LA SEDUCCIÓN

Por: Mario Arango Escobar.

SOFIA COPPOLA

Nació en 1971, en New York (USA). Es hija del director y productor Francis Ford Coppola.
En 1989 escribió su primer guión, colaborando con su padre en el texto de un segmento de la película “Historias de Nueva York”.

Su primera experiencia detrás de la cámara fue con el corto “Lick the Star” (1998).Una mirada a la adolescencia, protagonizada por cuatro colegialas, obsesionadas con las novelas de V.C. Andrews
Posteriormente, llegaría su reconocimiento a nivel mundial con la película “Las vírgenes suicidas”/ The Virgin Suicides (1999). «En menos de un año y medio, cinco hermanas adolescentes hijas de una católica ferviente que no las dejaba salir con chicos, se suicidaron. Veinte años después, varios hombres, que fueron sus vecinos, intentan desentrañar el enigma de esas muertes relacionadas con los misterios de la feminidad y el deseo

En el año 2003 realiza “Lost in Translation”, drama sobre el desarraigo y la soledad. Bob Harris, un actor de edad madura, ha llegado a Tokio para filmar un comercial. Charlotte está en la ciudad acompañando a su esposo que es fotógrafo. En esta enorme ciudad, ambos sienten soledad y desconexión con las personas y el entorno que les rodean. Pero, cuando estos personajes se conocen, ambos encuentran a ese Otro con quien lograrán tender aquellos puentes comunicativos que devendrán en profundos vínculos afectivos. .Con esta película ganó el premio Oscar al mejor guión original (además de obtener otras tres nominaciones, entre ellas la de mejor película) y tres premios Globos de Oro. Presentada en nuestro cineclub en agosto de 2011.

Su siguiente película seria “María Antonieta”/ Marie-Antoinette (2006), adaptación de la biografía de la última reina de Francia escrita por la historiadora británica Antonia Fraser.
“En algún lugar del corazón”/ Somewhere (2010), se centra en el drama existencial de un joven actor de Hollywood que, al tener que cuidar a su hija pre-adolescente por unos días, profundiza su crisis. Con esta película obtuvo El León de Oro en el Festival de Cine de Venecia.

LA SEDUCCIÓN/The Beguiled (2017) GÉNERO: DRAMA. PAÍS: ESTADOS UNIDOS. DURACIÓN: 91’

Dirección y guión: Sofia Coppola (Novela: Thomas Cullinan). Intérpretes: Colin Farrell, Nicole Kidman, Kirsten Dunst, Elle Fanning, Oona Laurence, Angourie Rice, Addison Riecke, Wayne Pére, Emma Howard, Matt Story, Rod J. Pierce. Fotografía: Philippe Le Sourd. Música: Phoenix.

La joven directora estadounidense, nos presenta su versión cinematográfica de la obra homónima, escrita por Thomas Cullinan. Una historia que transcurre al final de la Guerra de Secesión de los Estados Unidos, en Louisiana, más concretamente en la escuela de señoritas que dirige Martha Farnsworth (Nicole Kidman).
La película inicia con una hermosa secuencia que muestra a Amy, una de las estudiantes, recogiendo hongos comestibles en el bosque. Inesperadamente se encuentra con un soldado herido. Luego de recuperarse del temor que el hombre le genera, decide ayudarlo y lo conduce hasta donde se encuentra, la directora del Instituto, para que le cure.

La señorita Farnsworth, inmediatamente se hace cargo del herido y se encierra con él para limpiar y coser su herida. Mientras esto ocurre, afuera, algunas de las estudiantes y la maestra Edwina Morrow (Kirsten Dunst) se deshacen en fantasías.

Poco a poco, el hombre, John McBurney (Colin Farrell), va recuperándose y se aprovecha del deseo que ha visto en las mujeres, para desplegar su estrategia de seducción y asegurar su estancia en la casa.

Edwina será la primera en robarse el interés de McBunery, hecho que va a detonar los celos de la directora.

El metraje avanza y también el romance. Una noche el soldado promete a Edwina tener un encuentro con ella, en su cuarto. Sin embargo, el tiempo pasa, y la mujer llena de ansiedad acude en su búsqueda y sorprende a McBunery en compañía de una de las jóvenes. Su reacción no se hace esperar y en medio de una acalorada pelea, empuja al hombre por la escalera, lastimándole la pierna.

El drama estalla y la narración da un giro total. Enteradas de la traición del seductor, y a instancias de la directora, las mujeres pactan vengarse del intruso…

Coppola sorprende con su narrativa, con un manejo exquisito de la luz, que remite al cine clásico. En esta oportunidad, desprovista de todo artificio, compone una obra sutil, y de gran belleza formal.

Con gran elegancia y con unos personajes perfectamente definidos, la directora aborda el universo femenino, que se expresa en las miradas, en los gestos, en los diálogos de doble sentido que se concretan en las dos cenas que reúnen a los personajes.

La puesta en escena, en especial la recreación de época es todo un acierto. Magistral el diseño de vestuario a cargo de Stacey Battat, que se convierte en un personaje más de la historia.
Pero sin lugar a dudas, uno de los puntos fuertes, a nivel técnico del film es su fotografía. Philippe Le Sourd, juega espléndidamente con la luz natural, que potencia a través de diferentes lentes y filtros, con tonalidades maravillosas, que crean una atmósfera totalmente pictórica. Notable también, el tratamiento de la iluminación a partir de las velas en las escenas de interiores, que crea ese clima amenazador y a veces opresivo.

La banda sonora combina los silencios, que caracterizan los momentos iniciales de la historia, con algunas canciones y fragmentos musicales, que se hacen presentes cuando la historia avanza y los secretos de los protagonistas se hacen evidentes. Importante destacar la presencia de los ruidos, sobre todo los cañonazos que se oyen a la distancia y que traen a la pantalla el fragor de la guerra.

El otro gran punto fuerte de la película, además de la iluminación, es el trabajo de todo el reparto. Nicole Kidman, demuestra, una vez más su capacidad interpretativa. Kirsten Dunst y Elle Fanning están perfectas en sus respectivos papeles, con gran dosis de sensualidad. En cuanto a las actrices más pequeñas, todo un acierto del casting, especialmente Oona Laurence, en el papel de Amy. De otro lado, Colin Farrell, aunque correcto en su interpretación, decepciona un tanto.

Secuencias para el recuerdo: Las que tienen lugar en la mesa durante las dos cenas que reúnen a las mujeres y al militar.

La directora de “Maria Antonieta”, nos entrega un elaborado estudio de las relaciones humanas, especialmente del universo femenino, del poder y del deseo. Toda una lección de buen cine.

Premios

2017: Festival de Cannes: Mejor dirección.