TRES RECUERDOS DE MI JUVENTUD

Por: Mario Arango Escobar.

 

ARNAUD DESPLECHIN

Nació en 1960, en Roubaix (Francia). Se graduó en el Instituto de Altos Estudios Cinematográficos (IDHEC), en París, especializándose en técnicas cinematográficas.

“Después de salir de la escuela de cine me sentí muy insatisfecho con mi trabajo. No podía entender el panorama que me rodeaba. Pero, claro, es algo que le sucede a muchos directores jóvenes. Me tomó unos ocho años, y durante todo ese tiempo trabajé en otras cosas: como montajista, director de fotografía, guionista, asesor de guión. Aprendí mucho trabajando para diversos amigos, en los diferentes oficios del cine. Supongo que una cosa me ayudó mucho: ansiaba trabajar con actores. De modo que en mi primer corto -La vida de los muertos/ La Vie des Morts 1991 – tomé una decisión radical. Si esta iba a ser mi primera y única obra, usaría el elenco más grande posible. Así que me inventé un argumento que permitiera tener no dos sino veinte personas en escena: el velatorio de una persona que ha cometido suicidio. Esta pasión por los actores me ayudó a encontrar el camino”.

Otras obras destacadas de su filmografía:

“La centinela”/ La sentinelle (1992). Mathias, hijo de un diplomático que vivía en Alemania, decide volver a Francia. En el tren, encuentra a un hombre que le amenaza, le insulta y desaparece. A la mañana siguiente, descubre en su maleta una cabeza humana jivarizada. Mathias no piensa más que en la cabeza, intenta resolver su misterio y se aísla totalmente del mundo…
Comment je me suis disputé… (ma vie sexuelle) (1996). Historia de relaciones personales, de conflictos, romances y lucha de sexos entre hombres y mujeres, con una cuestión de fondo a la que -según su director-, siempre se retorna: ¿Qué conocimiento tengo del mundo?
“Esther Kahn” (2000). En el Londres del siglo XIX, Esther Kahn, una joven judía sueña con convertirse en actriz de teatro. Esther es de carácter reservado, no siente pasión respecto a nada ni a nadie, tan solo trabaja en un taller de costura, igual que el resto de su familia. Una tarde, al visitar casualmente el teatro siente como se le reaviva una llama interior y por fin comienza a sentir sentimientos poderosos y así sabe que ha de convertirse en actriz y finalmente hacer parte de ese excitante y fascinante mundo.

“Reyes y reina”/ Rois et reine (2004). Simbiosis de tragedia, comedia y melodrama que muestra la historia sentimental de Nora, una madre burguesa que lleva una galería de arte, y de su antiguo amante, un violinista.
“Un cuento de Navidad”/ Un conte de Noël 2008). La familia Vuillard se prepara para celebrar la Navidad. A Junon le acaban de diagnosticar una extraña enfermedad genética, que ya les arrebató un hijo. El único donante compatible que puede salvarla es su hijo Henri, la oveja negra de la familia.
“Los fantasmas de Ismael”/ Les fantômes d’Ismaël (2017). Un director de cine ve cómo su vida sufre un vuelco cuando su ex amante regresa en el momento justo que se prepara para iniciar el rodaje de su próxima película.

A60AC55C-6EA5-453E-BB20-9AB121565ACB

TRES RECUERDOS DE MI JUVENTUD/ Trois souvenirs de ma jeunesse (2015) GÉNERO: DRAMAROMANCE. PAÍS: FRANCIA. DURACIÓN: 123

Dirección: Arnaud Desplechin. Guión: Arnaud Desplechin, Julie Peyr. Intérpretes: Mathieu Amalric, Quentin Dolmaire, Lou Roy-Lecollinet, André Dussollier, Dinara Drukarova, Cécile Garcia-Fogel, Françoise Lebrun, Irina Vavilova, Olivier Rabourdin, Léonard Matton . Fotografía: Irina Lubtchansky.

El destacado director francés nos presenta a Paul Dédalus (Mathieu Amalric), un antropólogo que regresa a Francia después de haber trabajado algún tiempo en Tayikistán. Al hacer los trámites rutinarios de Inmigración, debe someterse a un interrogatorio para que explique un asunto que tiene que ver con su pasaporte.

Para aclarar su situación, Dédalus empieza a narrar, a través de una voz en off, algunos momentos de su pasado, que van a propiciar toda la trama de la película. Trama que está estructurada en tres capítulos y un epílogo.

En el primer momento, nuestro protagonista nos lleva a su infancia, y nos narra la conflictiva relación con su madre, de la que tuvo que separarse y refugiarse en su tía Rose, quien le acoge de manera amorosa y será su guía y maestra.

El segundo capítulo, titulado Rusia, está directamente relacionado con la situación que ocasionó el interrogatorio ya mencionado, pues en él se nos narra el viaje de Paul a la Unión Soviética, cuando aún era un estudiante de secundaria. Allí Paul entrega su pasaporte a un joven judío para que pueda viajar a Israel.

Esther, la tercera parte de la historia, narra la relación de Paul (interpretado en este momento por Quentin Dolmaire) con Esther (Lou Roy-Lecollinet), una joven de su mismo pueblo, que sería el amor de su vida. Esta parte es la más extensa de todas y la más rica en connotaciones dramáticas y emocionales. La esencia de la película.

Desplechin despliega toda su creatividad en una narrativa nada convencional. Además de los interesantes saltos en el tiempo, incluye en la historia una selección exquisita de referencias literarias y musicales que hacen evidente su bagaje cultural. De otro lado, a nivel formal, veremos algunas tomas en la cuales, los bordes de la imagen aparecen oscurecidos, reminiscencia del cine mudo, que convierten al espectador en un verdadero voyeur.

Otro acierto de Desplechin es la forma tan acertada de combinar diferentes géneros en la narración. Momentos que nos remiten al cine de espías, con otros donde aborda el drama romántico, a través del cual parece homenajear al gran Truffaut.

El trasfondo histórico en el cual se desarrolla el film, y que habla de la caída del Muro de Berlín, es una metáfora perfecta para hablarnos de los vaivenes de la relación entre Paul y Esther, una relación que parecía perenne, finalmente, se derrumba…

La puesta en escena destaca por una gran calidad visual, esmerada ambientación y recreación de la época. Preciosos planos del París más romántico.

Magistral la fotografía, a través de la cual se diferencia cada uno de los momentos vividos por los protagonistas. Meritorio trabajo de Irina Lubtchanski.

La banda sonora se constituye en uno de elementos más importantes del film, ya que gracias a ella se crea la atmósfera perfecta para un drama romántico. Su creador, Frederic Junqua lo consigue mezclando fragmentos de bandas musicales de la época en la que se desarrolla la trama.

En lo que tiene que ver con el grupo de actores, diría que Mathieu Amalric, demuestra, una vez más, su versatilidad como Paul adulto, un papel que le sienta como anillo al dedo. Por su parte Quentin Dolmaire y Lou Roy-Lecollinet (Paul adolescente y Esthe, respectivamente) se convierten en los verdaderos protagonistas de la película, con unas actuaciones convincentes y cercanas.

Desplechin nos regala una fascinante y emotiva historia de amor. Un poético recorrido por aquellos lugares de la memoria que albergan los amores juveniles, esos que permanecen para siempre. Como permanecerá esta película en el espectador. Imperdible!

Premios

2016: Premios Independent Spirit: Nominada a mejor película extranjera.
2015: Festival Cannes: Quincena Realizadores: Premio SACD.
2015: Premios César: Mejor director. 11 nominaciones incluyendo, mejor película.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s