickinson.
No se trata de una biografía tradicional. Lejos de un minucioso recorrido por cada una de las etapas de su vida, el director y guionista se ha concentrado en mostrarnos a esta insigne autora a través de su obra.
La clausura de un curso escolar abre la película, y desde este momento, nos enteramos del carácter y de la personalidad de Emily, quien en ese entonces es tan solo una jovencita pero ya se advierte su rebeldía frente ciertas normas que imperan en su entorno familiar y social y con las cuales ella no comulga.
Dickinson se caracterizó por su brillante inteligencia, y su gran sensibilidad. Sin embargo, también era una mujer mordaz e irónica. No contó en vida con la aprobación de su obra, pero, valientemente se aferró a su poesía, que era su vida, buscando su realización interior, en la soledad de su cuarto. Todo esto está perfectamente trasladado a la película a través de un montaje perfecto.
La película, en la que abundan los primeros planos, está filmada, en Amherst, Massachussets, en la propia casa donde pasó su vida la poetisa. La acción transcurre principalmente en interiores, con una puesta en escena que nos traslada a la época de la historia, gracias al rigor de un mobiliario y un vestuario perfectamente reconstruido.
Técnicamente, la película es una absoluta obra de arte. El virtuosismo y la elegancia del director para lograr los maravillosos travellings de larga duración. El cuidadoso encuadre de cada plano. Los acertados juegos de luces y sombras de una fotografía a cargo del maestro alemán Florian Hoffmeister, que convierte las imágenes en verdaderas pinturas y nos hace participes de todo el rigor y la austeridad de la época calvinista en la cual transcurre la historia.
Con una narrativa que privilegia el uso de la elipsis, recurso en el Davies es un maestro, para hacer patente el paso del tiempo. En este apartado merece destacar la magistral secuencia en la que Emily y su familia, posan para el fotógrafo.
La exquisita banda sonora cuenta con una música evocadora que mezcla fragmentos de obras de Beethoven, Schumann y Schubert. Adicionalmente, los bellos poemas de Dickinson, recitados de manera espléndida por la actriz protagonista, añaden un toque de belleza al film.
En cuanto al reparto, por cierto, otro acierto del director, destaca la soberbia actuación de Cynthia Nixon, en el papel de Emily. La actriz asume su rol con gran dosis de honestidad, apelando a su gestualidad, para trasmitirnos los estados de ánimo y el carácter de la escritora. En cuanto al grupo de secundarios, Jennifer Ehle logra una actuación impecable como Vinnie, la hermana menor de Emily. Por su parte, el veterano Keith Carradine, en el papel de Edward, el padre de la poetisa, da cuenta de su experiencia en un papel creíble, lleno de matices.
“Historia de una pasión” es la confirmación de Terence Davies como un director de gran talento y sensibilidad para retratar el complejo mundo de las emociones. En este trabajo roza la perfección y nos ofrece una película al mejor estilo del cine clásico. ¡Memorable!

Biografía:
Emily Dickinson nació en Amherst, Massachusetts (1830), en el seno de una familia pudiente de fuertes creencias cristianas. Era la hija de Edward Dickinson, letrado y político, y de Emily Norcross Dickinson, quienes tenían otros dos hijos, su hermana Lavinia, a la que llamaban Vinnie, y su hermano Austin.

No soportaba estar lejos de su hogar y pasó la mayoría de su vida adulta en la casa familiar de Amherst. Para Emily, la familia era el universo y el universo la familia. La familia Dickinson era una familia extremadamente unida, casi claustrofóbica, podría decirse. Sus hermanos Vinnie y Austin también compartían su enfermizo apego por el hogar.

Cuando un nuevo pastor llegó al pueblo y visitó a la familia Dickinson, insistió en que todos se arrodillaran en la entrada para expiar sus pecados. Emily simplemente se negó y el Sr. Dickinson se indignó. Emily Dickinson dedicó casi toda su vida a rebelarse a las convenciones de la sociedad de su tiempo y a demostrar con sus escritos que era mucho mejor que aquellos que criticaban su obra.
Dickinson escribió alrededor de 1.800 poemas, sin embargo, solamente once de ellos fueron publicados mientras vivía. Fue, en su momento, una desconocida, lo cual no le impidió mantener una dedicación devocional a su escritura. Sus poemas son de gran rigor y de enorme dignidad, profundas meditaciones silenciosas en torno a la mortalidad y la transitoriedad de la vida, y también de celebración. Su poesía contiene todo el terror y la belleza del mundo, destilados a la quintaesencia del significado y de la expresión.
Es considerada como la poetisa norteamericana más importante del siglo XIX.
Falleció en Amherst, Massachusetts en 1886 a los 56 años debido a un fallo renal.

“Maestro”

Si usted viera cómo una bala alcanza a un pájaro, y él dijera que no está herido, puede que llorase ante su amabilidad, pero con toda seguridad dudaría de su palabra. Una gota más de la cuchillada que ensucia el pecho de vuestra Margarita… Dios me creó, Maestro. No fui yo misma. Yo no sé cómo ocurrió. Él construyó el corazón en mí. Golpe a golpe, creció más que yo y, como una pequeña madre con un hijo mayor, me cansé de cargar con él. Me enteré de que existía algo llamado “Redención”, algo que hacía descansar a hombres y mujeres. Se acordará que le pregunté por ella: usted me ha dado algo distinto. Olvidé la Redención… (No se lo dije durante mucho tiempo, pero usted me había cambiado) y estaba cansada… Me siento más vieja -esta noche, Maestro- pero el amor es el mismo, y también lo son la luna y la media luna. Si la voluntad del Señor hubiera sido que respirase donde usted respiraba y encontrase el lugar -por mí misma- en plena noche; si nunca puedo olvidar que no estoy con usted ni que la tristeza y el fracaso están más cerca que yo; si deseo con una fuerza que no puedo reprimir que mío sea el lugar de la reina, el amor del Plantagenet es mi única disculpa…
(…) Digamos que esperaré por usted.
Digamos que no necesito ir con ningún extraño al, para mí, país desconocido. He esperado mucho tiempo, Maestro, pero puedo esperar todavía más, esperar hasta que mi pelo color de avellana esté moteado y usted utilice bastón, entonces podré mirar mi reloj y, si el Día está en el lejano ocaso, podemos tentar a la suerte en el Cielo.

¿Qué haría conmigo si vengo “de blanco”? ¿Tiene usted la fuerza para darle vida?
Quiero verle más, Maestro, que todo lo que anhelo en este mundo, y el deseo, ligeramente alterado, será el único en los cielos.
¿Puede venir a Nueva Inglaterra este verano? ¿Vendría a Aamherst? ¿Le gustaría venir, Maestro?

¿Podría perjudicarnos, aunque los dos seamos temerosos de Dios? ¿Le desilusionaría la Margarita? No, no lo haría, Maestro. Sería consuelo eterno; solo el mirar su rostro mientras usted mira el mío, entonces podría jugar en los bosques, hasta el anochecer, hasta cuando usted me lleve donde el sol que se pone no pueda hallarnos, y la verdad venga, hasta que la ciudad esté llena. (¿Me dirá que si lo hará?)

No pensaba decirlo, usted no vino a mí “de blanco”, ni me dijo nunca por qué…
No soy una Rosa, aunque me sentí florecer,

No soy Pájaro, aunque crucé el Éter.”
Carta de amor de Emily Dickinson a «el maestro».